Las Misioneras del Divino Maestro celebran la clausura de su 75º aniversario

El pasado 15 de enero, día de la conmemoración del fallecimiento del fundador de la congregación de las Misioneras del Divino Maestro, Francisco Blanco Nájera, se celebró la Eucaristía de clausura del 75º aniversario de la congregación en España, presidida por el obispo de Ourense, Mons. José Leonardo Lemos Montanet.

El acto principal, que tuvo lugar en la Capilla de Montealegre (Ourense), contó con la participación presencial de las hermanas Misioneras del Divino Maestro de la casa de Ourense, así como de los profesores y alumnos del colegio de esta localidad. De manera virtual, participaron de la Eucaristía todos los centros y comunidades de España y, además, las comunidades de religiosas de otras partes del mundo, como Venezuela, Perú, Colombia, República Democrática del Congo e Italia.

La congregación nació en la Vigilia de la Inmaculada, el 7 de diciembre de 1944. Francisco Blanco Nájera y Madre Soledad de la Cruz fundaron la Congregación Religiosa de Misioneras del Divino Maestro y Cooperadores Seglares del Divino Maestro con el objetivo de dar formación a las clases más humildes con una base cristiana. Nuestros fundadores quisieron hacer realidad el mandato de Jesús Maestro: “Id y enseñad” (Mt. 28,19).

Actualmente, 75 años después del nacimiento de la Congregación, sigue muy vivo el carisma de Evangelizar a los pobres, abriendo nuevos caminos y horizontes que se hacen realidad con el nacimiento canónico de Divino Maestro Fundación Educativa, que alberga una totalidad de 14 centros educativos: Baza, Granada, Jaén, Murcia, Las Torres de Cotillas, Logroño, Palencia, Salamanca, Madrid, Lugo, Santiago de Compostela, Ourense, Vigo y A Pobra do Caramiño.

Para volver a ver la retransmisión de la Eucaristía pincha en el siguiente enlace

(CONFER)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44852 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).