Carta pastoral de Mons. Eusebio Hernández: “Los sueños se construyen juntos”

Hoy, 23 de mayo, se celebra el Día de la Acción Católica y Apostolado Seglar, este año bajo el lema, “Los sueños se construyen juntos”. Esta Jornada nos impulsa a descubrir la riqueza del laicado en la vida del Pueblo de Dios.

Los obispos la Comisión Episcopal de Laicos, Familia y Vida, responsables de esta Jornada, nos indican que: “La Jornada de este año se inspira en el Congreso de Laicos, que ha cumplido recientemente su primer aniversario, y la carta encíclica del papa Francisco, Fratelli tutti, sobre la fraternidad y la amistad social”.

Al comenzar su mensaje nos recuerdan lo que escribe el papa Francisco en el número ocho de la encíclica:

“He ahí un hermoso secreto para soñar y hacer de nuestra vida una hermosa aventura. Nadie puede pelear la vida aisladamente. (…) Se necesita una comunidad que nos sostenga, que nos ayude y en la que nos ayudemos unos a otros a mirar hacia delante. ¡Qué importante es soñar juntos! (…) Solos se corre el riesgo de tener espejismos, en los que ves lo que no hay; los sueños se construyen juntos”.

Este soñar al que nos invita el Papa, no es algo irrealizable o meramente utópico. Es un sueño que se puede y se debe cumplir, y por el que todos, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos debemos trabajar unidos e ilusionados. En el material de reflexión que se nos ofrece en este día, se nos dan unas pistas que quiero hacer mías y que os presento:

En primer lugar, para realizar el sueño debemos: “Abrirnos al amor de Dios, sabiéndonos amados por Dios y convocados por ese amor al servicio y la entrega a los demás”. Y para ellos debemos: “Cultivar la capacidad de oír las llamadas del Espíritu en la realidad concreta de nuestro mundo, viviéndolo todo en actitud de oración y de ofrenda a Dios de nuestras vidas en las hermanas y hermanos. Así será posible estar abiertos a la realidad y cultivar el encuentro y el diálogo”.

En segundo lugar debemos: “Profundizar en la conciencia de que la tarea de la fraternidad es de todos y, por ello, reclama apertura a los demás, cultura del encuentro y del diálogo para caminar juntos”. Es, a su vez, una actitud de apertura hacia el otro, con una actitud de humildad como nos dice Francisco: “Así se vuelve posible ser sinceros, no disimular lo que creemos, sin dejar de conversar, de buscar puntos de contacto, y sobre todo de trabajar y luchar juntos» (FT, n. 203).

En este día de Pentecostés esto es lo que pedimos al Espíritu Santo con las palabras de la Secuencia del día: “Entra hasta el fondo del alma, divina luz, y enriquécenos. Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento”.

Que este Espíritu aliente a trabajar todos juntos a favor de la evangelización.

+ Eusebio Hernández

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 267 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.