Carta pastoral de Mons. Enrique Benavent: La vida en el Espíritu: el donde de temor a Dios

Cuando hablamos del temor de Dios, lo primero en lo que piensan muchos cristianos es en una actitud de miedo reverencial ante su grandeza y majestad, porque, como Creador y Señor de todas las cosas, “premia a los buenos y castiga a los malos”, como aprendimos muchos de nosotros en el catecismo. La idea de Dios asociada a una concepción de la justicia divina como justicia humana, lleva a imaginarlo como un juez que en la hora del juicio final condenará sin ningún tipo de piedad a aquellos que no hayan cumplido su ley. El temor de Dios, cuando se entiende desde esta perspectiva, es visto como el miedo que provoca la posibilidad de la condenación eterna.

En la vida cristiana afloran constantemente dos sentimientos. La revelación de Dios como Padre que nos ha transmitido Jesucristo y la certeza de que Dios no quiere que nadie se condene, sino que “todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Tim 2, 4), nos lleva a amarlo con todo el corazón y a vivir con confianza y esperanza. Por otra parte, sabemos que esta esperanza no debe llevarnos a la presunción de querer exigir la salvación como un derecho, ni a la irresponsabilidad en nuestra vida cristiana. El creyente debe tomarse en serio el Evangelio con todas sus exigencias y acoger la salvación como un don. Esto nos lleva a una primera aproximación a este don del Espíritu Santo: el temor de Dios es expresión de que nos tomamos nuestra fe con responsabilidad.

Pero tampoco esto es lo más importante. El verdadero temor de Dios es una consecuencia del amor que le tenemos. Este don es expresión de un amor a Él de quien es consciente de la propia fragilidad. Puede vivir un sano temor de Dios quien verdaderamente lo ama. Cuando amamos a alguien de verdad, valoramos esa amistad como un tesoro. Quien ama a Dios con todo el corazón sabe que es el tesoro más grande que haya podido descubrir y hace todo lo posible por no perderlo nunca.

Por otra parte, el creyente que vive su fe con autenticidad, sabe que nunca llegará a ser en esta vida un cristiano perfecto, que es frágil y puede fallar a esa amistad. No podemos ser presuntuosos ni olvidar que la posibilidad real de ofender al Señor está en nuestro horizonte. En el camino de la fe, del mismo modo que hay avances puede haber retrocesos. Nadie puede tener la certeza de que evitará el pecado siempre. Si lo conseguimos nunca lo podemos atribuir a nuestras fuerzas, sino que es gracia de Dios.

Una vivencia sana del temor de Dios es la consecuencia del verdadero amor y del reconocimiento humilde de la propia verdad. Sabiendo que es un Padre bueno que nos ama, el Espíritu nos lleva a vivir una relación con Él que, tomando en serio la vida cristiana, no la banaliza ni la convierte en un cumplimiento legalista de sus mandatos por miedo, sino que nace de una relación personal que nos lleva al respeto, a la delicadeza, a la diligencia, al afecto, a la confianza y a la esperanza en Él. De este modo, el don de temor de Dios es la manifestación más clara de una religiosidad auténtica.

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa

Mons. Enrique Benavent Vidal
Acerca de Mons. Enrique Benavent Vidal 202 Articles
Nació el 25 de abril de 1959 en Quatretonda (Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Moncada (Valencia), asistiendo a las clases de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” donde consiguió la Licenciatura en Teología (1986). Es Doctor en Teología (1993) por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos de Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, durante su primera Visita Apostólica a España. CARGOS PASTORALES En su ministerio sacerdotal ha desempeñado los cargos de: coadjutor de la Parroquia de San Roque y San Sebastián de Alcoy (provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia) y profesor de Religión en el Instituto, de 1982 a 1985; formador en el Seminario Mayor de Moncada (Valencia) y profesor de Síntesis Teológica para los Diáconos, de 1985 a 1990; y Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, de 1993 a 1997. Durante tres años, de 1990 a 1993, se trasladó a Roma para cursar los estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana. Es profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia”, desde 1993; profesor en la Sección de Valencia del Pontifico Instituto “Juan Pablo II” para Estudios sobre Matrimonio y Familia, desde 1994; Director del Colegio Mayor “S. Juan de Ribera” de Burjassot-Valencia, desde 1999; Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia, desde 2004, y Director de la Sección Diócesis de la misma Facultad, desde 2001; además, desde 2003, es miembro del Consejo Presbiteral. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia el 8 de noviembre de 2004. El 17 de mayo de 2013 el Papa Francisco le nombró Obispo de Tortosa. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE, desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe y desde 2005 de la de Seminarios y Universidades.