Fallece Mario Riboldi, evangelizador del pueblo gitano

La pastoral con los gitanos a nivel internacional está de luto por la marcha al cielo con Dios Padre de nuestro querido sacerdote D. Mario Riboldi, que falleció a sus 92 años, el pasado miércoles en Roma, después de una larga trayectoria sacerdotal viviendo como nómada, desde su roulotte en los campamentos gitanos de Italia junto a sus compañeros de comunidad P. Luigi y D. Massimo.

Todos los que lo hemos conocido: sacerdotes, delegados y agentes de pastoral, hemos aprendido mucho de su entrega, humildad y tesón en pro de la evangelización de nuestros hermanos gitanos. Quisiéramos darle las gracias por haber tenido tanta dedicación y amor al pueblo gitano, hasta el punto de llegar a hacerse uno con ellos.

Gitano con los gitanos, de rostro enjuto, siempre lo vi vestido igual, de negro y con sombrero de copa negro. Sólo le preocupó la santidad de los gitanos, relata D. Fernando Jordán, delegado de pastoral gitana de la diócesis de Jaca.

Bien lo describe D. Sergio Rodríguez, vicerrector de la Universidad Abat Oliva de Barcelona, diciendo que la perspicacia, la constancia y la humildad eran las tres principales actitudes de D. Mario Riboldi. Suya fue la idea de organizar la primera peregrinación internacional a Pomezia (Italia) en 1965, o de impulsar la causa de beatificación del “Pelé”, en 1997. En medio queda el impulso de las peregrinaciones internacionales a Saintes- Maries-de-la-Mer y de los encuentros internacionales del Comité Catholique International pour les Tsiganes. Era un habitual de las Jornadas de Pastoral Gitana desde 1986.

Allá donde hubiera vocaciones gitanas estaba D. Mario Riboldi para conocerlas y animarlas. Testigo de este acompañamiento a los gitanos es D. Antonio Heredia, sacerdote gitano de la diócesis de Granada y antiguo director de pastoral con los gitanos, quien nos dice: “Agradezco a D. Mario su acompañamiento desde que se enteró de mi proceso vocacional al ministerio sacerdotal”.

Propulsor de la beatificación de Ceferino Giménez Malla, El Pelé, no paró hasta conseguirla, como decía Belén Carreras, anterior directora de pastoral con los gitanos, “D. Mario nos envía tantos escritos, estampas, rosarios del beato Ceferino, en su afán por difundir su figura, que nos interpela a los que tenemos una responsabilidad como agentes de pastoral gitana de España”.  También tuvo la gracia de poder seguir atento la beatificación de Emilia “la Canastera” y con la fragilidad de su avanzada edad no dejó de asistir a su celebración, viajando a la diócesis de Almería.

En la parroquia de S. Francisco de Asís de Barbastro está la capilla dedicada a este beato gitano, gracias al trabajo y devoción de su párroco, D. José María Garanto, que en paz descanse, que lo hizo posible.  Y a dicha parroquia D. Mario peregrinaba año tras año.

Estamos seguros, tomando las palabras de D. José María Ferrer, párroco de S. Francisco de Asís, que el beato Ceferino, “El Pelé”, ya le habrá dicho a Dios “anda, ábrele las puertas del cielo a don Mario y dale un abrazo de esos de amor de eternidad”.

Gracias, Padre Mario.

Departamento para la Pastoral con los Gitanos.

Subcomisión Episcopal para las Migraciones y movilidad humana

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44586 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).