Carta pastoral de Mons. Sebastià Taltavull: La caridad es el amor que nace de la Eucaristía

La Eucaristía nos hace entrar en la intimidad del encuentro con Jesucristo, un encuentro real, visible, sacramental. De ella nace la caridad, que no es un amor cualquiera, sino el amor que anhela el bien de la persona amada y llega a ser renuncia y entrega total. Es el amor de Jesús que ha querido quedarse entre nosotros y en cada uno de nosotros por la comunión de su Cuerpo y su Sangre. Su deseo de compartir mesa, de cenar en un clima de amistad, ha puesto de relieve una vez más que la iniciativa viene de Dios y que Jesús la ha realizado al tomar cuerpo en nuestra historia para darle un nuevo sentido, tanto a nivel personal como social. Sus palabras «¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta cena pascual antes de mi pasión!» (Lc 22,15), expresan el deseo vehemente de Dios en boca de Jesús, lo que Dios quiere.

Esta identificación con Jesús en la Eucaristía da un nuevo horizonte a nuestra vida personal y nos capacita para trabajar en la transformación de las estructuras injustas de la sociedad y, así, hacer realidad nuevas formas de cooperación y de ayuda social para los más necesitados. «Ahora el amor -dice Benedicto XVI- es ocuparse del otro y preocuparse por el otro», y el Catecismo de la Iglesia Católica afirma que «la Eucaristía entraña un compromiso en favor de los pobres. Para recibir en la verdad el Cuerpo y la Sangre de Cristo entregados por nosotros, debemos reconocer a Cristo en los más pobres, sus hermanos» (n.1397; cf. Mt 25,40). Agradecemos la perennidad de esta presencia de Jesús en la Eucaristía y en nuestros hermanos, mientras nos comprometemos a que la mesa eucarística se extienda a todas las mesas familiares y llegue a sentar en ella a los que aún viven excluidos por cualquier circunstancia.

En la jornada del Corpus dedicada a la Caridad, es bueno que contemplemos que su fuente se encuentra en la mesa eucarística, lugar donde experimentamos la fuerza del amor de Dios en la entrega de Jesús en la cruz y en su triunfo sobre el pecado y la muerte en la resurrección. La disociación que a menudo se hace entre el amor recibido y el amor dado pone de relieve muchas incoherencias. Por ello, en tiempos de crisis global, sobre todo por lo que respecta a los recursos económicos y su repercusión preocupante en los afectados por la pobreza, la enfermedad y el paro, Jesús nos pide que vayamos a las raíces del problema. Caigamos en la cuneta de que, en el relato de la multiplicación de los panes y los peces, relato de signo eucarístico, Jesús pide la colaboración responsable de todos. La Eucaristía, por la unión a Cristo y por el hecho de encontrarnos alrededor de la misma mesa, nos hace ver que la nueva dimensión de la acción caritativa de la Iglesia abre campos en los que su acción transformadora puede ser decisiva.

+ Sebastià Taltavull Anglada

Obispo de Mallorca

 

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 123 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.