Carta pastoral de Mons. Juan Antonio Reig: Cerca de Dios y del dolor del mundo

Carta a los monasterios de la diócesis de Alcalá de Henares 

En la solemnidad de la Santísima Trinidad la Iglesia nos invita a dirigir nuestra mirada y nuestra oración por la vida contemplativa en la Jornada Pro orantibus. Esta iniciativa nos llega en una situación excepcional. Llevamos ya más de un año en que sufrimos los efectos de la pandemia que también se han hecho presentes en nuestras comunidades contemplativas y, en algunas, de manera dramática. Toda esta situación nos ha de hacer descubrir el origen de nuestra vocación, el sentido de la vida contemplativa y la misión que el Señor nos ha confiado.

Continuamente los medios de comunicación han puesto el acento en los cuidados sanitarios y en los medios para afrontar la pandemia. Sin embargo, también llama la atención que se haya ocultado intencionadamente la necesidad de los servicios religiosos para que las personas afectadas pudieran recibir los auxilios divinos. De manera clara se ha querido ocultar la muerte y son muchos los familiares que en los momentos más difíciles ni siquiera pudieron despedirse de los suyos ni garantizarles una asistencia espiritual.

Vivimos verdaderamente en un mundo cada vez más extraño y tan alejado de Dios que acaba por banalizar el hecho de la muerte y el destino eterno de cada persona. Esta nueva situación reclama de manera urgente el visibilizar la vida contemplativa y el contenido de su misión. La vida en el silencio de los claustros, la celebración diaria de la Eucaristía, el rezo de la Liturgia de las Horas, el trabajo oculto y la intercesión constante por todos, ponen de manifiesto en medio de nuestro mundo la primacía de Dios, nos recuerdan cual es el fundamento de nuestra existencia y nos invitan a mirar, más allá de la muerte, hacia un horizonte de esperanza. La muerte, grita la vida contemplativa, ha sido vencida. Somos ciudadanos del cielo y es allí, junto a Dios tres veces santo, donde está nuestra meta y hacia donde hemos de dirigir nuestro deseo. Así nos lo enseña San Pablo: “Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos como salvador al Señor Jesucristo, el cual transfigurará este miserable cuerpo nuestro en un cuerpo glorioso como el suyo, en virtud del poder que tiene de someter así todas las cosas” (Flp 3,20-21).

Sin lugar a dudas, un mundo sin Dios es un mundo inhumano que deja sin respuesta los interrogantes más profundos del hombre. En el lema de este año se nos pide estar “cerca de Dios y del dolor del mundo”. Este dolor no se arregla solo proporcionando los medios humanos de todo tipo. Estos son imprescindibles y reclaman la caridad de los cristianos. Sin embargo, la mayor limosna que necesitamos todos es el alivio de Dios y saber que en este exilio no estamos solos. Por eso es necesaria la vida contemplativa que nos recuerda que hemos sido abrazados por el Amor de Dios Padre en su Hijo Jesucristo clavado en la cruz. Jesucristo no se ha reservado nada y es el Amigo que ha dado su vida por nosotros. (Jn 15, 12).

Es el Espíritu Santo quien nos hace decir “Jesús es el Señor” (1Cor 12,3), el vencedor del pecado y de la muerte. Este mismo Espíritu es quien despierta la contemplación en nuestros monasterios y llena de la vida divina a nuestra diócesis de Alcalá de Henares. Por eso, unidos a las comunidades contemplativas de nuestra diócesis, queremos estar cerca de Dios, dejarnos abrazar por el fuego del Espíritu Santo y crecer en Santidad.

Si no fuera así, nuestra Iglesia acabaría siendo una organización humana como otras, sin nada original que aportar a nuestro mundo. En cambio, la cercanía de Dios, la santificación que promueve el Espíritu en nosotros y vuestra esponsalidad virginal, nos hacen heraldos de la Buena Noticia, del evangelio de Jesucristo en quien está depositada toda nuestra esperanza. El es la respuesta para todos los pobres y para el dolor de nuestro mundo. Por eso cada persona tiene el derecho original -y también el deber- de conocerlo como el Camino, la Verdad y la Vida (Jn 14,6). El es el verdadero samaritano que nos mira con cariño, nos saca de la cuneta, nos pone en su cabalgadura y nos lleva a la posada (la Iglesia) donde seremos curados de las heridas con el aceite y el vino (los sacramentos) y pagará por nosotros con los denarios que representan su donación total en la cruz (Lc 10,25-37).

De ese Amor, como de un manantial, nace la vida consagrada y contemplativa. De ese Amor se alimenta y a El dedica toda su existencia, sabiendo que se ha escogido la mejor parte (Lc 10,42). Toda nuestra diócesis de Alcalá de Henares en esta Jornada Pro orantibus queremos mostrar nuestra gratitud por el tesoro que supone para todos la vida monástica. En este curso, además de los monasterios femeninos, la Providencia de Dios nos ha regalado la presencia de la comunidad contemplativa de las Siervas del Señor y de la Virgen de Matará en el convento de la Purísima Concepción de Torrelaguna y el germen de una comunidad monástica masculina del Instituto del Verbo Encarnado presente en la antigua casa Vedruna también en Torrelaguna, la patria de Cisneros.

Como obispo quiero manifestar una vez más mi cariño, mi gratitud y respeto por todos los monasterios de la diócesis que como María, la Virgen del silencio y de la ocultación, encendéis una luz en las tinieblas de nuestro mundo y sostenéis con vuestra oración la obra evangelizadora de nuestras parroquias y de nuestros movimientos y comunidades cristianas.

Cuando nos disponemos a iniciar los 500 años de la conversión de san Ignacio de Loyola, que estuvo en Alcalá de Henares en los años 1526-1527, le suplicamos que nos regale su espíritu de santidad, su animo decidido para el combate cristiano y su voluntad de servicio a Dios: Ad maiorem Dei gloriam.

Con mi bendición

+ Juan Antonio Reig,

Obispo
Complutense

Mons. Juan Antonio Reig
Acerca de Mons. Juan Antonio Reig 37 Articles
Nació en Cocentaina, archidiócesis de Valencia y provincia de Alicante, el 7 de julio de 1947 y bautizado en la parroquia de “La Asunción de Sta. María” de Cocentaina el 11 de julio de 1947. Realizó sus estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Valencia, en la Universidad Pontificia de Salamanca (Licenciado en Sagrada Teología, 1973), en la Academia Alfonsiana de Roma y en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma (Doctorado en Teología Moral, 1978). Ordenado presbítero en la Sta. Iglesia Basílica Catedral Metropolitana de Valencia el 8 de julio de 1971. Fue consagrado Obispo y tomó posesión de la Diócesis el día 14 de abril de 1996 (Segundo Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia) en la Sta. Iglesia Basílica Catedral de la Asunción de Ntra. Sra. (Segorbe). Hizo su entrada en la Ciudad de Castellón de la Plana el día 21 de abril. El sábado 24 de septiembre, festividad de Ntra. Sra. de la Merced, de 2005, Año de la Eucaristía y de la Inmaculada, fue elegido por el Santo Padre el Papa Benedicto XVI Obispo de la Diócesis de Cartagena en España. El viernes 18 de noviembre a las 11:00 h. llega a la que será su nueva diócesis, por el puerto de Cartagena, tal y como la tradición asegura que hizo el Apóstol Santiago en el año 36 de nuestra era. Toma posesión canónica de la Diócesis de Cartagena en España el sábado 19 de noviembre a las 11:00 h. en la plaza de la Santa Iglesia Catedral de Cartagena en Murcia. El sábado 7 de marzo de 2009, fue nombrado obispo de Alcalá de Henares, de la que tomó posesión el 25 de abril.