Carta pastoral de Mons. Francisco Pérez: Las virtudes de la honradez y la integridad

Lo propio de la sabiduría de este mundo es ocultar con artificios lo que siente el corazón, velar con las palabras lo que uno piensa, presentar lo falso como verdadero y lo verdadero como falso. La sabiduría de los hombres honrados, por el contrario, consiste en evitar la ostentación y el fingimiento, en manifestar con las palabras su interior, en amar lo verdadero tal cual es, en evitar lo falso, en hacer el bien gratuitamente, en tolerar el mal de buena gana, antes que hacerlo; en quererse vengar de la injurias, en tener como ganancia los ultrajes sufridos por causa de la justicia. Pero esta honradez es el hazmerreír, porque los sabios de este mundo consideran una tontería la virtud de la integridad. Ellos tienen por una necedad el obrar con rectitud, y la sabiduría según la carne juzga una insensatez toda obra conforme a la verdad. Esta narración moral tan acertada lo expresó siglos atrás San Gregorio Magno profundizando en el libro de Job y afirmó que de ahí parten los tratados morales.

Es sintomático que todas las épocas de la historia se han caracterizado por los mismos sesgos en confundir lo noble como algo que nada tiene que ver con las situaciones ambientales dónde el más pillo y más inmoral parece que impera y, aún más, se le considera en la avanzadilla de la mejor ideología. Hoy se tapa la boca a quien se salga del guión y cuya marca es la progresía envalentonada y orgullosa. Me hace gracia observar muchas manifestaciones públicas donde la palabrería oculta el vacío de los contenidos que no existen. Por otra parte la nobleza del corazón bien orientado y con valentía exponiendo los contenidos que se albergan en la razón y en el sentido de la verdad, llegan como semilla que se siembra y un día florecerá. Sin embargo los apoyos vacíos y aparentemente victoriosos al final se quedan en “agua de borrajas”.

Recuerdo cuando yo era un sacerdote recién salido del Seminario que un día me encontré con un compañero que había dejado, años antes, el mismo. Con la furia de las ideologías imperantes y con las nuevas formas de vida basadas en el liberalismo más absurdo, me visitó un día y me narró su estilo de comportamiento y con la euforia exaltada me presenta su estilo de vida totalmente al margen de cualquier vivencia moral. Para él era lo mejor que había encontrado en su vida. Después el tiempo -que no perdona- le pasó factura. Todos los falsos ídolos que le habían fascinado se quedaron en traumas y en un vacío existencial. Al final por una serie de circunstancias le sobrevino una enfermedad muy agresiva. Cuando fui al Hospital a visitarlo me confesó: ”Me he equivocado en la vida. La mentira la tenía como verdad y la fascinación de lo superficial como signo de libertad. Quise formar una familia y se derrumbó porque quise construir una familia pero sin cimientos. Recordé el Evangelio que habla de la casa construida sobre roca o construida sobre arena. Yo la he construido sobre arena y todo se me ha derrumbado”. Murió en paz porque sabía que Dios es compasivo y misericordioso. Tuve la oportunidad de ejercer mi ministerio con la gracia de mediar con el sacramento del perdón.

Las falsas ilusiones hacen que los sabios de este mundo consideren una tontería la virtud de la integridad. Y la honradez es lo que ayuda a crecer en justicia, verdad, amor y misericordia. La honradez depende a menudo de la honestidad que busca y manifiesta la verdad. A esto lo llamamos también rectitud, dado que en la vida elegimos el camino recto y directo y no el camino serpenteante, sinuoso y que se oculta. La honradez es considerada una virtud. De una persona honrada se espera que actúe de forma clara, transparente, sin engaños y sin tapujos. “A los justos los guía su integridad, a los falsos los destruye su hipocresía” (Pr 11, 3). La persona honrada lleva consigo el mejor bagaje que, por si mismo, se convierte en la mejor recompensa.

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 379 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).