Carta pastoral de Mons. Enrique Benavent: Custodios de la vida

El próximo 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación, celebramos la jornada por la vida. La persona del Hijo de Dios, cuya existencia humana comienza en el momento de su Encarnación, es el mayor regalo de Dios a la humanidad. La venida de Cristo al mundo es una luz que abre a todos los hombres un horizonte de esperanza, pues nos anuncia que, a pesar de las dificultades de la vida, ésta merece la pena ser vivida. Si el Hijo de Dios aceptó una existencia como la nuestra, el hecho de haber sido llamados por Dios la vida es un acto de amor: el Padre nos mira con el mismo amor con el que contempla a su Hijo encarnado. Jesús se hizo uno de nosotros para comunicarnos la vida divina. La existencia temporal tiene una meta que va más allá: es camino para la Vida eterna. Esta verdad de nuestra fe nos ayuda a entender el gran valor que tiene para Dios la vida de todo ser humano.

Sin embargo, actualmente nos hallamos inmersos en una cultura que no valora la vida como un don que debe ser acogido con gratitud. El ser humano es tratado como un objeto del que se puede disponer según la propia voluntad. Cuando no se quiere acoger al hijo concebido, se justifica su eliminación; cuando se desea, se justifican todos los medios que los avances científicos y técnicos nos ofrecen, y se “fabrican” seres humanos por los que se paga, como cuando se adquiere una mercancía.

Reducido el ser humano a un objeto, deja de tener un valor absoluto. Se mide con los mismos criterios que las cosas: la utilidad y la calidad. Cuando una vida no se considera útil o no goza de la calidad que desearíamos, se piensa que no vale la pena vivirla. Esta mentalidad se va asumiendo progresivamente por la sociedad e incluso por los enfermos, que llegan a pensar que son una molestia y que ya nada tienen que hacer aquí. La fragilidad es un aspecto constitutivo de la existencia humana y nos debemos preparar espiritualmente para aceptarla. Los creyentes, que contemplamos la vida humana con la mirada de Dios, sabemos que nadie “vale” menos en ninguna circunstancia.

A esto se une otro rasgo que caracteriza nuestra cultura: la identificación de los deseos con los derechos y la ausencia de todo límite ético que pueda ser una barrera a la realización de los propios deseos. Los derechos humanos son como una garantía que ha de proteger a las personas. El derecho de todo ser humano a la vida tiene como consecuencia el deber del Estado y de todos los miembros de la sociedad de protegerla en todos los casos. La identificación de los derechos con los deseos ha llevado a la aprobación de una serie de leyes que dejan la vida humana en manos de los otros: de los padres en el caso del no nacido, o de los familiares o el sistema sanitario en caso de ancianidad o enfermedad grave.

Aunque tenemos la sensación de que esta cultura es irreversible, los cristianos no debemos perder la esperanza. San José, que acogió y protegió la vida del Niño Jesús, y a quien en la tradición católica nos confiamos para pedirle una muerte en gracia, que es la auténtica muerte digna, nos ayude a encontrar caminos para ser custodios de la vida de todo ser humano.

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa

Mons. Enrique Benavent Vidal
Acerca de Mons. Enrique Benavent Vidal 209 Articles
Nació el 25 de abril de 1959 en Quatretonda (Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Moncada (Valencia), asistiendo a las clases de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” donde consiguió la Licenciatura en Teología (1986). Es Doctor en Teología (1993) por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos de Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, durante su primera Visita Apostólica a España. CARGOS PASTORALES En su ministerio sacerdotal ha desempeñado los cargos de: coadjutor de la Parroquia de San Roque y San Sebastián de Alcoy (provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia) y profesor de Religión en el Instituto, de 1982 a 1985; formador en el Seminario Mayor de Moncada (Valencia) y profesor de Síntesis Teológica para los Diáconos, de 1985 a 1990; y Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, de 1993 a 1997. Durante tres años, de 1990 a 1993, se trasladó a Roma para cursar los estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana. Es profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia”, desde 1993; profesor en la Sección de Valencia del Pontifico Instituto “Juan Pablo II” para Estudios sobre Matrimonio y Familia, desde 1994; Director del Colegio Mayor “S. Juan de Ribera” de Burjassot-Valencia, desde 1999; Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia, desde 2004, y Director de la Sección Diócesis de la misma Facultad, desde 2001; además, desde 2003, es miembro del Consejo Presbiteral. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia el 8 de noviembre de 2004. El 17 de mayo de 2013 el Papa Francisco le nombró Obispo de Tortosa. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE, desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe y desde 2005 de la de Seminarios y Universidades.