Carta pastoral de Mons. Salvador Giménez: La Asamblea Diocesana de este año

Como cada año los católicos realizamos una Asamblea Diocesana durante el último sábado del mes de mayo. Cuando escribo esto todavía no se ha celebrado porque está convocada para el sábado, día 29 de este mes. Mi comentario, por tanto, es de información, de un profundo deseo de su buen desarrollo y de una petición de plegaria a todos para que los frutos de dicha asamblea lleguen a la totalidad de los rincones de nuestra sociedad como ayuda y promoción de buenas prácticas en todos los órdenes. No puedo ahora hacer una crónica de lo sucedido pero sí repetir hasta la saciedad que el mensaje que nos transmite Jesús en el evangelio nos empuja, desde esta reunión anual y desde el trabajo pastoral de cada día, a ofrecer nuestra colaboración a todos los grupos sociales presentando lo mejor de nuestra propuesta: el amor, el respeto al otro, la coherencia, la alegría de la fe, el servicio de la caridad, la búsqueda de la verdad, la libertad. De ningún modo queremos encerrarnos en nuestras estructuras eclesiales sino abrir nuestra mente y nuestro corazón a las necesidades de los hombres de nuestro tiempo.Esa es, en líneas generales, la pretensión de la asamblea anual.

Me parece que todos conocéis las características y el método de trabajo de las comunidades parroquiales. Cada una de ellas tiene un perfil determinado con sus propios consejos parroquiales, sus iniciativas y sus tareas diarias. La Asamblea es una reunión formada por una parte del Pueblo de Dios que camina en Lleida para reflexionar, revisar planteamientos pastorales, proyectar iniciativas y rezar juntos. Está abierta a todos los que desean asistir como miembros representantes de las parroquias y movimientos apostólicos de la diócesis. El año pasado no se pudo celebrar por las circunstancias de restricciones sanitarias. Los años anteriores nos solíamos reunir alrededor de doscientas cincuenta personas en la Casa de la Iglesia durante toda la mañana en la que había una ponencia inicial, una reflexión por grupos y una puesta en común de todos los participantes para decir y escuchar las aportaciones habidas.

La Asamblea de este año nos hemos visto obligados a convocarla con la doble modalidad de presencial (con un número determinado por el aforo del local)y telemática. Se quiere tener muy presente la situación actual de la pandemia con todas las consecuencias sanitarias, socioeconómicas y religiosas. No podemos prescindir de esta realidad tan dramática que nos rodea. Aplicaremos el realismo pero con una actitud esperanzada y con la confianza en el Dios que nos acompaña y salva.

La dinámica del trabajo se ha prolongado a lo largo de todo el año que ahora acaba. Se ha seguido la orientación general del Plan Diocesano de Pastoral que para cuatro años aprobamos a principios del presente curso. Ha habido distintas reuniones de los sacerdotes de cada arciprestazgo y también sesiones de los arciprestes con el vicario general. Se ha desarrollado un intenso trabajo del ámbito de la evangelización (convocando a los responsables de las diversas acciones pastorales, estudiando la implicación de los jóvenes…), en la catequesis (promoviendo procesos de iniciación y acompañamiento en el camino de la fe…), en la formación del laicado, en el ámbito de la espiritualidad y de la celebración de la fe, en el ámbito socio-caritativo (hacer propuestas y promover acciones ante las repercusiones de la pandemia…).

Al final de la mañana se ha previsto la intervención de un profesional de la medicina, el Dr. J. Viñas, para que, con una visión esperanzada y anclada en Jesucristo, anime a todos los católicos a vivir con autenticidad y alegría su fe y a que todos colaboren con constancia en la erradicación de los males que nos envuelven.

 

+Salvador Giménez,

Obispo de Lleida

 

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 211 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.