Carta pastoral de Mons. Ángel Pérez Pueyo: La familia, un valor seguro (VII)

Cuando una pareja se acerca hasta el altar para sellar su amor como sacramento, expresa de forma sublime la misma comunión de amor trinitaria. Un verdadero misterio para quien no logra mirar la vida con los ojos del corazón de Dios.

El Amor de Dios es tan fulgurante que nos cegaría, por eso necesitamos «gafas» protectoras (mediaciones). A Dios no se le oye con los oídos, tampoco se le ve con los ojos. A Dios sólo se le siente: ilumina y da sentido a todo. Es fácil reconocerlo. Se percibe su perfume de armonía, de equilibrio, de transparencia…

Sus irradiaciones, sus destellos, sus reflejos se hacen perceptibles —para quienes aciertan a usar las mediaciones («gafas») adecuadas— en la propia vida cotidiana. Un reflejo de ese amor divino suele ser la ternura, la bondad, la sensibilidad, la entrega, la cercanía, el afecto, etc. que se vislumbra, por ejemplo, en la relación de una pareja que se quiere. No se puede vivir sin amar. ¡Bien lo sabéis! Tampoco sin ser amados ni aceptados. ¡No os conforméis con sucedáneos! Amad “como Él (Jesucristo) nos amó”, hasta que duela. Y notaréis la diferencia. Su amor fue gratuito -Él nos amó primero-, incondicional, universal, redentor, radical, imperceptible…

No es fácil aprender a mirar la vida desde dentro y hacia arriba… ¡Es todo un proceso! Vuestro amor sólo se hará eterno cuando seáis capaces de “mirar la vida desde el corazón del otro” porque sólo así lograréis desdibujar los linderos de lo mío y lo tuyo para que emerja con fuerza lo nuestro. El amor, bien lo sabéis, va madurando y haciéndose más fecundo a medida que avanza el tiempo. ¡No lo aprontéis…! Tiene también su ritmo, su tiempo, sus estaciones:

Amor de primavera: El de los brotes nuevos, el de las esperanzas gozosas, el de las ilusiones sin estrenar. Vividlo, saboreadlo sin prisa, disfrutando cada instante, descubriendo en él el mayor regalo que Dios os pudiera ofrecer. Conoceos, seducíos, amaos, permitid que prenda en vosotros la
amistad.

Amor de verano: El de los frutos en sazón, cuando la familia crece, cuando marido y mujer se conocen en profundidad, cuando los hijos ya juegan por casa y traen alegrías y preocupaciones. Vividlo en plenitud, conscientes de vuestra fecundidad y satisfechos de ver cumplidos vuestros
sueños de ayer.

Amor de otoño: Cuando por fuera la vida ya no atrae tanto, cuando los hijos buscan nuevo hogar. Redescubrid el sentido más hondo y profundo de vuestro amor, del amor desnudo de signos y palabras que llena y da sentido a lo que hemos sido y hecho por los hijos y por los hombres.

Amor de invierno: El del atardecer, cuando la vida ha perdido mucho vigor externo y sólo queda la intimidad, el silencio, el amor personal, el amor real, puro, que nos transciende y nos funde en Aquel que es el Amor eterno.

Con mi afecto y bendición,

+ Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 133 Articles
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.