El Papa agradece la dedicación en pandemia del personal sanitario

Personal médico atiende a un paciente con coronavirus en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Cosaga de Ourense, provincia de Galicia. (ANSA)

El 20 de febrero, día en el que se celebra en Italia la Jornada Nacional del personal sanitario fallecido a causa de la pandemia, el papa Francisco ha escrito una Carta, leída por Monseñor Paglia, en la que expresa su unión espiritual a todos los reunidos en este significativo acto conmemorativo.

Con motivo de la ceremonia en memoria de los médicos, enfermeras y personal sanitario fallecidos a causa de la pandemia, el papa Francisco envía una Carta a su Excelencia, Monseñor Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida, en la que dirige a todo el personal sanitario un pensamiento especial, recordando “el desempeño generoso, y a veces heroico, de su profesión vivida como una misión”. El Papa asegura que “el ejemplo de tantos de nuestros hermanos y hermanas, que arriesgaron su vida hasta perderla, suscita en todos nosotros una profunda gratitud y da pie a la reflexión”.

De hecho – dice – “ante esta entrega, toda la sociedad se ve animada a dar un testimonio cada vez mayor de amor al prójimo y de atención a los demás, especialmente a los más débiles”. Para el Papa, la dedicación de quienes, incluso en estos días, trabajan en hospitales y estructuras sanitarias “es una «vacuna» contra el individualismo y el egocentrismo” y demuestra “el deseo más auténtico que habita en el corazón humano: estar cerca de los más necesitados y volcarse por ellos”.

Al final de la Carta, el Santo Padre ha expresado su unión espiritual “a todos los reunidos en este significativo acto conmemorativo”, a quienes envía “sus bendecidos saludos”.

(Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43498 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).