Carta pastoral de Mons. Àngel Saiz Meneses: Un solo corazón y una sola alma

Hemos celebrado la Semana Santa de 2021, pudiendo asistir a los templos con un tercio del aforo, tal como estaba permitido. Con el domingo de resurrección ha comenzado un nuevo tiempo pascual en el que estamos llamados a vivir en esperanza con las actitudes propias de la nueva vida en Cristo, en su dimensión personal y comunitaria. La primera lectura de la Misa de este domingo explica como “el grupo de creyentes tenía un solo corazón y una sola alma; nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía, pues lo poseían todo en común” (He 4, 2).

La imagen que describe el libro de los Hechos de los Apóstoles es de unidad tanto de corazones como de bienes materiales. En realidad, no es posible vivir la comunicación de bienes espirituales y no compartir los bienes materiales. La caridad auténtica no permite que en la comunidad haya hermanos que pasen necesidad. La Iglesia está llamada a ser comunidad de amor, un amor que no es una mera organización de ayuda a los necesitados, sino la expresión del acto más profundo de amor con el que Dios nos ha creado, que suscita en nuestro corazón la inclinación a amar. Por eso, el amor al prójimo es una obligación para cada fiel y para toda la comunidad eclesial. Así lo vivieron los cristianos de la primitiva comunidad de Jerusalén.

Con el rápido crecimiento de la Iglesia resultó en la práctica imposible mantener esa forma de poner en común los bienes materiales, pero lo que permanece inalterable a lo largo de los siglos es el principio, y por eso en toda comunidad cristiana deben compartirse los bienes de tal manera que no haya pobres en ella. Más adelante se hizo evidente la necesidad de una determinada organización y de esa forma surgió la diaconía como un servicio del amor al prójimo, llevado a cabo de forma ordenada y comunitariamente. Este ejercicio de caridad se confirmó como una de las acciones esenciales de la Iglesia.

Ahora bien, ¿cómo llevar a la práctica esta misión? Desde que surgió la diaconía en la primera comunidad cristiana de Jerusalén hasta nuestros días, en la historia de la Iglesia contemplamos ejemplos admirables de caridad hacia los necesitados tanto de personas concretas como de comunidades, congregaciones e instituciones. De esta manera se iba dando respuesta a las necesidades que surgían en cada momento. Llegados al siglo XX, el Papa Pío XII fundó Caritas Internationalis, en diciembre de 1951, que es el organismo principal de la Iglesia para llevar a cabo esta misión de acción caritativa y social. Se dedica a ayudar a los más necesitados, particularmente en las situaciones de conflicto y de emergencia. Con el tiempo su estructura se extendió por todo el mundo, llegando a constituir una federación con presencia en numerosos países.

La misión de Cáritas, en nuestro tiempo, consiste en acoger, ayudar y trabajar con las personas en situación de necesidad y pobreza, y promocionarlas para que lleguen a ser protagonistas de su propio desarrollo integral, desde el compromiso de la comunidad cristiana. Esta misión se realiza a través de la acogida, la ayuda, la promoción, la sensibilización de la sociedad y la denuncia de las situaciones de injusticia. Su actuación se orienta en cuatro direcciones fundamentales: la asistencia en situaciones de necesidad urgente; la prevención de las situaciones que pueden suponer pobreza o exclusión social; las acciones de formación y promoción personal, encaminadas a la integración social; y las acciones de análisis, de sensibilización, de denuncia y de promoción del compromiso solidario.

Los primeros cristianos tenían un solo corazón y una sola alma. Que el Señor nos ayude a mantener ese mismo estilo de vida y de comunidad, y así  poner nuestro grano de arena en la construcción de un mundo más fraterno y solidario.

 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa.

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 387 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.