#HazMemoria Liturgia: La Iglesia celebra la presencia de Jesús viva, activa y actual

La Iglesia está presente en los momentos más importantes de nuestra vida: bautizos, comuniones, confirmaciones, matrimonios, funerales. Siempre acompañando, iluminando con los sacramentos. La Iglesia, por medio del anuncio de la Palabra y la celebración de los sacramentos nos impulsa a realizar la misión a la que hemos sido llamados. De esta manera, suscita en el corazón de los cristianos la alegría del evangelio.

En la quinta semana de la campaña #HazMemoria que la Conferencia Episcopal Española ha puesto en marcha junto con los medios de comunicación EcclesiaTRECE  y COPE, el contenido se centra en la presencia de los sacramentos en la vida de los cristianos.

#HMLiturgia

Con este hastag #HazMemoria se pretende poner en valor el papel de la Iglesia y de los cristianos en el trabajo de la sociedad y la importancia de su aportación al bien común de todos.

Con esta campaña de doce temas, que durará hasta el 30 de junio, se pretende hacer presente en los medios de comunicación la vida real de la Iglesia, las actividades que realiza, las personas que la llevan adelante, las historias que hacen visible la acción de la Iglesia en el mundo.

 

Una Iglesia que celebra

“Haced esto en conmemoración mía”. Estas palabras de Jesús en la Última Cena dan origen a dos de los sacramentos de la Iglesia: la eucaristía y el orden sacerdotal. Jesús pide que esa celebración se haga nueva en la vida de la Iglesia, en cada momento. Esa misión la confía a los apóstoles y a sus sucesores. La Iglesia celebra la presencia de Jesús viva, activa y actual, en la Iglesia, en sus personas, en sus acciones. Jesús no es un personaje del que se habla sino una persona con la que se habla.

Los siete sacramentos de la Iglesia son, junto a la oración, el cauce ordinario de la gracia, el medio por el que llega a cada cristiano la ayuda que Dios nos da para cumplir la misión que nos ha confiado. De la misma forma que hay acontecimientos en la vida de las personas que marcan toda la existencia, la vida cristiana tiene también unos acontecimientos especiales que la marcan de manera definitiva.

Así, del mismo modo que las personas nacen a la vida, con el sacramento del bautismo los cristianos nos incorporamos a la Iglesia y comienza esa vida cristiana. Al igual que las personas se alimentan y procuran el fortalecimiento de su cuerpo, la vida cristiana se alimenta en la eucaristía y se fortalece en la confirmación. El tratamiento para la enfermedad o la ayuda en los momentos finales de la vida se equipara a los sacramentos de la reconciliación y la unción de los enfermos. El amor y el compromiso con los demás que se vive en la vida tienen su reflejo en el matrimonio y el orden sacerdotal, en la vida cristiana.

La fe que ha sido anunciada es también celebrada por la comunidad cristiana.

La celebración de la iglesia hace visible al Pueblo de Dios, lo constituye, lo fortalece, lo alimenta y lo sana.

En cada celebración de la Iglesia, la asamblea que celebra es la comunidad de los bautizados.

Los sacramentos de la Iglesia corresponden a los momentos importantes de la vida del cristiano: le dan origen, la alimentan, la curan y la impulsan al servicio de los demás.

La celebración cristiana no sólo supone la fe, también la fortalece, la acrecienta y la expresa con palabras y acciones.

Centenares de fiestas y lugares sagrados, además de expresiones de la religiosidad popular tienen su origen y centro en la vida sacramental.

El fruto de la vida sacramental es a la vez personal y eclesial. Cada cristiano se sostiene en la fe por la celebración cristiana.

Al mismo tiempo, la celebración cristiana hace a la Iglesia, la construye.

La caridad es una fuente inmensa de apostolado.

Las obras de misericordia expresan las acciones concretas en la que en todos los tiempos se puede hacer visible la identidad cristiana.

 

La fe celebrada en la Iglesia

Esta fe celebrada es la fe que ha sido anunciada por los catequistas, las obras religiosas, los sacerdotes, los misioneros. En cada una de sus llamadas convocan a la celebración de la comunidad cristiana, y en esa celebración se hace visible el pueblo de Dios, reunido en torno al altar para compartir la fe.

De hecho, esta celebración del misterio cristiano tiene dos consecuencias. Por un lado, sostiene la vida del cristiano y la identidad de la Iglesia. Se ha dicho decir que la eucaristía edifica la Iglesia, y la Iglesia hace (celebra) la eucaristía. Cada persona, cada parroquia, cada comunidad, cada misión, cada obra de la Iglesia se edifica, se sostiene en la eucaristía.

Al mismo tiempo, la celebración impulsa la vida y el compromiso de los cristianos que están llamados a dar testimonio de lo que viven y de lo que celebran. El envío final de la eucaristía y de todos los sacramentos, el id, es un mandato para una misión. En la celebración de la Iglesia el cristiano queda comprometido con un envío misionero.

Casi diez millones de personas celebran con regularidad la eucaristía y los otros sacramentos de la vida cristiana. Mucho otros tienen en la celebración de la Iglesia el referente de su vida religiosa. A esa celebración se dedican sacerdotes y religiosos con un compromiso completo de su vida, conscientes de que esa celebración sostiene la Iglesia.

España entera, en cada lugar, en cada pueblo tiene su lugar de celebración, hasta el punto de que en buena parte del país el lugar más conocido y más reconocido es el lugar de la celebración cristiana: la parroquia, la basílica, la ermita, la catedral.

(Conferencia Episcopal Española)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43542 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).