Carta pastoral de Mons. Eusebio Hernández: Fiesta de San José y aniversario de mi Ordenación Episcopal

Han transcurrido 10 años de aquel 19 de marzo de 2011. Todo ha pasado rápidamente, como un suspiro. Parece que fue ayer cuando me acercaba tembloroso, pero confiado, al monasterio de Veruela. Después de 35 años en la ciudad eterna, nuestro Padre Dios me conducía a esta pequeña pero maravillosa diócesis de Tarazona. Sí, todo era nuevo para mí: nuevo servicio ministerial, nuevos compañeros sacerdotes, nuevas personas a las cuales prestar mi atención y volcar mi afecto e interés, nuevo ambiente humano, cultural, eclesial y religioso. Sí, tantas cosas nuevas, pero todas regadas abundantemente por cariño de Dios y de vuestras personas. Están siendo años verdaderamente llenos de satisfacción y felicidad, y los momentos oscuros y difíciles, que ha habido, han sido para valorar y apreciar más lo bueno y mucho que me habéis dado. Gracias de verdad.

Lo más doloroso están siendo estos largos meses de incertidumbre, dolor y sufrimiento que nos está causando el Covid 19. Me llora el corazón cuando escucho los números de muertos que este virus nos está llevando. Os acompaño con todo mi afecto queridos hermanos sacerdotes, religiosas, laicos. Rezo por todos vosotros y por vuestras familias. No os sintáis solos, Dios nuestro Padre camina con vosotros en medio de vuestros dolores y sufrimientos.

Para mi ordenación episcopal elegí la fiesta de San José. Quería ponerme bajo su protección y amparo. Si Él cuido con tanto cariño y atención a María y a Jesús, confiaba que también me acompañase a mi. Y así lo he sentido, cercano, solícito y buen consejero.

El sentido profético del Padre Francisco le ha llevado a dedicar este año a recordar y celebrar a San José, Patrono de la Iglesia universal. Preciosa coincidencia que me llena de profundo gozo y satisfacción. Todos sabemos el especial afecto y devoción que el Papa tiene a San José. En su habitación tiene una imagen de San José reposando y debajo de su regazo pone los problemas y necesidades para que San José se los solucioné, como hizo con Jesús y María. Y estoy seguro que se los soluciona.

Os invito queridos hermanos sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos que os unáis siempre, pero especialmente en este 19 de marzo, fiesta de San José, a mi oración y celebración, para que San José siga acompañándonos a todos en nuestro caminar diario y nos proteja contra esta ola mortífera de la pandemia.

El 19 celebraré la eucaristía en la catedral, a las 7 de la tarde, me acordaré de todos vosotros queridos feligreses de toda la diócesis de Tarazona.

Os saludo con un abrazo y mi bendición.

+ Eusebio Hernández Sola

Obispo de Tarazona

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 271 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.