Carta pastoral del Cardenal Antonio Cañizares: Año Jubilar de la Familia, a los cinco años de `Amoris Letitia´

Hace cinco años el papa Francisco dio a conocer `Amoris laetitia´. Estamos ante una Exhortación Apostólica del Papa que recogía las reflexiones, experiencia, gran riqueza de lo aportado por los dos últimos Sínodos de los Obispos que versaron sobre la Familia y que han sido ocasión de tantos comentarios en los diferentes foros y medios de comunicación social de todo el mundo y en la opinión pública mundial y eclesial. No es un tema que deja indiferentes y no es para menos dado que la realidad de la familia es realidad de máxima y primerísima importancia para el hombre y la sociedad, la institución más universal, o mejor, la que es verdaderamente universal y está en todos los pueblos y culturas, en todas las religiones y credos, porque es lo más profundamente humano, y es lo más apreciado y querido por todos.

El título de la Exhortación ya nos da idea de cual es el enfoque que le da este Papa: muy suyo, “alegría y amor”. La familia es eso: gozo, alegría de ser comunidad originada en el amor, obra del amor, edificación del amor de cuantos la forman, portadora del amor que construye el gran proyecto, gozoso y esperanzador, que Dios ha encomendado al hombre: hacer de todos una unidad establecida por el amor donde reine el amor.

Se trata de una Exhortación que recoge fielmente la gran Tradición y Magisterio de la Iglesia sobre la familia, basada en el amor, fiel y para siempre, de esposo y esposa, que se prolonga en la generación, mantenimiento, educación de los hijos, base de toda relación personal e interpersonal y de toda convivencia. No hay por eso aportaciones nuevas a la doctrina de siempre: hay un enfoque muy pastoral, de misericordia y verdad ensambladas sobre esa doctrina de siempre.

Pero tiene una gran particularidad, el realismo con que se aborda en esta Encíclica el tema de la familia. Se tienen en cuenta las múltiples y variadas situaciones de las familias, los gozos y esperanzas, los sufrimientos y penas, las dificultades y las alegrías de las familias actuales; toca el tema muy pegado a la realidad, con pocas concesiones a teorías, abstracciones o idealismos. Baja a la arena, y como se dice vulgarmente, se compromete, se “moja”. Se moja también con las heridas que hieren actualmente a las familias. No escamotea esas heridas.

Está escrita con un grandísimo amor a la familia y a las familias, con las que comparte sus sufrimientos, sus trabajos, sus alegrías, sus logros, sus problemas, sus esperanzas. Las asume y las hace suyas. Las comprende. Está escrita con gran comprensión y compasión, con misericordia, rasgo característico del Papa Francisco.

Es una Exhortación que, con ese realismo propio, no es en absoluto pesimista; tampoco es optimista. Es, sencillamente, esperanzado y esperanzador. Un texto para la esperanza: no puede ser de otra manera cuando todo arranca de la alegría del amor y se mueve en ese horizonte. Un texto que invito, a los cinco años de su publicación, a leerlo de nuevo y asimilarlo limpiamente, a releerlo con calma y sosiego, con atención y apertura, -tómense el tiempo que necesiten, ganarán mucho con su lectura- y verán que ahí, en la familia, en la familia nueva y renovada por la alegría del amor se abre el camino de futuro para la humanidad que tanto lo necesita: la necesitamos todos, adultos y jóvenes, niños y ancianos, sociedad e Iglesia, todos, porque en ello nos va la vida y el futuro, porque es un don de Dios, de Dios que es amor y ha puesto ese amor en el corazón del hombre y de la mujer, de los padres y de los hijos, de los abuelos y de los tíos que formamos esos millones de familias a lo largo de la historia y de todos los pueblos que constituyen la urdimbre de la humanidad. Se han hecho muchas cosas desde su publicación y son muchas más las que nos quedan por llevar a cabo. Por esto agradecemos al Papa Francisco con la convocatoria de un Año jubilar sobre la familia el que nos haya dado esta oportunidad de profundizar en la realidad, en el “evangelio” de la familia, tan fundamental para el presente y futuro del hombre y de la sociedad.

Relean, profundicen y difundan, a los cinco años de su publicación, esta Exhortación en su integridad, no parcialmente, sino como venimos haciendo desde el principio en nuestra diócesis, desde su publicación, evitando polémicas o críticas estériles. Reléanla, difúndanla, aplíquenla y pónganla en práctica con el mismo espíritu y talante con el que ha sido escrita: Con amor a la familia y gozo por ella, con solidaridad para con las familias en particular las que lo pasan mal o por trances difíciles, con agradecimiento a la familia, y con la responsabilidad ante la familia y por ella. Y también con el discernimiento que tantas veces en este texto el Papa recomienda y hace suyo.

La Iglesia, por su parte, se ve confirmada en su fe y en la verdad de la familia, confortada plenamente por sus enseñanzas, y con la alta y gozosa responsabilidad pastoral sobre las familias y en difundir la buena noticia, el Evangelio de la Familia, que lo hará en las formas más convenientes y con los mejores medios a su alcance, por medio de aquellas realidades –personas e instituciones- de la diócesis. En nuestra Diócesis de Valencia pondremos todo nuestro empeño y entusiasmo renovado en su difusión y aplicación, pondremos en marcha cuantos medios e instrumentos se requieran, sin escatimar lo necesario para que se conozca, se asuma y se aplique cada vez más y mejor; lo haremos con la Delegación Diocesana de Familia, el Instituto Juan Pablo II de la Familia en la Universidad Católica, la Vicaría Judicial sobre matrimonios, las parroquias, los movimientos familiares, los Centros de orientación Familiar, la catequesis y la educación, los colegios,…y, por supuesto, las familias mismas tratarán de asimilar su rico contenido y sus ricas sugerencias y tratarán de impulsar con renovado vigor la tarea pastoral con las Familias. Se merece todos los esfuerzos y trabajos, porque la enseñanza del Papa, en este como en otros puntos, es espléndida, reconfortante, renovadora y esperanzadora. Del futuro de la familia, depende el futuro de la humanidad, la renovación de la humanidad, el surgimiento vigoroso de una humanidad nueva y renovada, una nueva civilización del amor en la que reinen el amor, la convivencia, la solidaridad y la paz. Proteger la familia y la vida es avanzar por el verdadero progreso y hacia el futuro lleno de novedad y esperanza.

Es lo que nos ofrece el Papa Francisco con tanta ternura, justicia, verdad, razón, esperanza, fe y amor, amor de padre que se vuelca sobre los hijos, la gran familia que formamos todos, hijos del Padre de los cielos, que nos hace hermanos, miembros de su gran familia de hijos que somos con alegría de verdad, la del amor. Perseveremos en el amor en la familia, de la familia y por la familia.

Oremos y trabajemos por ella.

+ Antonio, Card. Cañizares
Arzobispo de Valencia

Card. Antonio Canizares
Acerca de Card. Antonio Canizares 218 Articles
Emmo. y Rvmo. Sr. Antonio CAÑIZARES LLOVERA El Cardenal Antonio Cañizares, nombrado el 28 de agosto de 2014 por el papa Francisco arzobispo de Valencia, nació en la localidad valenciana de Utiel el 15 de octubre de 1945. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Valencia y en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la que obtuvo el doctorado en Teología, con especialidad en Catequética. Fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1970. Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en Valencia. Después se trasladó a Madrid donde se dedicó especialmente a la docencia. Fue profesor de Teología de la Palabra en la Universidad Pontificia de Salamanca, entre 1972 y 1992; profesor de Teología Fundamental en el Seminario Conciliar de Madrid, entre 1974 y 1992; y profesor, desde 1975, del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequesis, del que también fue director, entre 1978 y 1986. Ese año, el Instituto pasó a denominarse «San Dámaso» y el Cardenal Cañizares continuó siendo su máximo responsable, hasta 1992. Además, fue coadjutor de la parroquia de "San Gerardo", de Madrid, entre 1973 y 1992. Entre 1985 y 1992 fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. Creado Cardenal en marzo de 2006 El papa Juan Pablo II le nombró Obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992. Recibió la ordenación episcopal el 25 de abril de ese mismo año. El 1 de febrero de 1997 tomó posesión de la diócesis de Granada. Entre enero y octubre de 1998 fue Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena. El 24 de octubre de 2002 fue nombrado Arzobispo de Toledo, sede de la que tomó posesión el 15 de diciembre de ese mismo año. Fue creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI en el Consistorio Ordinario Público, el primero de su Pontificado, el 24 de marzo de 2006. Cargos desempeñados en la CEE y en la Santa Sede En la Conferencia Episcopal Española ha sido vicepresidente (2005-2008), miembro del Comité Ejecutivo (2005-2008), miembro de la Comisión Permanente (1999-2008), presidente de la Subcomisión Episcopal de Universidades (1996-1999) y de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis (1999-2005). El Papa Juan Pablo II lo nombró miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 10 de noviembre de 1995. El 6 de mayo de 2006, el Papa Benedicto XVI le asignó esta misma Congregación, ya como Cardenal. También como Cardenal, el Papa le nombró, el 8 de abril de 2006, miembro de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”. El Cardenal Cañizares ha sido fundador y primer Presidente de la Asociación Española de Catequetas, miembro del Equipo Europeo de Catequesis y director de la revista Teología y Catequesis. Es miembro de la Real Academia de la Historia desde el 24 de febrero de 2008. Igualmente, el Papa nombró al Cardenal Cañizares Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en diciembre de 2008. De otro lado, el cardenal fue nombrado en 2010 “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) Nombrado Arzobispo de Valencia el 28 de agosto de 2014. Tomó posesión de la Archidiócesis el 4 de octubre de 2014