Año Jubilar con motivo del 800 aniversario de la muerte de Santo Domingo de Guzmán

El próximo 6 de enero, en la Iglesia conventual de San Pablo a las 13:00, el obispo de Palencia, Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA, presidirá la eucaristía con la que se dará inicio en la diócesis de Palencia al Año Jubilar con motivo del 800 aniversario de la muerte de Santo Domingo de Guzmán, acaecida el 6 de agosto de 1221 en Bolonia.

La comunidad de frailes dominicos de Palencia nos invita a participar en esta solemne apertura jubilar, recordando en todo momento las medidas de higiene y el aforo permitido.

Este Año Jubilar se abrirá oficialmente el 6 de enero de 2021 y concluirá en la Solemnidad de la Epifanía de 2022.

Recientemente el actual maestro de la Orden de los predicadores, el filipino Gerard Francisco Timoner, explicó -al diario de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) “Avvenire”- que el tema de las celebraciones jubilares será: “En la mesa con Santo Domingo”. El P. Gerard indicó que le gusta imaginar a Santo Domingo como “un hombre que vive con alegría en la mesa en comunión con sus hermanos, reunidos en la misma vocación de predicar la Palabra de Dios”.

“¿Qué significa para nosotros estar en la mesa con San Domingo aquí y ahora? ¿En qué modo su ejemplo nos inspira y nos anima a compartir nuestra vida, nuestra ve, la esperanza y el amor, nuestros bienes espirituales y materiales para que otros puedan ser nutridos en esta misma mesa?”, planteó el superior de la Orden.

Breve biografía de Santo Domingo de Guzmán

Santo Domingo de Guzmán fue un hombre emprendedor, predicador infatigable, fundador y organizador de la Orden de Predicadores. Fue un hombre sencillo con una profunda vida interior, de gran ecuanimidad y compasivo.

Domingo de Guzmán dejó un testamento de paz, como herederos de lo que fue la pasión de su vida: vivir con Cristo y aprender de Él la vida apostólica. Configurarse con Cristo, esa fue la santidad de Domingo: su ardiente deseo de que la Luz de Cristo brillara para todos los hombres, su compasión por un mundo sufriente llamado a nacer a su verdadera vida, su celo en servir a una Iglesia que ensanchara su tienda hasta alcanzar las dimensiones del mundo.

Nacimiento

Nació en Caleruega (Burgos) en 1170, en el seno de una familia profundamente creyente y muy encumbrada. Sus padres, don Félix de Guzmán y doña Juana de Aza, parientes de reyes castellanos y de León, Aragón, Navarra y Portugal, descendían de los condes-fundadores de Castilla. Tuvo dos hermanos, Antonio y Manés.

Educación

Durante siete años fue educado por su tío el Arcipreste don Gonzalo de Aza, hasta los catorce años en que fue a vivir a Palencia: seis cursos estudiando Artes (Humanidades superiores y Filosofía); cuatro, Teología; y otros cuatro como profesor del Estudio General de Palencia. Al terminar la carrera de Artes en 1190, recibida la tonsura, se hizo Canónigo Regular en la Catedral de Osma. Fue en el año 1191, ya en Palencia, cuando en un rasgo de caridad heroica vende sus libros, para aliviar a los pobres del hambre que asolaba España.

Santo Domingo vivió una época de cambio con numerosos desafíos a los que intentó dar respuesta

Al finalizar sus cuatro cursos de docencia y Magisterio universitario, con veintiocho años de edad, se recogió en su Cabildo, en el que enseguida, por sus relevantes cualidades intelectuales y morales, el Obispo le encomienda la presidencia de la comunidad de canónigos y del gobierno de la diócesis en calidad de Vicario General de la misma.

Misión en el Langüedoc

En 1205, por encargo del Rey Alfonso VIII de Castilla, acompaña al Obispo de Osma, Diego, como embajador extraordinario para concertar en la corte danesa las bodas del príncipe Fernando. Con este motivo, tuvo que hacer nuevos viajes, y en sus idas y venidas a través de Francia, conoció los estragos que en las almas producía la herejía albigense. De acuerdo con el Papa Inocencio III, en 1206, al terminar las embajadas, se estableció en el Langüedoc como predicador de la verdad entre los cátaros. Rehúsa a los obispados de Conserans, Béziers y Comminges, para los que había sido elegido canónicamente.

El origen de la Orden de Predicadores

Para remediar los males que la ignorancia religiosa producía en la sociedad, en 1215 establece en Tolosa la primera casa de su Orden de Predicadores, cedida a Domingo por Pedro Sella, quien con Tomás de Tolosa se asocia a su obra. En 1215 asiste al Concilio de Letrán donde solicita la aprobación de su Orden. Será un año después, el 22 de Diciembre de 1216, cuando reciba del Papa Honorio III la Bula “Religiosam Vitam” por la que confirma la Orden de Frailes Predicadores.

Al año siguiente retorna a Francia y en el mes de Agosto dispersa a sus frailes, enviando cuatro a España y tres a París, decidiendo marchar él a Roma. Meses después enviará los primeros Frailes a Bolonia.

Últimos años

En la Fiesta de Pentecostés de 1220 asiste al primer Capítulo General de la Orden, celebrado en Bolonia. En él se redactan la segunda parte de las Constituciones. Un año después, en el siguiente Capítulo celebrado también en Bolonia, acordará la creación de ocho Provincias.

Con su Orden perfectamente estructurada y más de sesenta comunidades en funcionamiento, agotado físicamente, tras breve enfermedad, murió el 6 de agosto de 1221, a los cincuenta y un años de edad, en el convento de Bolonia, donde sus restos permanecen sepultados. En 1234, su gran amigo y admirador, el Papa Gregorio IX, lo canonizó.

 

Santo Domingo de Guzmán y Palencia

En nuestra ciudad de Palencia, donde existía un Estudio General, Santo Domingo, cursó los estudios de Artes, al final de los cuales ingresó en el estamento clerical recibiendo la tonsura y después dedicándose al estudio de la teología.

Fue, mientras estudiaba en Palencia, durante el hambre general que asoló a Castilla en 1191, cuando Domingo vendió sus libros de pergamino para tener con qué socorrer a los pobres, pues “él no podía estudiar en pieles muertas, cuando sus hermanos se están muriendo de hambre”.

Su prelado, Don Martín de Bazán, Obispo de Burgo de Osma, le confirió las órdenes sagradas y entra como canónigo en el cabildo de Osma, trasladándose a vivir a dicha villa.

Actualmente en Palencia hay tres comunidades dominicanas:

– Los frailes del Convento de San Pablo, que según la tradición fue fundado por el propio Santo Domingo en 1219. Su iglesia, que es de estilo gótico tardío, consta de tres naves. La capilla mayor, de forma octogonal, tiene un retablo atribuido a Felipe Bigarny y dos grandes sepulcros en las paredes laterales, así como una magnífica verja. Es de resaltar la capilla del Deán Don Gonzalo de Zapata, en la que se encuentra un retablo gótico con un altorrelieve de la Piedad.

– Las monjas contemplativas del Monasterio de la Piedad, frente a la fachada principal del Convento de San Pablo, en la calle de los Pastores. Tiene una fachada mudéjar, de ladrillo, con celosías. La iglesia es de estilo barroco avanzado, con cúpula de media naranja.

– Las religiosas Misioneras de Santo Domingo, cuya vida apostólica se desarrolla en un colegio con varios niveles de enseñanza.

(Diócesis de Palencia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43498 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).