Carta pastoral de Mons. Francesc Pardo i Artigas: Plegaria a Dios Espíritu Santo

“Al principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra era caótica, las tinieblas cubrían la superficie del océano, y el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas” (Gn 1, 1.2). “Cuando enviáis vuestro aliento, renace la creación y renováis la vida sobre la tierra” (Sl 104,30).

Venid, oh Espíritu Santo, enviad vuestro aliento sobre nosotros para que no sigamos construyendo una tierra caótica, tenebrosa y destruyéndola, sino que edifiquemos nuestra tierra como morada acogedora para todo el mundo. Ayudadnos también a contemplar la naturaleza como la primera carta de Dios a todos nosotros, descubriendo su voluntad creadora de armonía entre constelaciones, naturaleza, flora, fauna y personas. Enviadnos de nuevo vuestro aliento y podremos renovar la vida sobre la tierra.

“María preguntó al Ángel: ¿cómo puede ser esto si yo soy virgen? El Ángel respondió: el Espíritu santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra… Al fruto que nacerá lo llamarán Hijo de Dios” (Lc 1, 34.35).

Venid, oh Espíritu Santo, hoy, sobre la Iglesia, figura de María, para que con su misión haga nacer de nuevo a Jesucristo en el corazón de los creyentes y de todas las personas. Es cierto que podemos objetar a este anhelo las dificultades de nuestro tiempo, pero con vuestro poder se realiza este nuevo nacimiento.

“Entonces el Espíritu condujo a Jesús al desierto para que el diablo lo tentase” (Mt 4,1).

Venid, oh Espíritu Santo, conducidnos hoy también a los desiertos de nuestro mundo, a menudo desiertos de fe, de esperanza, de amor; desiertos donde parece difícil que pueda nacer la vida cristiana. Y por ello se nos tienta a buscar solamente el pan material, a esperar grandes milagros y a ser seducidos por el poder. Con vuestro aliento también superaremos todas las tentaciones.

Jesús, en la sinagoga de Nazaret, lee el pasaje del profeta Isaías: “El Espíritu del Señor reposa sobre mí porque él me ha ungido. Me ha enviado a traer la buena nueva a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad y a los ciegos el retorno de la luz, a poner en libertad a los oprimidos”… (Mt 4,18). Y añade que hoy se cumple esta escritura.

Venid, oh Espíritu, ungid y enviad a la Iglesia a acoger y a socorrer a los pobres confiándoles el Evangelio. Que se convierta en liberadora de todo tipo de cadenas y opresiones, y ofrezca luz a quienes buscan y no encuentran el sentido de su vida.

“Recibid el Espíritu Santo. A quien perdonaréis los pecados le quedarán perdonados…” (Jn 20, 22.23).

Venid, oh Espíritu Santo, enviado para perdonar los pecados. Concedednos a todos, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz.

“…Cuando el Espíritu Santo vendrá sobre vosotros, recibiréis una fuerza que os hará testimonios míos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines de la tierra” (He 1,8).

Venid, oh Espíritu Santo, y con vuestra fuerza hacednos testimonios de Jesucristo en nuestro hogar, entre los amigos, entre los compañeros y entre quienes buscan juntos el camino de la vida. Venid, igualmente, sobre nuestras parroquias, comunidades, movimientos, asociaciones, para que con su comportamiento y su palabra atestigüen la Buena Nueva de la Salvación.

En la fiesta de Pentecostés… “todos quedaron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en varias lenguas, tal como el Espíritu les concedía expresarse” (He 2,1.4).

Venid, oh Espíritu Santo, en esta jornada de Pentecostés, y haced que cada cual con su identidad pueda escuchar el anuncio del Evangelio.

+ Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 443 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.