Carta pastoral de Mons. Carlos Escribano: Id a José

El mes de marzo está dedicado en la tradición cristiana, singularmente, a san José. Este año esta memoria tiene una especial relevancia por el ‘Año de San José’ que el papa Francisco ha proclamado y que comenzó el pasado 8 de diciembre y durará hasta el 8 de diciembre próximo. Como sabemos el motivo de esta iniciativa es porque en 1871, el beato Pío IX, lo declaró patrono de la Iglesia católica. Se cumplen ahora 150 años de aquella feliz iniciativa. Desde entonces los papas han ido enriqueciendo la reflexión sobre la figura de sanJosé: el venerable Pío XII lo presentó como “patrono de los trabajadores” y san Juan Pablo II como “custodio del Redentor”. El pueblo lo invoca como “patrono de la buena muerte”.

La proclamación de este año josefino ha coincidido con la publicación de la carta ‘Patris Corde’ sobre san José, escrita por el papa Francisco. El objetivo de la misma es que crezca el amor al esposo de la Virgen María para que nos sintamos llamados a implorar su protección, a imitar sus muchas virtudes y a descubrir en él algunos rasgos que iluminan la vida cristiana.

Me resulta muy sugerente el cómo Francisco va detallando el sentido de la paternidad de san José, destacando algunos elementos que la configuran y que nos sirven a nosotros de estímulo en nuestro seguimiento de Jesús. Dice de él que es padre amado del pueblo cristiano; padre en la ternura que se inclina ante la debilidad; padre en la obediencia pronunciando siempre su sí a Dios; padre en la acogida sin exclusiones; padre trabajador; padre en la sombra del Padre dispuesto siempre a la auto donación y, por último, padre de la valentía creativa.

Todos los apelativos me parecen muy sugerentes en la propuesta del Papa, pero permitidme que me quede con el último: la valentía creativa. Esta “surge especialmente cuando encontramos dificultades. (…). A veces las dificultades son precisamente las que sacan a relucir recursos en cada uno de nosotros que ni siquiera pensábamos tener. Muchas veces, leyendo los ‘Evangelios de la infancia’, nos preguntamos por qué Dios no intervino directa y claramente. Pero Dios actúa a través de eventos y personas. José era el hombre por medio del cual Dios se ocupó de los comienzos de la historia de la redención. Él era el verdadero `milagro’ con el que Dios salvó al Niño y a su madre. El cielo intervino confiando en la valentía creadora de este hombre” (Patris Corde 5).

Valentía creativa que, aprendiéndola de san José, puede ayudarnos a sacar adelante con audacia esta situación de crisis provocada por la pandemia y puede iluminar también el complejo reto de la evangelización que tenemos delante.

Os animo a vivir con intensidad este año dedicado a san José y a vivir muy cerca de él su fiesta, el próximo día 19.

 

+ Carlos Escribano Subías

Arzobispo de Zaragoza

 

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 208 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.