Carta pastoral de Mons. Julián Ruiz Martorell: Día del Seminario

 Queridos hermanos en el Señor:
      Os deseo gracia y paz.
“Padre y hermano, como san José” es el lema del Día del Seminario 2021. San José, patrón de los seminarios y padre de los seminaristas, es un referente de vida, de acogida, de disponibilidad. Él estuvo atento a las manifestaciones de Dios que le iba indicando el sendero y las iniciativas que tenía de llevar a cabo, vivió aguardando el cumplimiento de las promesas y contribuyó a que los designios de Dios se hicieran realidad. San José cuidó y forjó las manos y la persona de Jesús, fue educador y acompañante, supo instruir en la noble condición del trabajo.
El seminario es “un lugar y un tiempo privilegiado, para que cada seminarista descubra cómo Dios lo hace crecer a través de la Iglesia y de Su mano providente. Desde esta experiencia profunda del cuidado que Dios ha tenido con ellos, podrán el día de mañana, salir al mundo como sacerdotes, dispuestos a decirles a todos: «No temas; basta que tengas fe» (Mc 5,36)” (Día del Seminario 2021. Reflexión teológico-pastoral, p. 5-6).
Es preciso valorar y cultivar las vocaciones y reconocer en ellas un don de Cristo a su Iglesia al servicio del Evangelio. El Señor llama personalmente, convoca a una peculiar vida de seguimiento, de amistad y de entrega. A la Iglesia le corresponde la trascendental tarea de acompañar y discernir las vocaciones al sacerdocio.
El ministerio de los sacerdotes en el corazón de la Iglesia es insustituible. Benedicto XVI dijo que lo que ha de distinguir a un ministro de la Iglesia es: “el amor a Cristo, una serie competencia teológica en plena sintonía con el Magisterio y la Tradición de la Iglesia, la meditación constante y personal de su misión salvadora y una vida intachable acorde con el servicio que presta al Pueblo de Dios” (Discurso a los Obispos de la Conferencia Episcopal de Uruguay en Visita ad limina apostolorum, 26-9-2008). Y también afirmó que “un hombre no puede hacer nada más grande que dar a los fieles el cuerpo y la sangre de Cristo, y perdonar los pecados” (Discurso a la Conferencia Episcopal Francesa, Lourdes, 14-9-2008).
Los seminaristas se van formando, como personas y en comunidad, a través del estudio, de la dirección espiritual, del sacramento de la Reconciliación, de la oración personal y litúrgica, de la actividad pastoral, abriéndose a las distintas realidades eclesiales. En cada jornada, la Eucaristía es celebrada y sentida como el centro de la propia vida.
Toda la comunidad diocesana reza por el Seminario y con el Seminario.
+Julián Ruiz Martorell,
Obispo de Jaca y de Huesca
Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 386 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.