Carta pastoral de Mons. Abilio Martínez: Apúntate a clases de Religión Católica

Queridas familias:

Aunque este año en muchas cosas no podemos decir que sea un año cualquiera, sí que quiero recordaros que nos encontramos, como todos los cursos, en el momento en el que tenéis que comenzar a formalizar las matrículas en los colegios e institutos de vuestros hijos. Por eso quiero dirigirme a vosotros, padres y madres, con la intención de animaros a que, dentro del proceso educativo de vuestros hijos, les acompañéis en su crecimiento de educación integral y que elijáis para ellos la clase de Religión Católica en cualquiera de los cursos que vayan a iniciar, desde Infantil a Bachillerato.

Vosotros, que además de recibir a vuestros hijos de una manera amorosa, cuidarlos y preocuparos de ellos, también queréis para ellos todo aquello que les pueda llevar a ser personas plenas y más felices. Y sin duda, la clase de Religión les ayuda a ello.

A medida que vuestros hijos van desarrollándose en todos los ámbitos, también necesitan ir conformando lo que será, más adelante, su identidad como personas íntegras. De ahí que sea necesario buscar para ellos un crecimiento armónico que sea capaz de aunar todas las competencias y capacidades que las personas tenemos. Por eso la dimensión religiosa y espiritual es sin duda, una dimensión en la que vuestros hijos también necesitan ser educados y que aporta una gran calidad para la vida y la cultura.

La asignatura de Religión Católica forma parte de un modelo de educación competencial e integral, que favorece el diálogo en una sociedad plural como la nuestra y que ayuda a hacer una arquitectura de la persona capaz de dialogar con el otro, con el que es diferente para compartir experiencias y buscar un mundo mejor. No pensemos que asistir a catequesis nos libera de la clase de Religión Católica. Son dos actividades diversas aunque se complementen la una con la otra.

De esta manera y gracias a la asignatura de Religión Católica vuestros hijos podrán dar respuesta a muchos de los interrogantes que van a tener a lo largo de sus vidas, de tal modo que puedan afrontar los momentos negativos, tantas experiencias no deseadas y que sin embargo, no por ello dejarán de llegar a sus vidas. Y desde la clase de Religión Católica se les aportará esas herramientas que les ayudarán a gestionar todas esas situaciones. Se les enseñará un modelo de vida basado en el perdón, el amor, la familia, la vida, la libertad… Se les educará en los valores cristianos que han ido formando nuestra civilización europea. Se les ofrecerá un modelo de persona basado en Jesucristo, capaz de amar, capaz de perdonar y capaz de entregarse por los demás.  Y se les mostrará todo lo que la religión católica ha influido en la construcción de nuestra cultura, de nuestras costumbres y nuestro patrimonio: nuestros santuarios, catedrales e iglesias, nuestras fiestas, nuestra propia identidad,…

Como bien sabéis, la asignatura de Religión Católica no es una asignatura al margen del resto de saberes académicos, sino que se imparte con el mismo rigor y profesionalidad que las otras asignaturas, por medio de unos profesionales que están preparados y cualificados para ello y que están continuamente en formación permanente. Por eso, quiero agradecer el esfuerzo y entrega que los profesores de Religión Católica vienen realizando desde siempre; pero más si cabe en este año complicado de pandemia en el que además se ha aprobado una nueva ley de educación (LOMLOE) con lo que supone de cambios, una vez más, en el sistema educativo. Para vosotros, profesores, lo primero son vuestros alumnos sin tener en cuenta todas las dificultades con las que os vais encontrando. ¡Muchas gracias!

También quiero animar a las familias y a los alumnos a que sigan eligiendo la clase de Religión Católica como parte esencial de su formación. Y aprovecho para agradecer a los alumnos que, año tras año, siguen apuntándose en esta asignatura que les ayuda a engrandecer sus horizontes vitales. A todos ellos, ¡ánimo! Seguid así, os felicito.

Que San José, que junto con María colaboró para que Jesús fuera creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres, nos acompañe, nos guíe y nos muestre el camino a lo largo de este año.

Con mi estima,

 

† Abilio Martínez Varea
Obispo de Osma-Soria

Mons. Abilio Martínez Varea
Acerca de Mons. Abilio Martínez Varea 26 Articles
El obispo electo de Osma-Soria nació en Autol (La Rioja) el 29 de enero de 1964. Ingresó en el seminario diocesano de Logroño, donde estudió Filosofía y Teología entre los años 1982 y 1987. Después se trasladó a Roma, donde obtuvo la licenciatura en Teología Dogmática por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (1989). Fue ordenado sacerdote el 30 de septiembre de 1989. Su ministerio sacerdotal lo ha desarrollado en la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Su primer destino fue como vicario parroquial de la parroquia de San Barlotomé de Aldeanueva de Ebro (La Rioja) (1989-1994). Entre 1994 y 1996 realizó los cursos de doctorado en la Universidad Pontificia de Salamanca. A su regreso, fue nombrado vicario parroquial de San Pío X de Logroño. Ha desempañado los cargos de delegado de Apostolado Seglar, profesor en el instituto diocesano de Ciencias Religiosas y delegado de Enseñanza. Desde el año 2005 es vicario episcopal de Pastoral y Enseñanza.