1 de cada 4 alumnos en la diócesis de Girona cursa Religión católica

Un total de 28.699 alumnos de centros de titularidad pública y de escuelas cristianas de la diócesis de Girona están matriculados, durante este curso 2020-2021, en la asignatura de Religión católica, lo que representa un 26,28%. De este total, 9.918 alumnos estudian en centros públicos y 18.781 en escuelas cristianas.

El delegado episcopal de Enseñanza y de la Escuela Cristiana del obispado de Girona, Pere Micaló, afirma que estos datos se sitúan en la media del conjunto de Cataluña y señala que «ante el momento excepcional que se está viviendo, desde la delegación se indicó al profesorado de religión que se pusiera a disposición de los equipos directivos de las escuelas y que colaboraran al máximo en su organización en todos los niveles «.

En cifras desglosadas, entre centros públicos y escuelas cristianas, las etapas de Educación Infantil y Primaria cuentan con 17.641 alumnos (26,02%) que cursan la asignatura y las etapas de ESO y Bachillerato cuentan con 11.058 alumnos (26,71 %).

En cuanto a los centros públicos, 5.664 alumnos (10,27%) la cursan en las etapas de Educación Infantil y Primaria y 4.254 alumnos (12,54%) en la ESO y Bachillerato. En estas escuelas se ha contado con 183 maestros y profesores en activo, de los que 122 han impartido la asignatura en las etapas de Educación Infantil y Primaria, y 61 en las etapas de ESO y Bachillerato.

En relación con las escuelas cristianas, 11.977 alumnos (94,50%) la cursan en las etapas de Educación Infantil y Primaria; y 6.804 alumnos (91,19%) en la ESO y Bachillerato. En estas escuelas se ha contado con 481 maestros y profesores en activo, de los que 370 han impartido la asignatura en las etapas de Educación Infantil y Primaria, y 111 en las etapas de ESO y Bachillerato.

(Diócesis de Girona)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44532 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).