Carta pastoral del Card. Juan José Omella: «Combatir el hambre»

La gran crisis sanitaria de la Covid-19 se ha convertido en un fenómeno multisectorial y mundial, que agrava diferentes crisis fuertemente interrelacionadas como la climática, la económica, la migratoria y también la alimentaria. Así, este 14 de febrero lamentamos tener que conmemorar un año más una jornada contra el hambre en el mundo, una jornada en la que las cifras y estadísticas nos sacudirán y nos entristecerán, una jornada en la que no comprenderemos por qué aún en el siglo XXI hay hambre en el mundo.

El hambre, como la sed o el frío, es una sensación indeseable que afortunadamente muchos de nosotros no hemos sufrido nunca, aunque a veces decimos: «me muero de hambre». Lo decimos sin ser conscientes de que muchas personas en el mundo no lo dicen, pero sí que mueren de hambre. Hay 815 millones de personas en el mundo que están subalimentadas en la actualidad. La malnutrición causa el 45% de las muertes en los niños menores de cinco años. En los países en desarrollo, 66 millones de niños en edad escolar primaria asisten a clase con hambre.

En días como este en el que el hambre es protagonista nos vienen a la cabeza imágenes de niños de África hambrientos con vientres hinchados. Entre estas lejanas imágenes terribles y el ruido que notamos en el estómago cuando se acerca la hora de comer, hay realidades intermedias mucho más cercanas, en las que el hambre está presente y afecta a muchas familias. Hay muchas personas cerca de nosotros que sufren hambre.

En la vigilia de Navidad, visité la parroquia de San Agustín de Barcelona, donde cada año se celebra una comida que ofrece un plato caliente a muchos vecinos en situación de exclusión social. Este año, como consecuencia de la pandemia, las hermanas misioneras de la caridad de la Madre Teresa de Calcuta y las decenas de voluntarios que las acompañaban sustituyeron esta tradicional comida de Navidad por la distribución de cientos de bolsas de comida.

De hecho, la terrible crisis sanitaria que padecemos no ha hecho más que agravar los déficits y las carencias que ya observábamos antes de que el virus entrara en nuestras vidas. Alimentarse es un derecho, pero para muchas personas es un verdadero lujo. El papa Francisco no esconde la decepción que le causa observar un mundo lleno de desigualdades entre países que nadan en la abundancia y otros que se ahogan en la miseria. Y nos reprocha que del hambre, todos seamos responsables. El Papa cree que «para la humanidad, el hambre no es solo una tragedia, sino una vergüenza».

Acabar con el hambre y la pobreza es precisamente el objetivo de Manos Unidas, una institución de la Iglesia que trabaja en muchos países del mundo en proyectos de desarrollo. Y este también es el objetivo que recoge nuestro Plan Pastoral Diocesano: la opción por los pobres.

Queridos hermanos y hermanas, os animo a colaborar en la colecta de la 62ª campaña de Manos Unidas con el lema: «Contagia solidaridad para acabar con el hambre», que hoy se hace en todas las parroquias y centros de culto de nuestra diócesis. Entre todos, contribuyamos a erradicar el hambre en el mundo. Gracias, queridos amigos y amigas de Manos Unidas, por vuestro compromiso y por recordarnos que hay hermanos nuestros que nos necesitan.

† Card. Juan José Omella

Arzobispo de Barcelona

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 380 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.