Carta pastoral de Mons. Joan E. Vives: ¡Celebremos la victoria de Cristo!

Unidos a Jesucristo, ¡celebremos la Semana Santa! Si en ella entramos, viviremos días muy decisivos para la vida de la gracia. Estamos todavía en una pandemia cruel y dolorosa. Es muy duro lo que nos está pasando en todo el mundo. Y entre nosotros, aún nos modifica el domingo de Ramos, sin procesiones por las calles ni grandes encuentros de las familias. No tendremos procesiones y las celebraciones presenciales, serán contenidas. Tampoco cantaremos Caramelles para sembrar la alegría del Resucitado. Pero en medio de esta debilidad que nos hermana a toda la humanidad, tenemos la presencia bien real de Cristo Muerto y Resucitado, que continúa sufriendo en los enfermos, en los ancianos, en las familias con problemas, en los trabajos que se pierden, en los que están solos, o que mueren y son enterrados en soledad… También es cierto que tenemos una solidaridad renovada de muchas personas que luchan y ofrecen sus servicios, que aman y hacen esfuerzos por superar las condiciones adversas. Tenemos la esperanza que brota de la fe en Cristo Salvador. Este es nuestro tesoro.

 

Celebremos la victoria de Cristo agitando los ramos a nuestro Rey. Toda esta Semana haremos memoria creyente y agradecida del don de la Vida Nueva de Cristo. Por eso debemos ser humildes y sencillos, como los niños, y recibir y acoger al Señor, con el compromiso de seguirlo siempre con fidelidad.

 

Celebremos la victoria de Cristo que en el Crisma y los Óleos santos bendecidos en la Misa Crismal, y con el presbiterio diocesano renovando valientemente sus promesas sacerdotales, prolongarán la santificación pascual de todos los fieles, en todos los templos de la Diócesis, a lo largo del año.

 

Celebremos la victoria de Cristo que nos ofrece el perdón del Padre. Tratemos de vivir, en estos días, la celebración del perdón sacramental, que restaura en nosotros la imagen de hijos perdonados por la misericordia del Padre del cielo.

 

Celebremos la victoria de Cristo que el Jueves Santo nos hace el don de la Eucaristía que perpetúa la Pascua y nos llena de la caridad de Cristo, que se abaja hasta lavar los pies de los apóstoles y nos da el mandamiento nuevo.

 

Celebremos la victoria de Cristo que el Viernes Santo revive su Pasión y su Muerte, quedándonos con María y el discípulo que Jesús amaba al pie de la Cruz. Adoremos la Cruz que llena de sentido el sufrimiento y nos da esperanza.

 

Celebremos la victoria de Cristo porque Sábado Santo, en silencio, confiaremos y rezaremos, esperando que Dios no abandona nunca a su Hijo, y lo Resucitará de entre los muertos, abriendo nuestra esperanza a la vida nueva de los resucitados.

 

Celebremos la victoria de Cristo porque, como en un nuevo bautismo, seremos totalmente renacidos en la Vigilia Pascual y, el Domingo de Pascua, gustaremos el Amor que todo lo vence, sin dejar de cantar el Aleluya, porque Cristo ha vencido , ha resucitado, y todo ha sido renovado.

 

Entremos con Jesús en Jerusalén, y vivamos cristianamente esta Semana haciendo un poco de esfuerzo por asistir presencialmente a las celebraciones, siguiéndolas con devoción. ¡Gozosa Semana Santa!

+Joan-Enric Vives,

Arzobispo de Urgell

 

 

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 384 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).