Carta pastoral de Mons. Luis Ángel de las Heras: Celebrar el Año Santo Compostelano

Queridos hermanos y hermanas de la Iglesia que peregrina en León:

Os envío mi primera carta por medio de Iglesia en León en este año recién comenzado. Seguimos preocupados por la adversidad que nos rodea pero se abren horizontes de luz, no solo en el campo sanitario y social, donde tanta falta nos hace, sino también en la vivencia de la fe. Sin ir más lejos, tenemos por delante un 2021 largo para celebrar el Año Santo Compostelano, un momento especial que no disfrutábamos desde 2010 y que el Papa Francisco ha concedido prorrogar hasta 2022, dadas las actuales circunstancias de pandemia.

He tenido la gracia de participar, representando a la Diócesis, en la apertura de la Puerta Santa en Santiago de Compostela el pasado 31 de diciembre. Una celebración en la que la Casa del Señor Santiago abría sus puertas a todos sin excepción y, tal y como afirmó el arzobispo compostelano, lo hacía siendo “un hogar para testimoniar al mundo actual la fe, la esperanza y el amor al Señor y a aquellos que Él ama con predilección” (FT 276). El gozo de abrir la Puerta Santa y de inaugurar este “tiempo santo” debe traducirse en gratitud y conversión, en dicha y santidad. Un gozo que es camino para quienes parecen tenerlo perdido en esta tierra; un camino que es oración por quienes dirigirán sus pasos, de la mano de Santigo, hacia la Puerta de la Vida, Jesucristo.

El Camino de Santiago en León es de sobra conocido y apreciado. Con todo, este Año Santo hemos de cuidarlo aún más. Diferentes instituciones y asociaciones se preocuparán de facilitar el Camino a los peregrinos. Nuestra diócesis se afanará por acoger a todos y mostrar que dicho Camino nos conduce al Dios de Jesucristo, como ha quedado plasmado en la gran historia de fe que hay edificada o cincelada en piedras, pintada en tablas, esculpida en imágenes, labrada o tejida en objetos para el culto. Una buena muestra de esta riqueza estará expuesta en la edición de Las Edades del Hombre de 2021 en Sahagún, que será catequesis de arte y albergue de encuentro con Jesucristo para cuantos se encaminen a Compostela, logrando así el jubileo y el ansiado abrazo del Apóstol.

La oportunidad para quienes vivimos la fe en León será única: en medio de un mundo herido de tantas formas, podremos convertirnos en imagen viva de Jesús Samaritano que da posada al peregrino, alivio al cansado, pan al hambriento, salud al enfermo, consuelo al decaído, compañía a todos. Con Cristo y como Cristo, podremos acompañar la búsqueda de fe y sentido de muchos peregrinos, el deseo de reconstruir su historia personal, la necesidad de escuchar llamadas que urgen respuestas. Acompañar despierta la esperanza y descubre la alegría que brota de las fuentes de la fraternidad y la misericordia, lugares de encuentro privilegiado con Dios y con los demás.

Para poder acoger y acompañar, hemos primero de salir, como señala el lema de este Año Santo. Salir de nuestra tierra para hacer Camino y caminar con otros. La Iglesia particular legionense ha dado muestras de grandeza y vanguardia misionera incluso lejos de estas tierras; dejemos atrás miedos y perezas, ofreciendo nuestra generosidad. El Camino de este Año Santo Compostelano nos deparará hermosos frutos de vida en Cristo, pues partimos de una realidad de muerte, carencias y dolores acumulados que claman con ímpetu por un mañana de auténtico jubileo. Estamos ya en Camino con la libertad del peregrino, dispuesto siempre a explorar una nueva vereda; y también al servicio del anfitrión, que abre su puerta a todo el que llama. Vereda y puerta que son una y la misma: Jesucristo, que camina con todos al aire del Espírtu y nos espera en el hogar del Padre misericordioso.

Pongamos en las manos maternales de la Virgen del Camino este Año Santo Compostelano: que sea un tiempo de santidad y de gracia, y nos alcance el júbilo de la esperanza cristiana.

Con una bendición de corazón.

✠ Luis Ángel, cmf

Obispo de León

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal
Acerca de Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal 52 Articles
Nació en Segovia el 14 de junio de 1963. A los 14 años ingresó en el seminario menor de los claretianos de Segovia. En 1981 comenzó el año de noviciado en Los Negrales (Madrid), donde hizo su primera profesión el 8 de septiembre de 1982. Este mismo año inició los estudios filosófico-teológicos en el Estudio Teológico Claretiano de Colmenar Viejo, en Madrid, (afiliado a la Universidad Pontificia Comillas). Emitió la profesión perpetua el 26 de abril de 1986, año en que concluye la Licenciatura en Estudios Eclesiásticos. Al concluir la formación inicial, fue destinado al Equipo de Pastoral Juvenil de la provincia claretiana de Castilla, a la vez que cursó estudios de Licenciatura en Ciencias de la Educación en la Universidad Pontificia Comillas. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de octubre de 1988. Inició su ministerio sacerdotal, en 1989, en las parroquias que los claretianos tienen encomendadas en el barrio madrileño de Puente de Vallecas (Santo Ángel de la Guarda y Nuestra Señora de la Aurora). Un año más tarde, en 1990, con otros claretianos y algunos laicos de la Parroquia, fundó la Asociación “Proyecto Aurora” (dedicada a la atención y acogida de drogodependientes en coordinación con “Proyecto Hombre”) y la dirigió durante seis años. Participó también durante 9 años en la animación de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC) de la antigua provincia claretiana de Castilla. En septiembre de 1995 es nombrado auxiliar del prefecto de Estudiantes en el Seminario de Colmenar Viejo. Después fue formador de postulantes, superior y maestro de novicios en Los Negrales (Madrid). En Colmenar Viejo ejerce también como consultor, vicario provincial y prefecto de los seminaristas Mayores. En la Confederación Claretiana de Aragón, Castilla y León fue delegado de formación del Superior de la Confederación, de 2004 a 2007. Este último año fue elegido prefecto de Espiritualidad y Formación de la Provincia claretiana de Santiago. Durante el sexenio 2007-2012 fue también vicario provincial y prefecto de Estudiantes y Postulantes en Colmenar Viejo, así como profesor en el Instituto Teológico de Vida Religiosa y en la Escuela Regina Apostolorum de Madrid. El 31 de diciembre 2012 fue elegido Superior Provincial de los Misioneros Claretianos de la Provincia de Santiago. El 13 de noviembre de 2013 presidente de CONFER. El 16 de marzo de 2016 se hace público su nombramiento como obispo de Mondoñedo-Ferrol y toma posesión de la diócesis el día 7 de mayo de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es actualmente miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, Comisión a la que se incorporó en la Plenaria de noviembre de 2016.