Carta pastoral de Mons. Àngel Saiz Meneses: Cerca de Dios y de los hermanos

Celebramos un año más la solemnidad de la Santísima Trinidad y, con ella, la Jornada Pro orantibus, con motivo de la vida contemplativa. A pesar de que la vacunación avanza, seguimos atravesando una situación global que ha trastornado nuestras vidas, y que afecta gravemente  la vida de muchas personas vulnerables en todo el mundo. La humanidad ha padecido de muchos modos a lo largo de la historia, y ha expresado su dolor de diversas maneras, y lo hace también en nuestros días desde los tanatorios, los hospitales, las residencias, las colas del hambre, las oficinas del paro, los colegios, los templos, los hogares, las redes sociales, los medios de comunicación.

El dolor que recorre nuestra sociedad atraviesa los muros de los monasterios y conventos donde hombres y mujeres elevan su oración al Señor de la Vida. La vida contemplativa sufre cuando el mundo sufre porque su forma de vida de alejarse del mundo para buscar a Dios es una de las formas más significativas de acercarse a las personas a través de Él. Su existencia es una historia de cercanía con Cristo y también con el dolor humano. Así lo expresa el lema escogido para la Jornada de este año: «La vida contemplativa, cerca de Dios y del dolor del mundo». Los contemplativos superan el activismo frenético de nuestras sociedades y eligen una vía de intimidad orante y fraterna que, lejos de alejarlos del dolor del mundo, los convierte en luz y referencia para las situaciones de oscuridad y desconcierto, y semilla de esperanza para los campos yermos. En lo profundo de su corazón se unen a todos los seres humanos, especialmente a quienes están más heridos, y desde el encuentro con el Señor, se hacen hermanos de todos y a todos encomiendan en su oración, y por todos ofrecen su vida.

Celebramos la solemnidad de la Santísima Trinidad. Celebramos a Dios Creador y Padre misericordioso; al Hijo unigénito, eterna Sabiduría encarnada, que ha muerto y resucitado por nosotros; y al Espíritu Santo, que lo dinamiza todo, la creación y la historia, hacia la plena recapitulación final. El misterio de Dios, uno y  trino, es un misterio de cercanía entrañable con el ser humano. Por eso, la vida contemplativa, que  alaba y ruega a Dios cada jornada, asomada a su entraña de misericordia, puede acercarse con Él para enjugar nuestras lágrimas y vendar nuestras heridas, las heridas de todos.

La vida contemplativa adorando al Señor en el templo, lo escucha en su celda, lo honra con su trabajo, lo busca con su estudio, lo acoge en tantos que llaman a su puerta pidiendo oración, consejo y consuelo. Así, la fuerza luminosa de su intercesión alcanza misteriosamente todos los rincones de la tierra. Ciertamente no recorren nuestras calles entre las luchas y afanes mundanos pero, presentando esas luchas y esos afanes al único que puede poner paz en tanta guerra, llevan la luz de la Resurrección allí donde estamos más amenazados de muerte y de tristeza. Inspirándonos en la parábola del Buen Samaritano, podemos decir que ellos hacen las veces del hospedero anónimo que supo abrir su casa al apaleado y lo cuidó.

En esta Jornada recordamos con gratitud y esperanza a quienes recorren el camino de la vida contemplativa en nuestra diócesis. Pedimos al Señor que los guarde en su amor, que los bendiga con nuevas vocaciones, que los aliente en la fidelidad cotidiana y les mantenga la alegría de la fe. Junto a ellos, presentamos al Padre, por el Hijo en el Espíritu Santo las necesidades y los padecimientos del mundo, compartiendo su dolor y su esperanza, haciendo camino cerca de Dios y cerca de los hermanos, solidarios con los que sufren, al encuentro de todas las personas.

 

 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Arzobispo Electo de Sevilla y

Administrador Diocesano de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 391 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.