Carta pastoral de Mons. José Manuel Lorca: Domingo de Ramos, puerta de la Semana Santa

Celebramos la entrada de Jesús en Jerusalén, montado en un borrico. Con este acto de humildad, nos muestra así el camino de abajamiento que le llevará hasta la muerte y una muerte de cruz. Nosotros sabemos que los caminos del Señor son rectos y por los que se puede andar con seguridad, porque es el mismo Dios el que allana los senderos a los justos. En la liturgia de este Domingo de Ramos se anuncia la Pasión del Señor, pero, al mismo tiempo, abre horizontes de esperanza, porque nos adelanta la victoria de Jesús sobre la muerte.

Nuestro Señor es aclamado a la entrada de Jerusalén; la gente seguía con la admiración hacia Él, creo que lo aclamaban de corazón, reconociendo su grandeza: «¡Es Jesús, el profeta de Nazaret de Galilea!». Jesucristo entró en Jerusalén entre los gritos de alabanza de unos, la indiferencia e ignorancia de otros, y la confesión de fe de los creyentes… Me pregunto: ¿Qué ha pasado para que estos que gritan sus alabanzas, a los pocos días pidan que lo crucifiquen?, ¿a qué se debe este cambio de opinión? La respuesta puede encontrarse en algo sencillo, que aquellos cánticos estaban muy influenciados por sus sentimientos de admiración y el juicio les venía de comprobar las obras que hacía Jesús, de la fama que le acompañaba, pero eso es fugaz, ya que cuando vienen los problemas la gente se olvida. Y aquí viene la catequesis que quiere el Señor que aprendan, Jesús les enseñará a hacer la voluntad del Padre, puesto que hacer la voluntad del Padre es su alimento. En la Sagrada Escritura podemos ver su conciencia clara y decidida a hacer la voluntad del Padre, recordad lo que dijo en otro momento de conflicto con los judíos: «Cuando levantéis en alto al Hijo del hombre, entonces conoceréis que “Yo soy”, y no hago nada por mí mismo, sino que, según me enseñó el Padre, hablo. El que me envió está conmigo; no me ha dejado solo, porque yo hago siempre lo que es de su agrado» (Jn 8, 28-29).

Jesucristo es el fundamento, es la base inamovible de nuestra fe, quien se apoye en Él no vacilará; ha sido la voz del Padre pronunciada para nosotros, para que creamos en Él, para que le escuchemos y le sigamos. Su glorificación pasará por la cruz. El Señor ha cambiado nuestra suerte y nos ha rescatado de las garras de la muerte pagando un precio muy alto, no con bienes efímeros, con oro y plata, sino a precio de su propia sangre. Lo más grande ahora es que no nos pertenecemos, sino que somos propiedad del que nos compró y nos salvó. Creer hoy en Jesucristo, muerto y resucitado, es una experiencia personal y comunitaria muy grande, es un dejarse seducir, mejor, es un dejarse redimir por Dios, a través de su Hijo, que se ha empeñado en ofrecernos la salvación y quiere que abandonemos el mal.

Jesucristo es el Rey justo, nuestro Salvador y Señor, y tomar la decisión firme y preferencial por seguirle es acertar en la elección del Camino, la Verdad y la Vida. Mediante la fe, Cristo habita en el corazón del creyente, por eso el discípulo se asemeja a su Señor y se configura con Él, lo cual es «fruto de la gracia». Le hemos costado caro a Dios, a precio de sangre, y en estos días veremos cómo Jesús pasa por el sufrimiento, con bofetadas e insultos y no abrirá la boca, porque está experimentado en dolores. El Varón de Dolores nos podrá consolar y confortar. Entró en el camino la cruz y escogió como suyos los sufrimientos, no solo físicos, sino morales que le acompañaron hasta la muerte, todo por amor a nosotros, para darnos la prueba decisiva de su amor, para reparar el pecado de los hombres.

+ José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagena

 

Mons. José Manuel Lorca
Acerca de Mons. José Manuel Lorca 357 Articles
Mons. D. José Manuel Lorca Planes nació en la localidad murciana de Espinardo, diócesis de Cartagena, el 18 de octubre de 1949. Curso los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor "San Fulgencio“ de Murcia. Es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de Granada. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1975. Recibió la ordenación episcopal en Teruel el 6 de marzo de 2004. Nombrado Obispo de Cartagena el 18 de julio de 2009, tomó posesión el 1 de agosto de ese mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades.