Crónica de las Jornadas Abiertas de Teología de la diócesis de Lugo

El Vicario general de la archidiócesis de Oviedo, Jorge Juan Fernández Sangrador, inauguró el pasado 8 de marzo las XXXV Jornadas Abiertas de Teología  de la diócesis de Lugo tratando sobre la percepción de la muerte en nuestro tiempo.

Comenzó hablando de seis tendencias emergentes con su visión de la muerte: transhumanismo, animalismo, neurocientismo, ideología de género, pensamiento débil y emergentismo. Una de las diferencias con la escatología cristiana es que en esta no habrá resurrección de la carne hasta que estemos todos, mientras que en las otras escatologías pesa más el individualismo.

Dentro de la ponencia “Situación actual y retos pastorales ante la muerte”, otro tema que trató Fernández Sangrador fue el de la ética y la inteligencia artificial, poniendo como casos los de robots que atienden a ancianos en sus casas, o incluso robots usados en el ámbito religioso (Mindar, Bless U-2). Finalmente habló de personas transformadas en el terreno espiritual a partir de la audición de ciertos temas musicales: Erik Varden, García Morente, Paul Claudel.

El 9 marzo el obispo de Tortosa, Mons. Enrique Benavent, intervino a través de videoconferencia en la segunda sesión de las Jornadas Abiertas de Teología. En el trasfondo de los números 15-18 de la instrucción pastoral Un Dios de vivos está el debate sobre el tema de la resurrección. Mons. Enrique Benavent se refirió a dos obras –Ser cristiano de Hans Küng y Jesús, la Historia de un Viviente de Edward Schillebeeckx– y comentó que las explicaciones de ambos no ayudan a superar todas las cuestiones que suscitan los textos bíblicos. En el fondo quieren explicar la resurrección de Jesucristo reconstruyendo el proceso que vivirían los apóstoles (conversión, vocación) para llegar a la convicción de que Cristo estaba vivo.

Küng y Schillebeeckx se preguntan por el origen de la fe pascual, pero una teología que explique plenamente el contenido de la fe en la resurrección de Jesucristo no puede conformarse solo con la pregunta sobre el proceso vivido por los discípulos, hay que preguntarse por el fundamento de la fe. También señaló Mons. Enrique Benavent que hay fundamentalmente dos manifestaciones comprobadas sobre la resurrección de Jesucristo: el hallazgo del sepulcro vacío, que es un signo esencial, y la aparición de Cristo a los discípulos tras su resurrección.

El 10 marzo el obispo diocesano de Lugo Mons. Alfonso Carrasco se encargó de poner punto final a la edición de este año de las Jornadas con el relatorio Creemos en la resurrección de la carne. Entre otras cuestiones, señaló que “del testimonio de la resurrección de Cristo pende nuestra esperanza y en realidad toda nuestra fe en Dios, del que comprendemos así que no nos abandona. Porque Jesucristo, pasando de la muerte a la vida, no nos dejó atrás a nosotros y a este mundo que podríamos decir traidor, que lo había traicionado, para ir a tierras y cielos más felices. No resucitó para quedar sólo sino para bien de todos como el primogénito”.

Mons. Alfonso Carrasco repasó algunas perspectivas no cristianas de la muerte:

– Glorificación de la humanidad con una conclusión del progreso humano

– Perspectiva helenística, que ve el alma en una prisión corporal

– Los desinteresados por el destino del alma tras la muerte consideran como único importante el mundo terrenal – Reencarnación, algo nada esperanzador

– Otra perspectiva no cristiana es la que ve la muerte como aniquilamiento de alma y cuerpo También advirtió Mons. Alfonso Carrasco tanto sobre las ideologías para las cuáles este mundo no vale nada como aquellas otras que, divinizando el mundo, lo convierten en el único horizonte de la vida humana.

También advirtió Mons. Alfonso Carrasco tanto sobre las ideologías para las cuáles este mundo no vale nada como aquellas otras que, divinizando el mundo, lo convierten en el único horizonte de la vida human

(Diócesis de Lugo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44792 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).