Alhama da la bienvenida a las nuevas religiosas del Instituto de Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará

Cuatro religiosas de vida contemplativa del Instituto de Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará fueron acogidas con alegría en la tarde del 15 de abril, por la comunidad parroquial y los vecinos de Alhama en una Eucaristía celebrada en la parroquia de la Encarnación y que estuvo presidida por Mons. Javier Martínez.

En la tarde del jueves pasado, la localidad de Alhama de Granada dio la bienvenida a un grupo de cuatro religiosas pertenecientes al Instituto de Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, con la celebración de una Misa que tuvo lugar en la parroquia de la Encarnación y estuvo presidida por nuestro arzobispo, Mons. Javier Martínez, y concelebrada por el párroco de Alhama, Víctor Valero.

De esta forma, en adelante estas nuevas religiosas se unirán a las dos hermanas clarisas que residen en el convento de la Inmaculada Concepción y San Diego, con más de cuatro siglos de historia, para vivir juntas la vida contemplativa. El Instituto de Servidoras del Señor conforma la rama contemplativa femenina del Instituto del Verbo Encarnado cuyo carisma trabaja por la evangelización de la cultura anunciando al Verbo Encarnado, Jesucristo.

El grupo de religiosas recién llegadas a Alhama proceden de Argentina, Perú y también España, y desde el monasterio contribuirán con la oración para que la misión común que realiza la familia del Verbo Encarnado se lleve a buen término por sus ramas activas y contemplativas, tanto femeninas como masculina, presentes en los cinco continentes.

TESTIMONIO DE CRISTO VIVO

Durante su homilía Mons. Martínez destacó que el grupo de religiosas clarisas y servidoras del Señor que compartirán convento desde ahora en Alhama son “el testimonio vivo de que Cristo ha resucitado”, agradeciendo especialmente la disponibilidad de las recién llegadas a cuidar y servir a las hermanas clarisas, de edad avanzada.

“Que vuestra presencia en Alhama sea verdaderamente, es un granito de mostaza, pero ya sabéis lo que le pasó, que crece y los pájaros vienen a posarse, a buscar sombra, consuelo. Nosotros venimos al árbol en búsqueda del Señor y este será un lugar de búsqueda y de encuentro del Señor gracias a vuestra presencia”, destacó Mons. Martínez.

ALEGRÍA DE UN PUEBLO

La comunidad parroquial y los vecinos de Alhama esperaban con ilusión y han visto cumplida la espera por la llegada de la nueva congregación que contribuirá a continuar la labor espiritual que se realiza desde el convento de la Inmaculada Concepción, con más de cuatro siglos de historia.

“Hay mucha unión entre el convento y el pueblo. En Alhama la presencia del convento hace mucho, su presencia, su testimonio. La llegada de la nueva congregación es una gran alegría para que continúe el culto y la oración”.

SERVIR PARA QUE CRISTO REINE

En la Misa de bienvenida de las Siervas del Señor, tanto las nueva cuatro religiosas como las dos clarisas que residen actualmente en el monasterio estuvieron acompañadas por numerosos fieles, miembros de la comunidad parroquial, miembros de otras congregaciones de vida contemplativa y también por representantes de las autoridades civiles de la localidad que quisieron realizar una ofrenda al término de la Eucaristía que estuvo presidida en el altar mayor por la imagen de la Virgen de Luján, patrona de Argentina, país del fundación del Instituto de las Siervas de Dios.

“Todo el trabajo que han realizado las clarisas durante varios siglos desde el monasterio queremos contribuir a que no decaiga, por eso para nosotras venir a servir es una alegría y una responsabilidad también muy bella. Queremos trabajar para que Cristo siga reinando en Alhama”, asegura Madre Coronación, superior de las Siervas del Señor.

(María José Aguilar, Archidiócesis de Granada)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43577 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).