Carta pastora de Mons. Jesús Sanz: Parábola de fraternidad

Una de las imágenes que se han visto en estos meses de penurias pandémicas, ha sido la de hombres y mujeres que, arriesgando sus vidas y posponiendo su comodidad, han querido estar cerca de la gente que más podía estar necesitando una ayuda de cualquier tipo: desde los cuidados sanitarios que pusiera remedio clínico al virus, hasta los cuidados espirituales que iban desde la compañía tierna hacia las personas solas y asustadas, hasta la ayuda religiosa hecha de plegaria y sacramentos. Hemos visto religiosas y sacerdotes, que junto a tantos voluntarios siguen acogiendo a tantos pobres con una multitud de rostros de pobrezas, sosteniendo la esperanza. Ahí están nuestras dependencias parroquiales de Cáritas, los comedores sociales, los centros de acogida para los sin-techo, y un precioso y largo etcétera.

El día dos de febrero se celebra desde hace ya veinticinco años una jornada mundial de la Vida Consagrada. La instituyó San Juan Pablo II con el objetivo de ayudar a toda la Iglesia a valorar cada vez más el testimonio de quienes han elegido seguir a Cristo más de cerca. Decía entonces el papa santo: «A las personas consagradas, pues, quisiera repetir la invitación a mirar el futuro con esperanza, contando con la fidelidad de Dios y el poder de su gracia, capaz de obrar siempre nuevas maravillas: “¡Vosotros no solamente tenéis una historia gloriosa para recordar y contar, sino una gran historia que construir! Poned los ojos en el futuro, hacia el que el Espíritu os impulsa para seguir haciendo con vosotros grandes cosas”».

Nos unimos también nosotros a esta efeméride para dar gracias por el regalo que supone en nuestra comunidad diocesana, poder contar con tantos hombres y mujeres que, cada uno desde su carisma, siguen de cerca al Señor siendo una bendición para los hermanos: en el mundo de la docencia y educación, en el mundo de la salud y la geriatría, en el mundo de la evangelización y la pastoral, en el silencio de sus claustros y en las encrucijadas de tantos caminos, con los jóvenes y con las familias.

La Vida Consagrada es una preciosa parábola de fraternidad, tanto más acuciante y necesaria cuanto nuestro mundo adolece a veces de la tentación de levantar muros, reabrir trincheras, despreciar la vida y caer en el egoísmo más insolidario. Necesitamos esa parábola viviente de una fraternidad que se hace canto de belleza que refleja la bondad de Dios y que se ofrece como gesto cercano, samaritano, ante los heridos en los cruces de los mil caminos de la vida.

El papa Francisco señala en su última encíclica: «Anhelo que en esta época que nos toca vivir, reconociendo la dignidad de cada persona humana, podamos hacer renacer entre todos un deseo mundial de hermandad. Entre todos: “He ahí un hermoso secreto para soñar y hacer de nuestra vida una hermosa aventura. Nadie puede pelear la vida aisladamente… Se necesita una comunidad que nos sostenga, que nos ayude y en la que nos ayudemos unos a otros a mirar hacia delante. ¡Qué importante es soñar juntos!… Solos se corre el riesgo de tener espejismos, en los que ves lo que no hay; los sueños se construyen juntos”» (Fratelli tutti, 8).

Nos acaban de llegar unas nuevas hermanas que se incorporan a esa parábola de fraternidad en nuestra Diócesis: las Siervas del Hogar de la Madre. Una joven comunidad, bendecida con abundantes vocaciones, que llegan a Avilés para trabajar junto a una parroquia y un colegio, siendo fieles al propio carisma centrado en la Eucaristía, María y su apostolado con la juventud. Es una buena noticia por la que damos gracias al Señor que sigue sosteniendo así nuestra esperanza desde la parábola de una auténtica fraternidad cristiana.

+ Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo

Mons. Jesús Sanz
Acerca de Mons. Jesús Sanz 406 Articles
Mons. Jesús Sanz Montes nació en Madrid el 18 de enero de 1955. Ingresa en el Seminario Conciliar de Toledo en 1975 donde realiza los estudios institucionales teológicos (1975-1981). En 1981 ingresa en la Orden Franciscana, haciendo su profesión solemne el 14 de septiembre de 1985 en Toledo. Es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1986 en Alcorcón (Madrid). El 14 de diciembre de 2003 es ordenado obispo en la Catedral de Huesca. En la actualidad es Arzobispo de Oviedo y Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española.