La Iglesia tiene un modelo de ser persona que quiere ofrecer en los medios

La comunicación, la imagen, los medios, las crisis o las redes sociales fueron algunos de los temas que se trataron en la última sesión de Formación Permanente del Clero, que tuvo lugar este lunes, en el Seminario Metropolitano de Oviedo. La charla corría a cargo, en esta ocasión, del sacerdote José Gabriel Vera Beorlegui, responsable de comunicación de la Conferencia Episcopal Española, y llevaba por título “Los medios en la acción pastoral de la Iglesia”. Al estar restringido el aforo, la charla fue grabada y puede verse en el canal de YouTube de la diócesis.

José Gabriel Vera comenzó recordando la evolución en el ámbito de la comunicación, que se renueva cada día que pasa, y que no es ajena al ministerio sacerdotal. Sin embargo, a pesar de las similitudes, es frecuente que en el ámbito de la Iglesia, la comunicación se viva con temor, a veces con razón y a veces sin ella, recordó a los asistentes.

“Los medios de comunicación son eso, medios, y están en medio. En medio de las personas y de la verdad”, afirmó. “Los medios ponen en relación a la persona con la verdad, tienen la obligación de ofrecer la verdad, y al mismo tiempo, también tienen el derecho legítimo de querer lucrarse con ello, como empresas que son”, y en ese sentido, recordó que “nosotros también somos medios de comunicación, con el objetivo de que la gente conozca la verdad, que conozcan a Jesús. Por lo tanto, compartimos una finalidad con los medios, una misión que es valiosa y respetable, cada uno en su ámbito”. Al mismo tiempo, junto con el objetivo de transmitir la verdad, los medios tienen sus propios intereses, como “el color con el que muestran la realidad”. “Hay medios amarillos, verdes, negros, etc. Pero si comunican la verdad –manifestó el responsable de comunicación de la CEE–, entonces es legítimo lo que hacen. El problema está en el momento en el que el color deforma la realidad. Es legítimo tener un color, pero ese color no puede deformar la realidad. Lo mismo sucede –afirmó– con las parroquias. Una parroquia puede adquirir cierto color, cierta sensibilidad, pero si se pasa, deforma la misión de la Iglesia”.

También la Iglesia cuenta con medios de comunicación: la radio, prensa, televisiones, páginas web, redes sociales. “No para ganar dinero,  pero    para influir  en  la  sociedad –afirmó José Gabriel Vera–. Nosotros tenemos un modelo de ser persona que queremos ofrecer.  Y lo hacemos a través de nuestros medios de comunicación”.

Esas noticias que se comparten a través de los medios de comunicación configuran la imagen de la Iglesia. Una imagen que no siempre es positiva, y que se forma, no con lo que es, sino con lo que parece ser. 

¿Cuándo es una buena imagen? Cuando parecemos lo que somos. Cuando no parecemos lo que somos, tenemos un problema de comunicación. Y no es un problema lejano, es un problema nuestro, de cada uno de nosotros. Y si hay distancia entre lo que soy y lo que parezco, tengo un problema de imagen: no comunico bien lo que soy”. 

¿Dónde estaría el espacio de mejora, entonces? “Se puede trabajar en ofrecer una imagen que sea coherente con lo que somos. Si no la muestro, esa imagen la formarán otros, y lo harán peor”.

En este sentido, el responsable de comunicación de la CEE recordó que es frecuente que las personas se informen sobre noticias de la Iglesia en ámbitos “donde no nos quieren”. “Cuando tú quieres saber algo de alguien, debes preguntar a quien le quiere. Te hablará de sus virtudes, y también puede que te cuente las cosas que hace mal”. Este ejemplo podría aplicarse también a los medios de comunicación. Para conocer a la Iglesia la gente consulta a medios que no la quieren, con lo cual, la imagen que se forman suele ser negativa. “¿De quién es la culpa de esto?” preguntaba el sacerdote. “En parte, nuestra. Porque no trabajamos en ofrecer una imagen de lo que hacemos. Y muchas veces es porque tenemos mucho trabajo, y pensamos que hablar de lo que hacemos no es cosa nuestra. Al final, se hacen muchas cosas, pero nadie cuenta nada”.

Y es que, según José Gabriel Vera, “la imagen de la Iglesia es responsabilidad de todos. La Iglesia tiene 1.200 millones de portavoces. Todos comunicamos a todas horas, con todo lo que hacemos. Por eso, tenemos que ser responsables”.

Es un trabajo de “todos los días a todas horas”, que además, “se construye en años y se destruye en horas”. 

Y además de comunicar “hacia dentro”, también es necesario “hacia fuera”. Porque el espacio de fuera “hay que ocuparlo”, pues si no, “lo harán otros, y lo harán peor”. 

Crisis de comunicación

“El mundo se divide entre los que han vivido una crisis de comunicación, y los que la van a tener”, afirmó José Gabriel Vera. “Todo el mundo va a tener una crisis, en algún momento. Una crisis de gobierno en torno al ser de la institución, o una crisis de comunicación. A veces van unidas, a veces no, pero meter la cabeza debajo del ala o pensar que no ha pasado, o que es mejor esperar a ver si nadie se entera es un error –recalcó–. Cada vez es más difícil que algo no se sepa, y es necesario tomar medidas cuanto antes. Primero, distinguiendo entre qué tipo de crisis es, y en función de eso, tomar medidas. Si es una crisis de gobierno, la solución tendrá que venir desde ahí, con medidas de gobierno. Si es una crisis de comunicación, la solución será comunicar, y hacerlo de manera profesional, y también personal, de tú a tú, con las personas que conocemos y las que nos rodean en nuestro día a día, no sólo por estrategia de comunicación, sino porque los sacerdotes tienen que tratar bien a la gente y estar a su lado”.

(Archidiócesis de Oviedo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43513 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).