Carta pastoral del Card. Ricardo Blázquez: Don Aurelio, obispo

El día 27 de mayo, fue hecho público el doble nombramiento de D. Aurelio, sacerdote del presbiterio de nuestra Diócesis, a la misma hora en Roma y en Valladolid. Su Santidad el Papa Francisco lo había nombrado obispo titular de Rotdon y Subsecretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. También se hicieron públicos en la misma comunicación el nombramiento del Prefecto de la Congregación y el Secretario. El prefecto Mons. A. Roche había estudiado varios años en el Colegio de los ingleses de nuestra ciudad.

Ante todo, en nombre propio,  del presbiterio y de la Diócesis quiero felicitar cordialmente a D. Aurelio. Estos nombramientos manifiestan el reconocimiento de la preparación, experiencia en la gestión y competencia en todo lo relacionado con la teología, historia, pastoral y espiritualidad de la Liturgia. El conocimiento preciso, la sensibilidad pastoral, el trato respetuoso y atento con los Obispos que visitan la Congregación han sido avalados con esta designación; por otra parte, desde hace tiempo se viene ponderando la aptitud para recibir la ordenación episcopal. Ambos nombramientos se refuerzan mutuamente: El saber en el campo de la Liturgia es ayuda inestimable para la dimensión pastoral del ministerio episcopal y de la Iglesia en conjunto.

Cuando hace varios años, en concreto el año 2015, pidió el Prefecto de la Congregación para el Culto Divino que le fuera permitido a D. Aurelio ser incorporado a la misma, a tiempo completo, siendo entonces Rector del Seminario, fue tanto para él como para mí una petición difícil de responder. ¿Puede la Diócesis prescindir de D. Aurelio como Rector del Seminario, en la situación actual? ¿Podemos negarnos a una solicitud, formulada por parte de la Congregación de Roma? En varios diálogos D. Aurelio y un servidor llegamos a la conclusión de que debíamos mirar, más allá de nuestras necesidades, al servicio de la Iglesia católica. A los dos nos costó consentir a la solicitud, pero ambos quedamos serenos. A la distancia de los años transcurridos, a mí no me resulta difícil reconocer que la providencia de Dios estaba en acción, aunque el tiempo, el modo y el lugar hayan sido poco a poco conocidos. Mi convicción personal es que Dios dirige nuestra historia con sentido dentro de sus designios y caminos.

  1. Aurelio recibe el título episcopal de Rotdon, que es una diócesis situada en el Ampurdán; hace tiempo desapareció como tal diócesis, pero la memoria no se ha cancelado. El actual obispo de Astorga llevó anteriormente el título de Rotdon. D. Aurelio es designado obispo titular, es decir, recibirá la plenitud del sacramento del orden, sumo sacerdocio y cumbre del ministerio sagrado; pero no recibirá el servicio episcopal de una Diócesis en concreto. Cuando el padre jesuita Jorge M. Bergoglio, hoy Papa Francisco, fue ordenado obispo auxiliar de la Diócesis de Buenos Aires, recibió el título episcopal de Auca, que es una localidad en la provincia de Burgos, cerca de Montes de Oca, en la carretera de Burgos a Santo Domingo de la Calzada. Yo, hizo treinta y tres años el día 29 de mayo, al ser ordenado obispo auxiliar de Santiago de Compostela recibí el título de Germa en Galacia, actualmente en la región de Ankara.
  2. Aurelio ha desarrollado en nuestra Diócesis diversos servicios pastorales: Párroco en Villalba de los Alcores y La Mudarra; director espiritual del Seminario Mayor Diocesano los años 1995-2000. Ha sido Delegado de Liturgia de la Archidiócesis; presidió la unidad pastoral formada por las parroquias del Santísimo Salvador y de Santiago Apóstol. Conoce la vida pastoral y parroquial. Nada de lo experimentado y vivido quedará sin influjo en la etapa que ahora se abre para D. Aurelio.

 Ha frecuentado, en el itinerario de su formación, diversas instituciones universitarias. Ha dejado en él una huella profunda por el rigor de la investigación y por la paciente elaboración de la tesis para el doctorado el Pontificio Instituto Litúrgico Anselmianum de Roma. Es el gran centro de investigación y docencia Litúrgica en Roma. Su tesis doctoral de 450 páginas, titulada “Presbíteros en cada Iglesia” (Hch 14,23) sobre la plegaria de ordenación del presbítero en el Rito Bizantino-Griego y en el Rito Romano (Roma 2011) respalda su ciencia y también su sabiduría litúrgica. Además, ha publicado otros libros sobre el tema del ministerio presbiteral.

  La ordenación episcopal tendrá lugar el domingo, día 11 de julio, a las seis de la tarde, en nuestra catedral. En conversación nos ha parecido oportuno a los interlocutores que ese día, a esa hora y en la catedral de su Diócesis de origen, y a la que continúa perteneciendo D. Aurelio. Los presbíteros pueden participar después de las celebraciones dominicales; y pocos se verán difilcutados para participar por motivos laborales. Será, Dios mediante, una fiesta de la fe en que compartiremos el gozo y la esperanza. Es una coincidencia, que podemos calificar de feliz, el que el mismo día 11 de julio celebra la Iglesia la memoria de San Benito abad, autor de una Regla monástica, difundida por todas partes, que le ha merecido ser llamado “Patriarca de los monjes de Occidente”. La vida de D. Aurelio ha estado próxima a los benedictinos hace años como estudiante y ahora como profesor en San Anselmo en Roma; comparte la actitud vital que une “ora et labora” oración y trabajo; personalmente y ahora como responsable en la Congregación desea que “nada se anteponga al Servicio de Dios”, según San Benito.

Expresamos nuevamente nuestra cordial felicitación a D. Aurelio al tiempo que confiamos a Dios su persona y servicio cualificado. El doble nombramiento es para nosotros motivo de gratitud al Papa Francisco. Nos vemos dignificados como Diócesis y alentados en la comunión y obediencia.

+ Card. Ricardo Blázquez

Arzobispo de Madrid

 

Card. Ricardo Blázquez
Acerca de Card. Ricardo Blázquez 96 Articles
Don Ricardo Blázquez Pérez nació en Villanueva del Campillo, provincia y diócesis de Ávila, el 13-4-1942. Realizó sus estudios en los seminarios Menor y Mayor de Ávila (1955-67) y fue ordenado presbítero el 18-2-1967. Obtuvo el doctorado en Teología por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma (1967-72) y también estudió en universidades alemanas. Sus 21 años de ministerio sacerdotal se centraron en la actividad docente. Fue secretario del Instituto Teológico Abulense (1972-76), profesor (1974-88) y decano (1978-81) de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca, así como vicerrector de la misma. El 8-4-1988 fue elegido obispo de la iglesia titular de Germa di Galazia y nombrado obispo auxiliar de Santiago de Compostela, recibiendo la ordenación episcopal en esa catedral el 29 de mayo siguiente de manos de D. Antonio María Rouco Varela. El 26-5-1992 fue designado obispo de Palencia y el 8-9-1995 obispo de Bilbao. El 13-3-2010 se hizo público su nombramiento por el papa Benedicto XVI como 14.º arzobispo metropolitano y 40.º obispo de Valladolid, sede de la que tomó posesión el 17-4-2010. Desde marzo de 2014 es el presidente de la Conferencia Episcopal Española, organismo del que ya fue presidente entre 2005 y 2008, y vicepresidente entre 2008 y 2014; anteriormente, fue miembro de la Comisión para la Doctrina de la Fe (1988-93) y de la Comisión Litúrgica (1990-93), y presidente de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe (1993-2002) y de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales (2002-05), así como Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca (2000-04). El papa Francisco le creó cardenal en el consistorio del 14-2-2015, con el título de Santa Maria in Vallicella, y le nombró miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (2014), de la Congregación para la Doctrina de la Fe, del Consejo Pontificio de la Cultura y de la Congregación para las Iglesias Orientales (todos en 2015) y de la comisión cardenalicia para la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (2016). Además de colaborar en la redacción de muchos documentos de la Conferencia Episcopal Española, son reseñables sus siguientes publicaciones: La resurrección en la cristología de Wolfhart Pannenberg (1976) Jesús sí, la Iglesia también (1983) Jesús, el Evangelio de Dios (1985) Las comunidades neocatecumenales. Discernimiento teológico (1988) La Iglesia del Concilio Vaticano II (1989) Tradición y esperanza (1989) Iniciación cristiana y nueva evangelización (1992) Transmitir el Evangelio de la verdad (1997) En el umbral del tercer milenio (1999) La esperanza en Dios no defrauda: consideraciones teológico-pastorales de un obispo (2004) Iglesia, ¿qué dices de Dios? (2007) Iglesia y Palabra de Dios (2011) Del Vaticano II a la Nueva Evangelización (2013) Un obispo comenta el Credo (2013)