Nota del Consejo de las Conferencias Episcopales: Llamamiento a Europa por el Líbano

Nos dirigimos a Europa como voz de los obispos del continente. Como presidencia de la Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa, nos unimos a nuestros hermanos y hermanas en la fe en el Líbano y con todos sus habitantes.

Hacemos nuestras las peticiones de la Asamblea de Patriarcas y Obispos Católicos de este país atormentado y noble: sus palabras no son sólo las de una comunidad cristiana, sino ante todo de personas atemorizadas que sufren por su futuro: una situación de incertidumbre en la que nadie, ni pueblos ni personas, debería vivir en el mundo. Incluso el Santo Padre Francisco, en sus sentidos mensajes, ha expresado su paternal cercanía e invocado a los líderes mundiales a fijar su atención en la zona, renovando su apoyo hacia el Líbano, para que pueda continuar su vocación de tierra de encuentro, convivencia y pluralismo.

La historia del Líbano es conocida y nadie puede olvidarla: una historia de dignidad y cultura, de bienvenida y solidaridad, incluso hasta hoy, hacia tantas personas que sufren procedentes de Siria y de Palestina. Es una historia de libertad, diálogo y convivencia pacífica en nombre de los derechos fundamentales.

¿Por qué tanto dolor? ¿Por qué la amenaza de una desintegración e implosión que tanto daño acarrearía y se convertiría en una vergüenza para la humanidad? ¿La historia tendrá que añadir otra página oscura?

Nadie debería quererlo, ¡y el pueblo libanés ciertamente no lo quiere! Nada se pierde con voluntad y si se actúa con honestidad. Nada es inevitable, todo está en manos de los hombres con la ayuda de Dios misericordioso y justo, que ve las obras de los hombres y examinar las intenciones de los corazones.

Por estas razones apelamos a la conciencia de las Naciones y a los responsables, para que el mundo no se olvide de esta tragedia y haga oídos sordos a tanto sufrimiento. Llamamos a que se restablezca la justicia, así como que se reconozcan las identidades de personas, las comunidades y los países. Pedimos que se respete la tradición de los valores religiosos y civiles, se apoye la recuperación de la economía y la reconstrucción de un tejido social basado en el diálogo, la colaboración y la convivencia de las distintas diversidades religiosas, culturales y sociales.

En esta perspectiva de reconstrucción, la Iglesia está presente con el mensaje del Evangelio y con la aportación de sus instituciones educativas, sanitarias y sociales, siempre dispuestas al bien común, fortaleciendo el tejido social, y encaminadas hacia un futuro mejor. De todos es sabido que el futuro de un país no es solo un bien propio sino también de la humanidad. Esto es especialmente cierto para el Líbano y su contribución a un Oriente Medio plural, tolerante y diversificado.

Nos sumamos al sincero llamamiento del Santo Padre y rogamos al Señor de la Paz que los humildes sean consolados y asistidos, y los responsables se dejan iluminar para ser justos y honestos ante Dios, el sufrimiento y la historia.

St. Gallen, 31 de mayo de 202

Cardenal Angelo Bagnasco, Arzobispo emérito de Génova, Presidente de la CCEE

Cardenal Vincent Nichols, Arzobispo de Westminster, Presidente de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, Vicepresidente de la CCEE

Mons. Stanisław Gądecki, Arzobispo de Poznań, Presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia, Vicepresidente de la CCEE

(Traducción no oficial del italiano)

(CCEE)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44283 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).