Carta pastoral de Mons. Jesús Sanz: Ladrones de la luz, robados por la mañana

Eran ladrones en la noche. Robaban siempre que podían la luz que descubre los colores de las cosas. Sus armas eran las tinieblas, para que no se pudiera ver con asombro la fascinación que siempre entraña la belleza. Taparla como se pueda. Censurarla con tintas negras. Que no brote jamás la claridad cuando llega la mañana. Y así andaban esos ladrones intentando de mil maneras ofuscar con sus espesas nieblas lo que llegando el amanecer siempre llamaba a la puerta.

Pero no pudieron con aquella luz distinta. Una luz que estaba viva y despierta, levantando de su mortecina postración a quien sólo las horas de aquellos tres días dejó maniatada su esperanza. Tardó en llegar, por más que estuvo claro el aviso de que al tercer día terminaría el exilio. Y durante aquellos tres días interminables, hubo mucha gente que se rindió, que creyó que todo había concluido de aquel modo tan terrible e injusto, viendo colgar de una cruz a quien vino a traernos tanta vida. Lo vieron agonizar, y decir sus inolvidables siete palabras como siete dardos de bondad verdadera en medio de tanta insidia malvada.

Pero por duro que fuera aquel drama, por difícil que resultara contemplar realistamente lo que no era una quimera, tan sólo era la penúltima palabra, la penúltima escena, quedándose para Dios lo que era la escena y la palabra postreras. Y así resultó al alba después del tercer día de estertor de un divino hombre que entregaba su vida a su Padre Dios. De modo que aquel momento supuso el despertar del sueño bendito tras el letargo maldito de la más terrible pesadilla.

Nos dicen los Evangelios que fueron muchos los peregrinos de aquella noticia. Y fueron de dos en dos, de tres en tres, o de uno en uno, quienes en aquella mañana de pascua se acercaron al sepulcro para verlo con pasmo de un modo tan distinto. La piedra enorme movida. Los soldados centinelas huidos sin explicación del caso. Y el interior de la oquedad fúnebre, sin dejar resquicio a la oscuridad mortecina una vez que allí entro la luz más radiante, la de una mañana viva.

Por angostos que sean nuestros pesares, por malditos que resulten tantos avata­res inhumanos, y por tropezosos que nos parezcan los traspiés de cada día, Jesús ha vencido. Y esto significa que ni la enfermedad de una pandemia que nos acorrala, ni el dolor que nos arruga, ni la oscuridad que nos asusta, ni la tristeza que nos amilana, ni la persecución que nos espanta, ni la espada que nos amedrenta… ni la mismísima muerte que nos mata, tendrán ya la última palabra. Jesús ha vencido, ha resucitado, y su triunfo nos abre de par en par el camino de la esperanza, el de la utopía cristiana, el camino de la verdadera humanidad, el camino que nos conduce al hogar de Dios desde esa bendita mañana.

Como en la mañana primera, Dios vuelve a pasar por nuestro caos para llenarlo de armonía, revistiendo nuevamente de bondad y belleza lo que sus labios creadores de nuevo pronuncian con palabra de eternidad. Al unirnos a la alegría, al aleluya, a la albricias de toda la creación, también nosotros queremos ser testigos de su paso entre nosotros, de su paso siempre bondadoso y embellecedor. Y ¿qué debemos testificar? Pues lo que la misma Pascua pro­clama y canta: que la luz vence a la sombra, y la paz a la guerra, que el amor vence al odio… porque Jesús ha resucitado.

Es la mirada lo que cambia, no la realidad que tenemos delante. Y aunque tengamos pesarosos tantas cuitas pendientes, tantos motivos que nos siguen asustando, enfrentándonos por fuera y partiéndonos por dentro, los ladrones de la noche han sido en la mañana robados. Bendito asalto que ha desmantelado sus oscuridades para regalarnos la luz que jamás se acaba. Feliz pascua, hermanos.

+ Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo

Mons. Jesús Sanz
Acerca de Mons. Jesús Sanz 422 Articles
Mons. Jesús Sanz Montes nació en Madrid el 18 de enero de 1955. Ingresa en el Seminario Conciliar de Toledo en 1975 donde realiza los estudios institucionales teológicos (1975-1981). En 1981 ingresa en la Orden Franciscana, haciendo su profesión solemne el 14 de septiembre de 1985 en Toledo. Es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1986 en Alcorcón (Madrid). El 14 de diciembre de 2003 es ordenado obispo en la Catedral de Huesca. En la actualidad es Arzobispo de Oviedo y Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española.