Carta pastoral de Mons. Eusebio Hernández Sola: Jornada de la Vida Consagrada

El próximo martes, celebraremos la fiesta de la Presentación del Señor, en este día desde hace veinticinco años celebramos un día dedicado a la Vida Consagrada. En este año 2021, el día 2 de febrero se cumplirán 25 años esta Jornada. San Juan Pablo II la instituyó en 1995.

De alguna manera, este año es lo que podemos llamar “jubilar” de esta Jornada. Después de estos años, echamos nuestra vista hacia atrás, para agradecer los frutos que hemos recibido con esta celebración y, a la vez, recibimos un nuevo impulso hacia el futuro.

Este año por las circunstancias sanitarias que vivimos no podemos celebrar físicamente juntos este día como lo hemos hecho otros años, en los distintos monasterios de vida contemplativa de nuestra diócesis y con la participación de los religiosos y religiosas de vida activa, de otros consagrados y a la que se unían sacerdotes diocesanos y fieles laicos.

Pero, esta imposibilidad de reunirnos físicamente en un lugar, no nos impide que todos nos unamos espiritualmente en este año “jubilar” de la Jornada de la Vida Consagrada. Con motivo de estos veinticinco años, el prefecto de la Congregación para la Vida Consagrada, cardenal Joao Braz de Aviz y arzobispo José Rodríguez Carballo, O.F.M., secretario de ésta, han querido dirigir una carta a todos los consagrados.

En esta carta animan a todos los consagrados a vivir la verdadera fraternidad, y nos dicen: “En la Encíclica Fratelli Tutti, el papa Francisco nos invita a actuar juntos, a reavivar en todos “una aspiración mundial a la fraternidad” (n. 8), a soñar juntos (n. 9) para que “frente a diversas y actuales formas de eliminar o de ignorar a otros, seamos capaces de reaccionar con un nuevo sueño de fraternidad y de amistad social” (n. 6).

Y, más adelante, nos insisten en esta línea de fraternidad “soñada” por el papa Francisco: “Consagradas y consagrados en los institutos religiosos, monásticos, contemplativos, en los institutos seculares y en los nuevos institutos, miembros del ordo virginum, eremitas, miembros de las sociedades de vida apostólica, a todos os pedimos que pongáis esta Encíclica en el centro de vuestra vida, formación y misión. A partir de ahora no podemos prescindir de esta verdad: Todos somos hermanos y hermanas, como por lo demás rezamos, quizás no tan conscientemente, en el Padre Nuestro, porque “sin una apertura al Padre de todos, no habrá razones sólidas y estables para el llamado a la fraternidad” (n. 272)

Nos unimos hoy, en nuestra diócesis de Tarazona, a este deseo y, a la vez, a todos los consagrados que en ella trabajan y ofrecen su vida por el crecimiento de esta verdadera fraternidad que tanto necesita hoy nuestro mundo tan herido.

A María y a S. José, en este año dedicado a él, y, modelos de consagración a Dios, encomendamos a los consagrados y consagradas. Felicidades a toda la vida consagrada.

+ Eusebio Hernández Sola

Obispo de Tarazona

 

Mons. Eusebio Hernández Sola
Acerca de Mons. Eusebio Hernández Sola 273 Articles
Nació en Cárcar (Navarra) el 29 de julio de 1944. Sus padres, Ignacio (+ 1973) y Áurea. Es el mayor de cuatro hermanos. Ingresó en el seminario menor de la Orden de los Padres Agustinos Recoletos, en Lodosa, el 12 de septiembre de 1955. En 1958 pasó al colegio de Fuenterrabía donde completó los cursos de humanidades y los estudios filosóficos. A continuación (1963-1964) ingresó en el noviciado del convento de la orden en Monteagudo (Navarra), donde hizo la primera profesión el 30 de agosto de 1964, pasando posteriormente a Marcilla donde cursó los estudios teológicos (1964-68). Aquí hizo la profesión solemne (1967); fue ordenado diácono (1967) y presbítero el 7 de julio de 1968. Su primer oficio pastoral fue el de asistente en la Parroquia de "Santa Rita" de Madrid, comenzando al mismo tiempo sus estudios de Derecho Canónico en la Universidad de "Comillas", de la Compañía de Jesús. Al curso siguiente (1969) fue traslado a la residencia universitaria "Augustinus", que la orden tiene en aquella ciudad. Se le confió la misión de director espiritual de sus 160 universitarios, continuó sus estudios de derecho canónico, que concluyó con el doctorado en 1971, e inició los de Derecho en la universidad complutense de Madrid (1969-1974). Durante el curso 1974-75 hizo prácticas jurídicas en la universidad y en los tribunales de Madrid. El 3 de noviembre de 1975 inició su trabajo en la Congregación para los Institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica. Desde 1976 fue el director del departamento de la formación y animación de la vida religiosa, siendo el responsable de la elaboración y publicación de los documentos de la Congregación; además dirige una escuela bienal de teología y derecho de la vida consagrada. Desde 1995 es "capo ufficio" del mismo Dicasterio. Por razones de trabajo los Superiores de la Congregación le han confiado multitud de misiones en numerosos países del mundo. Ha participado en variados congresos de vida consagrada, de obispos y de pastoral vocacional. Durante este tiempo ha ejercido de asistente en el servicio pastoral de la orden en Roma. El día 29 de enero de 2011 fue publicado su nombramiento como Obispo de Tarazona y fue ordenado el 19 de marzo, fiesta de San José, en la Iglesia de Ntra. Sra. de Veruela.