Mensaje final de la 21ª reunión de la Coordinadora de los obispos para Tierra Santa

El miércoles 20 de enero finalizaba la 21ª reunión anual de la Coordinadora de los obispos para Tierra Santa (Holy Land Coordination), que en este año 2021 a causa de la pandemia por la Covid-19 ha tenido lugar de manera virtual. Por parte de la Conferencia Episcopal Española, en este encuentro ha participado telemáticamente desde la diócesis de Urgell el arzobispo Mons. Joan-Enric Vives Sicilia.

Durante la reunión, los obispos han podido escuchar los testimonios de cristianos de Cisjordania, Gaza e Israel detallando su misión, resiliencia y testimonio en unas circunstancias actuales sin precedentes, a la vez que han descrito a una comunidad cristiana, pequeña en número de fieles, pero garante de la cohesión social y portadora de esperanza para un futuro mejor.

«La ausencia de peregrinos ha agravado las dificultades económicas generalizadas, ha incrementado el desempleo y ha empujado a muchas más familias a la pobreza», advierten los obispos en su Mensaje final del encuentro. También apelan a las autoridades de sus respectivos países para que «renueven su participación activa en la búsqueda de una paz justa» en Tierra Santa.

Este encuentro de la Coordinadora de los obispos de Tierra Santa persigue apoyar a la Iglesia en los Santos Lugares a través de la “oración y la peregrinación”. Se realiza también una labor de sensibilización sobre los cristianos de Tierra Santa, que los obispos llevan a cabo, una vez que regresan a sus respectivos países, con sus gobiernos, embajadores, medios de comunicación y la opinión pública.

Mensaje final de la 21ª reunión de la Coordinadora de los obispos para Tierra Santa

Por primera vez no hemos podido tener nuestro encuentro físicamente en Tierra Santa. No obstante, seguimos decididamente comprometidos a apoyar a nuestras hermanas y hermanos en la tierra de Cristo. Durante esta semana pasada, hemos tenido el privilegio y nos ha emocionado escuchar a los cristianos de Cisjordania, Gaza e Israel sobre su misión, resiliencia y testimonio en estas circunstancias sin precedentes.

A través de nuestro diálogo, ha quedado dolorosamente claro que hoy se dan menos motivos para la esperanza que en cualquier otro momento de la historia reciente.

Los desafíos para la salud del Covid-19 , que siente el mundo entero, se ven agravados por el conflicto, la ocupación y el bloqueo.

La ausencia de peregrinos ha agravado las dificultades económicas generalizadas, ha incrementado el desempleo y ha empujado a muchas más familias a la pobreza.

La falta de progreso político, junto con la implacable expansión de los asentamientos ilegales y el impacto de las leyes del Estado-Nación de Israel  continúan erosionando cualquier esperanza de una solución pacífica con dos estados.

Ahora es un momento crítico para que todos fortalezcamos nuestra solidaridad con las personas que viven en Tierra Santa “no como un sentimiento vago, sino como una determinación firme y perseverante de comprometerse con el bien común”.[1]

La importancia de la reunión de la Coordinadora de los obispos para Tierra Santa

Destacamos la importancia de que los dirigentes israelíes y palestinos se comprometan nuevamente con las negociaciones directas. Hacemos un llamamiento urgente a nuestros gobiernos para que renueven su participación activa en la búsqueda de una paz justa, apoyando las negociaciones directas entre todas las partes, defendiendo el derecho internacional y reafirmando la pluralidad de Jerusalén, dada su importancia única para judíos, cristianos y musulmanes.

Además, la comunidad internacional debe urgir a Israel sobre la responsabilidad que tiene, moral, legal y humanitaria, de hacer que las vacunas contra el Covid-19 sean accesibles para los palestinos en Cisjordania y Gaza, prestando atención al mensaje del Papa Francisco de que “ante un desafío que no conoce fronteras, no podemos levantar muros“.[2]

Si bien muchos de nuestros propios países continúan afrontando graves dificultades en medio de la pandemia, tenemos la profunda responsabilidad de apoyar a nuestros hermanos cristianos en Tierra Santa. Las escuelas católicas, las clínicas, los hospitales y otros proyectos sociales, incluido el trabajo de Caritas, aunque se encuentran bajo una fuerte presión, son modelos de caridad, justicia y paz. Estas instituciones cristianas son vitales para unir a personas de diferentes orígenes para servir al bien común de todos.

La comunidad cristiana, aunque pequeña, es un importante garante de la cohesión social y portadora de esperanza para un futuro mejor. Esperamos con impaciencia el momento en que los cristianos de todo el mundo puedan volver a realizar peregrinaciones a Tierra Santa para testimoniar y apoyarlo de primera mano. Hasta ese momento, animamos a nuestras comunidades a ofrecer toda la asistencia que sea posible y a tener presente a todas las personas de la región en nuestras oraciones.

Mons. Declan Lang

Inglaterra y Gales (Responsable de Holy Land Coordination)

Mons. Udo Bentz, Alemania

Mons. Stephen Brislin, Sudáfrica

Bishop Christopher Chessun, Iglesia de Inglaterra

Mons. Michel Dubost, Francia

Mons. Felix Gmur, Suiza

Mons. Nicholas Hudson, Inglaterra y Gales

Mons. Patrick Kelly, Inglaterra y Gales

Mons. William Kenney, Inglaterra y Gales

Mons. Alan McGuckian, Irlanda

Mons. David Malloy, Estados Unidos

Mons. William Nolan, Escocia

Mons. Raymond Poisson, Canadá

Mons. Noel Treanor, Irlanda

Mons. Joan-Enric Vives Sicilia, España



[1] Papa Francisco, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2021.

[2] Papa Francisco, Mensaje Urbi et Orbi 2021.

(Conferencia Episcopal Española)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43456 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).