Carta pastoral de Mons. Francesc Pardo i Artigas: ¿Qué más tenía que hacer por ti que no haya hecho?

El domingo de Ramos es el pórtico de la Semana Santa, y en esta celebración aclamamos a Jesús con la bendición de las palmas, y después proclamamos su pasión en la Eucaristía. Cara y cruz de la memoria de Jesús, que actualizaremos durante toda la semana.

Os invito a contemplar a Jesús ofreciendo su vida por nuestra salvación, manifestando el inmenso amor de Dios desde la cruz.

El Viernes Santo, durante la veneración de la Santa Cruz, la Iglesia nos propone un canto denominado “de los improperios”. Este canto va recordando todo lo que Dios ha hecho por su pueblo hasta Jesucristo, mediante unas expresiones de queja o de lamentación del mismo Dios:

“Pueblo mío, ¿qué te he hecho? ¿En qué te he entristecido? ¡Respóndeme! ¿Qué más tenía que hacer por ti que no haya hecho?”.

El himno va repasando diferentes episodios de la historia del pueblo de Israel, y menciona como contrapunto lo que su pueblo ofrece a Jesús.

“Yo te saqué de la tierra de Egipto, y tú has preparado una cruz a tu Salvador”.

“Yo te conduje cuarenta años por el desierto, te alimenté con el maná y te llevé hasta una tierra excelente, y tú has preparado una cruz a tu Salvador”.

Y continúa recordando la muerte de los primogénitos de Egipto, el paso del mar Rojo, la columna de nubes que guió al pueblo, el hallazgo de agua en el desierto…

Recitando y meditando sobre el himno pensé en su actualización hoy, en este momento de nuestra vida cristiana, de la Iglesia y de la historia humana.

¿No podríamos también hoy cantar o recitar en la contemplación de la pasión del Señor unos improperios de nuestro tiempo?

Escuchemos la lamentación de Dios: “¿Qué más tenía que hacer por ti que no haya hecho?”.

“Yo, en Jesús, me he mostrado obediente hasta la muerte y en la muerte en cruz, mientras que tú te has querido enaltecer como un dios, rechazando la redención”.

“Yo he dejado que Jesús cargara con la cruz y muriera en ella para sostenerte en tu cruz y perdonarte, y tú ¿quieres acaso que baje de la cruz para creer que es tu Salvador?”.

“Yo, en Jesús resucitado, te ofrezco la vida eterna y tú vives como si no hubiera muerto y resucitado tu Salvador”.

“Yo te he dado la vida, hijo humano e hijo de Dios por el bautismo, y tú continúas colaborando en la muerte de personas que son hermanos de tu Salvador”.

“Yo te he dado mi Palabra, a Jesucristo, para que conocieras y vivieras el amor que te tengo, y tú lo olvidas y lo sacas de tu vida”.

“Yo te he dado los sacramentos para alimentarte, perdonarte, fortalecerte, bendecirte, y tú, rechazándolos, niegas a tu Salvador”.

“Yo te he dado una familia, un pueblo, una comunidad a quien querer, y tú vives con egoísmo rompiendo el proyecto de tu Salvador”.

Durante esta Semana Santa, por medio de las celebraciones, de los actos de piedad, de la plegaria personal, invocamos a Dios con las mismas expresiones del himno: “Santo Dios, santo fuerte, santo inmortal, ten piedad de nosotros”.

A la vez, adoramos al Señor de la Cruz, alabamos y glorificamos su santa Resurrección y pedimos vivir el gozo de la Salvación.

+ Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 453 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.