Carta pastoral de Mons. Eusebio Hernández: Semana Santa 2021 – 28 de marzo-4 de abril de 2021

Llegamos a la celebración principal del año cristiano, la muerte y resurrección del Señor. Aunque son diversas las celebraciones de estos días, todas ellas tienen una unidad, el misterio pascual de Ntro. Señor Jesucristo, que, como decimos en la Eucaristía: “Muriendo destruyó nuestra muerte y resucitando restauró nuestra vida”.

Lo hacemos en medio de esta pandemia que desde hace un año nos amenaza y crea tantas incertidumbres de todo tipo. Este año, al menos, podremos acudir a las iglesias para poder celebrarlo junto a la comunidad cristiana.

Como nos dice el Catecismo de la Iglesia Católica el misterio pascual es el centro de la vida litúrgica de la Iglesia (1085):

En la liturgia de la Iglesia, Cristo significa y realiza principalmente su misterio pascual. Durante su vida terrestre Jesús anunciaba con su enseñanza y anticipaba con sus actos el misterio pascual”.

Cuando hablamos del misterio pascual, hacemos presentes la pasión, muerte, resurrección y glorificación de Cristo. En cada celebración actualizamos este misterio, así nos lo explica el Catecismo:

“Es un acontecimiento real, sucedido en nuestra historia, pero absolutamente singular: todos los demás acontecimientos suceden una vez, y luego pasan y son absorbidos por el pasado. El misterio pascual de Cristo, por el contrario, no puede permanecer solamente en el pasado, pues por su muerte destruyó a la muerte, y todo lo que Cristo es y todo lo que hizo y padeció por los hombres participa de la eternidad divina y domina así todos los tiempos y en ellos se mantiene permanentemente presente. El acontecimiento de la Cruz y de la Resurrección permanece y atrae todo hacia la Vida”.

Este año, por lo tanto, somos todos invitados a actualizar este misterio en nuestras vidas. Lo hacemos a través de las celebraciones y lo hacemos también, cuando espiritualmente nos unimos a Cristo, con nuestra oración.

El Catecismo (1104) nos explica también cómo esta actualización del misterio pascual, se hace contemporáneo nuestro a través de la acción del Espíritu Santo:

La liturgia cristiana no sólo recuerda los acontecimientos que nos salvaron, sino que los actualiza, los hace presentes. El misterio pascual de Cristo se celebra, no se repite; son las celebraciones las que se repiten; en cada una de ellas tiene lugar la efusión del Espíritu Santo que actualiza el único Misterio”.

Os invito a vivir esta actualización del misterio pascual en nuestras vidas y en nuestras comunidades en las celebraciones de esta Semana Santa, dejémonos inundar por esta acción del Espíritu Santo; si así lo hacemos Él nos renovará y nos dará fuerzas para vivir nuestra vida cristianas con mayor autenticidad, aliviará nuestras penas, nos dará luz en nuestras oscuridad, seguridad en medio de la incertidumbres y, sobre todo, nos lanzará a testimoniar nuestra fe y hacer más efectiva nuestra caridad y servicio.

Queridos turiasonenses, os invito a vivir esta Semana Santa como un tiempo especial de interiorización. AMAR, MORIR y RESUCITAR: tres realidades para pensar y para vivir en estos días y en toda nuestra vida.

A todos os deseo una santa celebración del misterio pascual de Cristo en esta Semana Santa.

+ Eusebio Hernández

Obispo de Tarazona

 

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 270 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.