El compromiso solidario frente al coronavirus de Manos Unidas

Este mes de marzo se cumple un año desde que la OMS declarara la pandemia del nuevo coronavirus. Desde los primeros momentos, Manos Unidas reaccionó con rapidez para sumarse al trabajo de prevención de la Covid-19 y a la asistencia a las poblaciones más empobrecidas del Sur.

Las cifras globales dan cuenta del trabajo desarrollado por Manos Unidas hasta marzo de 2021:

De los más de cuatro millones y medio de euros aprobados en iniciativas relacionadas con la Covid-19, se ha invertido un total 3.379.139 € en 136 proyectos de emergencia para apoyar a las personas más vulnerables ante la crisis social y sanitaria. Toda la labor que representan estas cifras o, en otras palabras, la atención a ese millón y medio de mujeres, hombres, niños, niñas, personas mayores, no hubiera sido posible sin las aportaciones de miles de personas y entidades que canalizan su solidaridad a través de Manos Unidas. En su nombre y, a través de estas líneas, transmitimos su agradecimiento.

Porque gracias a los proyectos apoyados, muchas personas no solo han podido obtener mascarillas, sino que han fortalecido sus medios de vida a través del apoyo a la producción local, como es el caso de las mujeres en situación de pobreza en países como India. O porque muchas personas con síntomas han podido acceder a test rápidos en los rincones más apartados de África, como en Kribi (Camerún), donde se realizaron casi 2.500 pruebas para identificar 350 positivos, 343 de los cuales siguieron un confinamiento domiciliario para evitar nuevos contagios y solo 7 tuvieron que ser derivados a hospitales.

Más de 130 proyectos de emergencia, más de 130 motivos para el agradecimiento, ya que Manos Unidas y todas las organizaciones socias en cada uno de los países han actuado con eficacia y coordinación para paliar los impactos sanitarios, sociales y económicos de la pandemia de manera inclusiva y respetuosa con el entorno. A estas intervenciones de emergencia, se suman además todos los proyectos que han sido reformulados para adecuarse a la situación excepcional que ha supuesto la pandemia. En total, se han reformulado 183 proyectos.

Asimismo, reconocemos el esfuerzo de las instituciones públicas que nos han ayudado durante estos meses, desde la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo a través de los Convenios que venimos ejecutando en Ecuador, Filipinas y Senegal, hasta los organismos de la cooperación descentralizada que nos han otorgado subvenciones de emergencia para apoyar acciones en Guatemala y Nicaragua.

Pensamos que toda esta labor se deriva de la responsabilidad compartida que tenemos como sociedad civil organizada y comprometida con la justicia global.

Desde Manos Unidas, pensamos que toda esta labor se deriva de la responsabilidad compartida que tenemos como sociedad civil organizada y comprometida con la justicia global. Nos damos cuenta de que somos personas privilegiadas que podemos mirar más allá de nuestras fronteras y conocer el día a día en muchas comunidades indígenas, migrantes, campesinas.

Cierto es que, en algunos contextos africanos, el coronavirus no ha trastocado tanto sus vidas y, al preguntarnos la razón, caemos en la cuenta de que ya vivían vidas trastocadas y de que su día a día ya era una lucha por sobrevivir, por conseguir una alimentación adecuada, por acceder a la educación primaria, por alcanzar una fuente de ingresos estable… Por todo ello, debemos seguir fomentando el empoderamiento y la autonomía de las comunidades y apoyarlas para que su resiliencia ante las dificultades sea cada vez mayor.

Seguimos contando con ustedes –socias, socios, empresas, instituciones públicas y privadas– para luchar decididamente contra la pobreza y sus causas, a las que ahora se suma también la Covid-19. Seguimos contando contigo.

Economía social y solidaria en tiempos de pandemia: el ejemplo de Ecuador

Manos Unidas ha promovido la ayuda mutua y la solidaridad entre el campo y la ciudad, entre comunidades campesinas a las que habíamos apoyado anteriormente en su soberanía alimentaria y asentamientos urbanos vulnerables. Es el caso, en Ecuador, de la ciudad de Loja y de la provincia de Azuay. En la provincia se organizó el acopio de productos de temporada como hortalizas, frutas, cacao y arroz orgánico, entre otros. Con esto se montaron kits de alimentos para más de 1.000 familias de la ciudad. La venta supuso para las organizaciones campesinas unos importantes ingresos que beneficiaron a 50 familias productoras. Así, se logró evitar la compra a grandes empresas, en muchas ocasiones extranjeras, y se facilitó la salida de los productos a un precio justo, salvando la especulación habitual en momentos de crisis como el generado por la Covid-19.

(Manos Unidas)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43528 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).