Carta pastoral de Mons. Salvador Giménez: Jornada Mundial de la Paz

Queridos diocesanos:

Hay cuestiones permanentes en nuestro mundo que muchas veces se convierten en problemas y tienen que ser objeto de la mirada cristiana. Hemos repetido hasta la saciedad las causas y las consecuencias del hambre, de la desigualdad social, de las migraciones, del respeto a los derechos humanos, de la dignidad de todas las personas y su igualdad en todos los órdenes de la vida, de las minorías sociales y religiosas y su reducida relevancia, de la guerra y la paz…

Son cuestiones presentes que no pueden ser escondidas con motivo de la pandemia de la Covid-19 que todos sufrimos en la actualidad. La angustiosa situación de ahora, que origina consecuencias sanitarias, económicas y sociales muy evidentes, no
puede hacernos olvidar otras cuestiones como la paz que la Iglesia pone en el corazón de todos en el primer día del año nuevo. Esta jornada tuvo su inicio en el año 1968 promovida por el papa Pablo VI.

Antes de esta fecha ya existen llamadas a la paz en otros momentos por parte de todos los pontífices. Me vienen a la cabeza dos elocuentes ejemplos: el papa Benedicto XV ante la Primera Guerra Mundial de los años catorce al dieciocho del siglo XX; el papa Juan XXIII y su recordado documento Paz en la tierra de los años sesenta. Hay muchos otros ejemplos.

En los últimos años la celebración de esta jornada ha contado con un lema para todas las comunidades del mundo. Es un lema con una palabra o con una frase que intenta condensar la sensibilidad de un momento concreto. Suele combinar la palabra «paz» con otra realidad significativa.

La paz es una realidad deseada y buscada por el género humano a pesar que éste se empeñe en demasiadas ocasiones en hacer la guerra y aniquilar al hermano. Me parece urgente y necesario pedir a todos los cristianos que oren a Dios por esta
circunstancia y sean constructores de la paz a un nivel cercano, familiar o laboral. En el momento de escribir este comentario no ha aparecido el lema y el mensaje del Papa para el año 2021 que sería el soporte y el motivo de nuestra colaboración y,
por el ritmo y agenda de la imprenta, me veo obligado a anticipar mi reflexión con la convicción de que
no quede en el olvido en las comunidades cristianas y como propuesta para todas las personas de buena voluntad que se adhieran a este compromiso universal.

Podría hacer una breve síntesis de la paz en el Antiguo Testamento, o recordar las palabras definitivas del propio Jesús en los evangelios. Voy a ser más concreto y recurro a vuestra propia memoria para señalar algunos lemas de estos años anteriores
que pueden resumir nuestro deseo actual:
— 1969: La promoción de los derechos del hombre, camino hacia la paz.
— 1970: Educar para la paz a través de la reconciliación.
— 1980: La verdad, fuerza de la paz.
— 1983: El diálogo por la paz, una urgencia para nuestro tiempo.
— 1990: Paz con Dios Creador, paz con toda la creación.
— 1994: De la familia nace la paz de la familia humana.
— 1998: De la justicia de cada uno nace la paz para todos.

Feliz reflexión para todos. Con mi bendición y afecto.

† Salvador Giménez Valls
Obispo de Lleida

Mons. Salvador Giménez Valls
Acerca de Mons. Salvador Giménez Valls 202 Articles
Mons. D. Salvador Giménez Valls nace el 31 de mayo de 1948 en Muro de Alcoy, provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia. En 1960 ingresó en el Seminario Metropolitano de Valencia para cursar los estudios eclesiásticos. Es Bachiller en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 9 de junio de 1973. Es licenciado en Filosofía y Letras, con especialización en Historia, por la Universidad Literaria de Valencia. CARGOS PASTORALES Inició su ministerio sacerdotal como párroco de Santiago Apóstol de Alborache, de 1973 a 1977, cuando fue nombrado director del Colegio “Claret” en Xátiva, cargo que desarrolló hasta 1980. Este año fue nombrado Rector del Seminario Menor, en Moncada, donde permaneció hasta 1982. Desde 1982 hasta 1989 fue Jefe de Estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania”. Desde 1989 a 1996 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy (Alicante) y Arcipreste del Arciprestazgo Virgen de los Lirios y San Jorge en Alcoy (Alicante) entre 1993 y 1996. Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal fue Vicario Episcopal de la Vicaría II Valencia Centro y Suroeste. Además, entre 1987 y 1989, fue director de la Sección de Enseñanza Religiosa, dentro del Secretariado de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la CEE, y fue miembro del Colegio de Consultores entre 1994 y 2001. El 11 de mayo de 2005 se hacía público su nombramiento como obispo auxiliar de Valencia. Recibió la ordenación episcopal el 2 de julio del mismo año. Fue administrador diocesano de Menorca del 21 de septiembre de 2008 hasta el 21 de mayo de 2009, fecha en la que fue nombrado obispo de esta sede. Tomó posesión el 11 de julio del mismo año. El 28 de julio de 2015 se hacía público su nombramiento como obispo de Lleida. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social desde 2014. También ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 2005 a 2014.