Armida Barelli, fundadora de la Juventud Femenina de Acción Católica, será beata

Armida Barelli

El papa Francisco ha autorizado la promulgación de los Decretos que elevarán a los altares a la cofundadora, junto al padre Agostino Gemelli, de la Universidad Católica del Sagrado Corazón, Armida Barelli, y que reconocen las virtudes heroicas de siete Siervos de Dios.

Fundadora de los primeros círculos de la Juventud Femenina de Acción Católica, dio vida en Asís al Instituto Secular de las Misioneras del Reinado de Cristo y fue cofundadora en 1921, junto al padre Agostino Gemelli, de la Universidad Católica del Sagrado Corazón. Armida Barelli es la misionera de Acción Católica a la que el papa Francisco ha reconocido el milagro decretando su próxima beatificación y con ella, en la audiencia de hoy con el cardenal Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, las virtudes heroicas de siete Venerables Siervos de Dios.

Confía en Dios y haz siempre su voluntad

Nacida en Milán el 1 de diciembre de 1882, estudió en un colegio religioso suizo antes de conocer, en 1910, al franciscano Agostino Gemelli, con quien organizó la consagración al Sagrado Corazón de los soldados italianos de la Gran Guerra. En 1917 el Card. Andrea Ferrari, arzobispo de Milán, la invitó a hacerse cargo del movimiento femenino, y fundó los primeros círculos de la futura Juventud Femenina de Acción Católica, que en septiembre de 1918, por orden del papa Benedicto XV, se extendieron por toda Italia. Murió a la edad de 71 años, el 15 de agosto de 1952, en Marzio, en la provincia de Varese, y está enterrada en la cripta de la Universidad Católica del Sagrado Corazón, en Milán. El 17 de julio de 1970, la Curia arzobispal de Milán inició el proceso diocesano para su beatificación, que continuó en Roma en la Congregación para las Causas de los Santos. El 1 de junio de 2007 fue declarada venerable por Benedicto XVI, que autorizó el decreto de promulgación de sus virtudes heroicas.

Maravillosa visión contemplativa

El cardenal Tomas Spidlik le atribuyó «una maravillosa visión contemplativa de todo lo que la rodea y una gran sensibilidad humana». Armida Barelli es una figura clave en la Iglesia del siglo XX y las semillas sembradas entonces, con el movimiento espiritual y también vocacional suscitado por su obra, siguen siendo visibles hoy. Sin la experiencia de la Juventud Femenina, todo lo que el Concilio Vaticano II reconoció más tarde, con respecto al papel de los laicos, las mujeres y los movimientos en la Iglesia, habría sido diferente. Su celo apostólico y misionero la llevó a crear una iniciativa de monjas aún activas en China, pero su compromiso estaba dirigido sobre todo a dar a conocer el derecho-deber de las mujeres a participar en la vida de la sociedad civil y de la Iglesia. El objetivo era que las mujeres aportaran su experiencia personal a la reflexión sobre la dimensión de lo sagrado. En cuanto a los retos pastorales más exigentes, solía repetir que «los católicos no tienen derecho a ser mediocres en la medida en que son testigos del sacerdocio real de Cristo».

El milagro

El milagro atribuido a la intercesión de Armida Barelli tuvo lugar en Prato. El 5 de mayo de 1989, Alice Maggini, de 65 años, fue atropellada por un camión mientras viajaba en bicicleta y sufrió una grave conmoción cerebral. Los médicos habían previsto graves consecuencias neurológicas.  Fue entonces cuando su familia invocó la intercesión del Siervo de Dios: de forma científicamente inexplicable, Alice Maggini se recuperó por completo y, sin ninguna secuela, siguió viviendo su vida con total autonomía hasta su muerte en 2012.

La alegría del Comité de Beatificación y Canonización

El anuncio fue acogido con gran alegría y gratitud al Papa por el Comité de Beatificación y Canonización (Acción Católica Italiana, el Instituto Secular de los Misioneros de la Realeza de Cristo y la Universidad Católica del Sagrado Corazón) junto con muchas personas en Italia y en todo el mundo que la recuerdan y mantienen vivo su legado. El Comité desea que «el camino de santidad vivido y testimoniado por Armida Barelli, partiendo de una fe inquebrantable en el Sagrado Corazón, sea un ejemplo y un estímulo para todos aquellos que en la vida asociativa, en el compromiso de consagración en el mundo y en la actividad cultural y académica buscan cada día contribuir a la manifestación del reino de Dios». Con su intensa vida espiritual y su incansable actividad organizativa», continúa la nota, «se adelantó a su tiempo, contribuyendo a abrir nuevos caminos para el papel de la mujer en la vida de la Iglesia y de la sociedad». Dócil a la acción del Espíritu Santo, fue capaz de afrontar nuevos retos con extraordinaria valentía y sostener obras proféticas que todavía hoy dan ricos frutos pastorales, sociales y culturales».

El comentario de su bisnieto Paolo Barelli

«Es una noticia que esperábamos desde hace mucho tiempo. Siento una gran emoción», dijo Paolo Barelli, bisnieto de Armida. «Siempre he oído hablar mucho de ella a mi padre y a mi abuela y en el seno de nuestra familia», explicó el actual presidente de la Federnuoto y diputado de la República italiana. «Siempre nos ha entusiasmado esta figura que es reconocida en todas partes, no sólo en Italia, como una mujer que dedicó su vida a los demás, a pesar de poder permitirse una vida acomodada. En cambio, prefirió dejarlo todo para intentar ayudar a los necesitados. Una mujer que también se comprometió con la emancipación cultural de los jóvenes», continúa, subrayando que «dejó una profunda huella también en lo que respecta a la mejora de la profesionalidad y la participación en una vida moderna que cada vez necesita más competencia. Fue una figura destacada del laicado femenino católico italiano. No olvidemos que fundó la sección femenina de Acción Católica y luchó por el derecho al voto de las mujeres».

Los nuevos Venerables

En los decretos firmados por el Papa se destacan las virtudes heroicas del Siervo de Dios Albino Alves da Cunha e Silva, sacerdote diocesano, de Ignazio di San Paolo, sacerdote profeso de la Congregación de la Pasión de Jesucristo, de Maria Felicita Fortunata Baseggio monja de la Orden de San Agustín, de Floralba Rondi, religiosa profesa de la Congregación de las Hermanas de la Poverelle – Instituto Palazzolo, de Clarangela Ghilardi, religiosa profesa de la Congregación de las Hermanas de las Pobrecillas – Instituto Palazzolo, de Dinarosa Belleri, religiosa profesa de la Congregación de las Hermanas de las Pobrecillas – Instituto Palazzolo y de Elisa Giambelluca, fiel laica, miembro de la Institución Teresiana.

(Davide Dionisi – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 45211 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).