Carta pastoral de Mons. Carlos Escribano: Congreso de Laicos: hacia un renovado Pentecostés

El mes de febrero del pasado año, del 14 al 16, se celebró en Madrid el Congreso de Laicos, ‘Pueblo de Dios en salida’, organizado por la Conferencia Episcopal Española. Fue un gran acontecimiento eclesial en el que la Iglesia que peregrina en España se adentró en una reflexión profunda y muy interesante, sobre el papel del laicado en este momento de la evangelización. Fue un momento de gracia, un renovado Pentecostés, en el que los participantes, más de dos mil, provenientes de todas las diócesis españolas, salimos muy renovados e ilusionados viendo el mucho trabajo que ya se está realizando y acogiendo los retos que allí se plantearon.

Es cierto que a las pocas semanas, como es sabido por todos, se decretó el estado de alarma por la dolorosa pandemia que todavía seguimos padeciendo y eso hizo que la recepción del mismo se ralentizase bastante. Aun así, se siguió trabajando y a lo largo de estos doce meses se han ido dando pasos que creo que son muy significativos y que iluminan el camino que hemos de recorrer los próximos años. Con tal fin se editó por parte de la Comisión Episcopal de Laicos una ‘Guía de trabajo’, que recoge las muchas aportaciones que hubo en el Congreso y propone una metodología adecuada para que se pueda seguir trabajando en las diócesis, movimientos y asociaciones.

Las pautas sobre las que se construyó esta reflexión y que han iluminado el precongreso y la celebración del Congreso mismo, deben seguir desarrollándose en el poscongreso en el que ahora estamos inmersos. En este contexto, tanto la sinodalidad como el discernimiento se proponen como pautas metodológicas que han marcado todo el proceso hasta ahora y que deben seguir siendo prioritarias a la hora de desarrollar nuestra acción pastoral en los próximos años. Así mismo, los itinerarios que allí se propusieron (primer anuncio, acompañamiento, itinerarios formativos y presencia en la vida pública) entiendo que son prioridades pastorales que todos debemos afrontar en el desarrollo de nuestros retos pastorales venideros. El hecho de reconocer estos itinerarios como prioritarios en nuestra tarea evangelizadora es compartido por muchos y, al estar trabajando ya en ellos desde distintas perspectivas, pueden ser fuente de comunión al abordar de modo complementario los retos que estos itinerarios nos plantean.

Sería de desear que toda esta realidad iluminase nuestra reflexión pastoral, con la vista puesta en los retos evangelizadores que tenemos los próximos años. Damos gracias a Dios por los frutos del Congreso de Laicos que ya estamos empezando a recoger. Pero queda mucho trabajo por hacer y debemos afrontarlo con ilusión, constancia y creatividad. ¡A ello os animo!

 

+ Carlos Escribano Subías

Arzobispo de Zaragoza

Mons. Carlos Escribano Subías
Acerca de Mons. Carlos Escribano Subías 195 Articles
Monseñor Carlos Manuel Escribano Subías nació el 15 de agosto de 1964 en Carballo (La Coruña), donde residían sus padres por motivos de trabajo. Su infancia y juventud transcurrieron en Monzón (Huesca). Diplomado en Ciencias Empresariales, trabajó varios años en empresas de Monzón. Más tarde fue seminarista de la diócesis de Lérida -a la que perteneció Monzón hasta 1995-, y fue enviado por su obispo al Seminario Internacional Bidasoa (Pamplona). Posteriormente, obtuvo la Licenciatura en Teología Moral en la Universidad Gregoriana de Roma (1996). Ordenado sacerdote en Zaragoza el 14 de julio de 1996 por monseñor Elías Yanes, ha desempeñado su ministerio en las parroquias de Santa Engracia (como vicario parroquial, 1996-2000, y como párroco, 2008-2010) y del Sagrado Corazón de Jesús (2000-2008), en dicha ciudad. En la diócesis de Zaragoza ha ejercido de arcipreste del arciprestazgo de Santa Engracia (1998-2005) y Vicario Episcopal de la Vicaría I (2005-2010). Como tal ha sido miembro de los Consejos Pastoral y Presbiteral Diocesanos. Además, ha sido Consiliario del Movimiento Familiar Cristiano (2003-2010), de la Delegación Episcopal de Familia y Vida (2006-2010) y de la Asociación Católica de Propagandistas (2007-2010). Ha impartido clases de Teología Moral en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón desde el año 2005 y conferencias sobre Pastoral Familiar en diferentes lugares de España. Finalmente, ha formado parte del Patronato de la Universidad San Jorge (2006-2008) y de la Fundación San Valero (2008-2010). Benedicto XVI le nombró obispo de Teruel y de Albarracín el 20 de julio de 2010, sucediendo a monseñor José Manuel Lorca Planes, nombrado Obispo de Cartagena en julio de 2009. Ordenado como Obispo de Teruel y de Albarracín el 26 de septiembre de 2010 en la S. I. Catedral de Teruel.