Nuevas limitaciones en Castilla y León para evitar la expansión del coronavirus

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha trasladado a la opinión pública en la mañana del viernes 15 de enero las nuevas medidas restrictivas que la Junta impone a la población a partir de este sábado para evitar la expansión del coronavirus en la comunidad. En sus palabras, pretenden «impedir la movilidad» de la población y exprimen «al límite» las opciones que el actual estado de alarma permite adoptar a las comunidades autónomas para frenar los contagios.

Las medidas anunciadas por Igea adelantan el toque de queda a las 20:00 horas en toda la región («del ocaso hasta el amanecer»), restringen las reuniones a un máximo de cuatro personas y cierra todas las provincias perimetralmente.

En lo que se refiere al culto, la Junta determina que no se podrá alcanzar nunca 1/3 del aforo total, no superándose en ningún caso el máximo de 25 personas. Con todo, el Ministerio de Sanidad ha indicado que el adelanto del toque de queda a las 20:00 horas «no cabe» en el marco normativo del estado de alarma vigente, si bien la Junta mantiene su opción acogiéndose al artículo 10 del Real Decreto del 3 de noviembre, que permite a las comunidades «modular, flexibilizar o suspender» algunos puntos de la ley en función de la evolución de los indicadores sanitarios.

A falta de la publicación oficial de la normativa en el Bocyl que despeje todas las dudas suscitadas y la controversia generada entre ambas administraciones, las medidas anunciadas hoy tendrían un tiempo de aplicación de dos semanas. Si transcurrido este período la incidencia del coronavirus no desciende en la Región, el «confinamiento domiciliario» será «inevitable», ha trasladado Igea. «Exprimiremos hasta el límite las posibilidades», ha concluido.

(Archidiócesis de Burgos)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43456 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).