Carta pastoral de Mons. Celso Morga: A los capellanes y encargados de la atención religiosa de los hospitales

Querido capellán o encargado de la atención religiosa de los hospitales:

El cuidado y la sanación de los enfermos es un aspecto fundamental en la actividad mesiánica de Jesús y nos lo ha dejado como testamento para los cristianos. Debe ser, por tanto, una actividad fundamental de la Iglesia: dar apoyo, compañía, amor, amistad y, sobre todo, el consuelo de los sacramentos a los enfermos. En toda persona que padece algún tipo de enfermedad, el cristiano ve la persona del mismo Jesucristo.

En un tiempo tan difícil y prolongado de presión hospitalaria, a causa de la pandemia, quiero reconocer y agradecer tu presencia y ministerio sacerdotal o eclesial como capellán de hospital o encargada de la atención pastoral.

Ser capellán o estar en el hospital como representante de la Iglesia es tener una gran misión al ser la presencia de Jesús Misericordioso entre los que están sufriendo gravemente o, incluso, están en los últimos momentos de su vida, dando asistencia espiritual a través de vuestra presencia y la administración de los sacramentos, sobre todo de la Penitencia, de la Unción de los Enfermos y de la Eucaristía. La asistencia religiosa y espiritual que brinda el capellán o encargada de la pastoral está destinada a familiares, acompañantes de enfermos y, también, al personal médico, sanitario y administrativo del hospital. Dios se hace presente en vosotros para recordarnos que, en la enfermedad, no estamos solos, que Dios nos acompaña, que Dios es solidario con nuestros dolores y angustias.

¡Gracias por este ser “Samaritano” en primera línea para los que pasan por momentos difíciles en nuestros hospitales o trabajan en ellos! Que encuentren en ti la acogida, el consuelo espiritual y la fuerza que viene del Señor; que puedan sentir que la Iglesia es una presencia samaritana, que viene a ayudar, acompañar, hacer sentir el amor infinito de Jesucristo por cada una, por cada uno.

Con la Iglesia, valoro muchísimo tu trabajo. Es un trabajo pastoral que necesita de un don y de una sabiduría que viene del Espíritu Santo. Por ello, te pido espíritu de oración para desarrollar tu misión como sacerdote o agente de pastoral en el hospital. Doy gracias a Dios por tu disponibilidad y te deseo mucho coraje, fe, esperanza y amor.
Te acompaño en la oración. Recibe mi bendición.

+ Celso Morga

Obispo de Mérida-Badajoz

Mons. Celso Morga Iruzubieta
Acerca de Mons. Celso Morga Iruzubieta 79 Articles
Mons. Celso Morga Iruzubieta nació en Huércanos, La Rioja, el 28 de enero de 1948. Completó sus estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Logroño y fue ordenado sacerdote el 24 de junio de 1972. Posteriormente, cursó la licenciatura en Derecho Canónico en la Universidad de Navarra, donde obtuvo el Doctorado en 1978.morga_iruzubieta_celso Más tarde desarrolló su labor pastoral en diversas parroquias de La Rioja y fue vicario judicial adjunto del Tribunal Diocesano entre 1974 y 1980. Ese año se trasladó a Córdoba (Argentina) para impartir la docencia de Derecho Canónico en el Seminario Archidiocesano. También ejerció de juez en el Tribunal Eclesiástico y de capellán de un colegio religioso. A su regreso a España en 1984, le nombraron párroco de San Miguel, en Logroño, y en 1987 fue llamado a Roma para trabajar en la Congregación para el Clero, el dicasterio vaticano que se ocupa de los asuntos que se refieren a la vida y ministerio de 400.000 sacerdotes católicos en todo el mundo. Allí ha trabajado de jefe de Sección y, desde noviembre de 2009, de subsecretario, cargo que ha ocupado hasta su nombramiento de secretario y Arzobispo titular de Alba Marítima, siendo ordenado obispo por el Papa Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro el día 5 de febrero de 2011. Además de su responsabilidad en la Curia Romana, Mons. Celso Morga ha desarrollado una intensa labor pastoral en diversas parroquias de la capital italiana, entre ellas la parroquia de los Santos Protomártires Romanos. Es autor de algunos libros de teología espiritual y ha publicado varios trabajos sobre la vida y el ministerio de los sacerdotes, en L’Osservatore Romano y otras revistas. En la Conferencia Episcopal Española es miembro, desde noviembre de 2014, de la Comisión Episcopal del Clero.