Carta pastoral de Mons. Jesús Sanz: Saber a lo que sabe Dios

Me parecía una larga andadura hasta que se pudiera vislumbrar el final de la carrera. Eran seis años largos de estudios que se antojaban interminables. Pero así tuvo comienzo ese primer momento tras haber ingresado en el seminario. Quedaban atrás otros estudios civiles después de los reglamentarios antes de la universidad, experiencias laborales con los primeros pasos en el mundo de los adultos, vivencias afectivas de las que llenan el corazón de un joven enamoradizo. Todo un mundo de ilusión e incertidumbre que se abría cada mañana ante tu mirada. Y finalmente llegó el día tantas veces soñado, con toda su carga de respeto ante lo desconocido: la ordenación. El día de San Juan de Ávila se celebra al patrón de los sacerdotes y podremos homenajear a los que cumplen sus bodas de oro o de plata sacerdotales. Es un momento para dar gracias por todos y cada uno de los curas de nuestra Diócesis, en estos momentos de dificultad por una pandemia, que están acompañando a nuestro pueblo y sosteniendo la esperanza de tantas personas.

Si ahora echasen los curas atrás su mirada, sería fácil reconocer cuántos momentos han ido sucediéndose en el transcurso desde la ordenación. Ahí se agolpan los nombres de personas, el domicilio de destinos pastorales, el ir y venir en el vaivén de los primeros años y los que llegaron después, modulando acaso los anhelos de cuando eran misacantanos. Y como si fuera un álbum de fotos permanecen en el secreto del recuerdo esos tramos de vida con el rostro de personas, la imagen de parroquias y la entrega a los quehaceres. Estoy seguro que desde aquellas últimas corazonadas en las fechas previas a la ordenación sobre cómo sería el primer destino o cómo se desarrollaría después, hasta las primeras experiencias que sucesivamente se han ido sucediendo en el tiempo, cuántas cosas guardan los curas en el corazón como una memoria de gratitud.

Me gusta decir que una biografía humana, como la de un cura, tiene esa amalgama de mieles y de hieles, con las que la vida pone a prueba lo mejor de nosotros mismos y nuestra capacidad de superación ante las sorpresas agridulces y variopintas. Pero cuando se vive en Dios y con los hermanos que Él nos da en su Iglesia, las mieles no nos secuestran con su señuelo y las hieles no nos amargan con su impostura. Esta es la santa libertad de los hijos de Dios, de la que un sacerdote debe ser principal testigo. Y si la miel o la hiel nos han hecho rehenes de unos gozos o unas penas que nos han quitado libertad, es señal de que no han sido vividas en el Señor ni tampoco en la verdad.

En ese día festivo del patrón de los sacerdotes nos unimos al homenaje fraterno en el reconocimiento por su ministerio, y le pedimos al Señor que hagan una memoria agradecida de todo este largo periplo de cincuenta, veinticinco o qué sé yo cuántos años. Con ellos damos gracias por sus padres, párrocos, formadores, profesores que intervinieron en el descubrimiento de la vocación y acompañaron su fiel respuesta al Señor. Con ellos damos gracias por todo lo vivido en estos años, a pleno sol o en penumbra, para que no sean deudores de ninguna lisonja ni tampoco prisioneros de ningún rencor. Con ellos volvemos a poner sobre el altar de su ofrenda, a todos los niños que han bautizado, a los que dieron la primera comunión y tantas otras más, a los que perdonaron sus pecados, a los que presidieron su enlace matrimonial, a los que ungieron su enfermedad o sus muchos años, a los que al final de la andadura dijeron adiós en el Señor tras la hermana muerte. Todos con sus nombres, con sus historias, con su destino.

Es bueno agradecer la impagable labor de nuestros curas, con toda la entrega que por vocación de Dios viven acompañando y bendiciendo a las personas con las que se cruzan sus vidas. Feliz día de San Juan de Ávila, quien decía que un sacerdote debe saber a lo que sabe Dios. ¡Qué hermosa vocación!

+ Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo

Mons. Jesús Sanz
Acerca de Mons. Jesús Sanz 411 Articles
Mons. Jesús Sanz Montes nació en Madrid el 18 de enero de 1955. Ingresa en el Seminario Conciliar de Toledo en 1975 donde realiza los estudios institucionales teológicos (1975-1981). En 1981 ingresa en la Orden Franciscana, haciendo su profesión solemne el 14 de septiembre de 1985 en Toledo. Es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1986 en Alcorcón (Madrid). El 14 de diciembre de 2003 es ordenado obispo en la Catedral de Huesca. En la actualidad es Arzobispo de Oviedo y Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española.