Carta pastoral de Mons. Francisco Pérez: La Semana Santa está viva en el interior de cada persona

No hay día que abramos los periódicos o los medios de comunicación que se hable de cómo vivir la Semana Santa. Pero hay un punto del que, con pena, se pasa por alto o se les olvida y es la vivencia espiritual y litúrgica de la Semana Santa. Y esto es lo más importante puesto que la Semana Santa se vivirá como siempre aunque ciertos actos, más bien externos, no tendrán visibilidad como son las procesiones. El centro de la Semana Santa es la exposición más bella que pueda existir: La pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Pero lo más grande y hermoso que se ha manifestado, se manifiesta y siempre se manifestará, en la Semana Santa, nadie lo ha podido superar y nadie lo podrá borrar. No hay experiencia tan excelsa como la vida de Jesucristo que ha ofrecido su vida por puro amor al ser humano y nos ha salvado.

Si hiciéramos, como si se realizara un escáner que explora el cuerpo humano, veríamos las experiencias tan diversas y distintas en el interior de cada persona. Me voy a fijar en algunas de ellas y así podremos apreciar lo que significa la Semana Santa en la experiencia humana. Unas experiencias son positivas pero hay varias sufrientes que pueden admitirse como realidades negativas y dolorosas.

1. El sentido del dolor. Nadie quiere que en su vida exista el dolor, pero esto es un deseo no una realidad. El dolor y sufrimiento existe queramos o no queramos. Desde siempre así se ha manifestado y siempre ha existido. Ahora bien en el ambiente social y cultural existe, en el ser humano contemporáneo, la apetencia a ser dichoso, buscando en la dicha la evitación del dolor y pasa por alto puesto que cuando llega el dolor no sabe afrontarlo y no le da sentido profundo al mismo. Recuerdo con estupor y conmoción la experiencia de Wiliam Cowper, un poeta cristiano, que sufrió terriblemente. Cuatro veces se volvió loco, intentó suicidarse en varias ocasiones y se vio debilitado por depresión durante largos años. Pero la desesperación de este buen poeta no fue la suma ni lo total de su vida. Fue la esperanza y la fe en Dios. De ahí que escriba: “No juzguéis al Señor con vuestros débiles sentidos/Sino confiad en su gracia; detrás de una providencia de ceño fruncido/ Dios esconde un rostro sonriente/.Sus propósitos madurarán con rapidez, abriéndose hora tras hora/ El capullo tendrá amargo sabor, pero dulce será la flor/.” Tan real como sea el sufrimiento, Dios es más real. Tan profundo como pueda llegar el sufrimiento, Dios va más profundo.

2. El vacío de la vida. Más nos adentramos en las superficialidades de la vida como son el materialismo, el hedonismo, el pansexualismo… más vacios y vicios provocan en la vida. Cuántas veces se oye decir: “Estoy desilusionado de la vida porque no encuentro satisfacción interior”. Es el sufrimiento del sinsentido vital. Se pierden los valores existenciales, se muestran las angustias interiores, los miedos se agolpan con frenesí, se descuelgan sentimientos de culpabilidad, se apropian fantasmas de ilusión sin contenido y se buscan caminos erróneos de adicciones viciosas de todo tipo. La única salida lleva como consecuencia a la desesperación y la única posible solución es la pregunta que emana de tal situación: “¿Por qué? En la respuesta auténtica está el camino de esperanza que es Jesucristo. Basta saber que el sufrimiento humano tiene un modelo de vida sufriente. Albert Camus, desde su dramática falta de fe, lo sentía profundamente y escribe: “La noche del Gólgota tiene tanta importancia en la historia de la humanidad porque en aquellas tinieblas, abandonando ostensiblemente su privilegios tradicionales, la divinidad (Jesucristo) ha vivido hasta el fondo, la angustia de la muerte”. Y se ha hecho cercano a todo sufrimiento humano, es más, se ha identificado poniéndose en el lugar del dolor humano.
Ante los dolores, sufrimientos y vacíos existenciales bien podemos decir que se sigue haciendo presente la Semana Santa en lo más íntimo del ser humano. Por eso, como decía el Papa San Juan Pablo II, que para poder percibir la verdadera respuesta al “¿por qué?” del sufrimiento, tenemos que volver la mirada a la revelación del amor de Dios, fuente última del sentido de todo lo existente. El amor es también la fuente más rica sobre el sentido del sufrimiento, que es siempre un misterio; somos conscientes de la insuficiencia e inadecuación de nuestras explicaciones. Cristo nos hace entrar en el misterio y nos hace descubrir el “¿por qué?” del sufrimiento, en cuanto somos capaces de comprender la sublimidad del amor divino. Todo dolor, todo sufrimiento y todo vacío encuentra su respuesta en la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 369 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).