Carta pastoral de Mons. Atilano Rodríguez: ‘Padre y hermano, como San José’

El próximo día 19 de marzo, festividad de San José, celebramos también “el Día del Seminario”. San José recibió de Dios el encargo de cuidar de María y de colaborar con Ella en la educación de Jesús durante los años de su vida oculta en Nazaret. Quien cuidó de la formación de Jesús es reconocido también como modelo para los presbíteros en el ejercicio de su ministerio y como padre de los seminaristas, que se forman en el seminario para configurarse con Jesucristo en el servicio del Pueblo de Dios.

El lema elegido para orientar la campaña del seminario este año “Padre y hermano, como San José”, nos recuerda a los presbíteros y a quienes se preparan para el presbiterado, que hemos de cuidar la vida de cada persona con el corazón y los sentimientos de Jesucristo, teniendo en cuenta que cada ser humano es nuestro hermano y que espera nuestro servicio humilde y generoso.

Los sacerdotes y seminaristas son convocados por Dios para seguir de cerca a su Hijo, para dejarse modelar por sus enseñanzas, para descubrir su providencia paternal y para experimentar que siempre da el ciento por uno a quienes dejan todo lo que da el mundo para ponerse confiadamente en sus manos. Puesto que Dios cuida de nosotros, hemos de descargar en Él las preocupaciones, problemas y agobios de cada día.

La formación recibida en el seminario tiene que acrecentarse cada día de la vida del presbítero por medio de la formación permanente. Ésta, al igual que la formación de cualquier cristiano, no puede reducirse a la acumulación de conocimientos intelectuales, sino que ha de estar iluminada por la oración contemplativa. Quien no se para a contemplar los sentimientos, actitudes y comportamientos de Jesucristo, el Buen Pastor, no podrá identificarse con Él ni estará en condiciones de asumir el cuidado de los hermanos para que no se pierda ninguno de los que le son confiados.

Los presbíteros y seminaristas no pueden desentenderse de la vida de sus semejantes, especialmente de la suerte de los más débiles. La vida del presbítero y la de quienes se preparan para serlo tiene sentido porque está ligada a la de los demás. Por eso, no pueden contemplar la vida como un tiempo que pasa, sino como una oportunidad para crecer en el encuentro con Dios y con los hermanos. En la relación frecuente con Dios, se descubre la luz, la fuerza y la paz para mostrarlas a los hermanos.

Queridos diocesanos, os invito a orar hoy y siempre por nuestros queridos sacerdotes y seminaristas para que no se cierren nunca en sí mismos y para que estén siempre dispuestos a serviros a todos, buscando vuestro bien y levantando a los tirados en el camino como buenos samaritanos. Que nuestro Dios, por intercesión de San José, en este año especialmente dedicado a contemplar su testimonio de fe, de amor y de fidelidad, suscite nuevas vocaciones al sacerdocio y nos ayude a todos a crecer en estatura, sabiduría y gracia ante Dios y ante los hombres, como hizo con Jesús.

Con mi sincero afecto y bendición, feliz día de San José.

 

+ Atilano Rodríguez,

Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Mons. Atilano Rodríguez
Acerca de Mons. Atilano Rodríguez 355 Articles
Mons. D. Atilano Rodríguez nació en Trascastro (Asturias) el 25 de octubre de 1946. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Oviedo y cursó la licenciatura en Teología dogmática en la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 15 de agosto de 1970. El 26 de febrero de 2003 fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo, sede de la que tomó posesión el 6 de abril de este mismo año. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostado Seglar y Consiliario Nacional de Acción Católica desde el año 2002. Nombrado obispo de Sigüenza-Guadalajara el día 2 de febrero de 2011, toma posesión de su nueva diócesis el día 2 de abril en la Catedral de Sigüenza.