El Patriarca Bartolomé señala la secularización la Navidad

En su Mensaje de Navidad, el Patriarca Ecuménico de Constantinopla recuerda el significado de la encarnación de un Dios que no hace desaparecer las adversidades sino que hace al hombre más verdadero. Intenso fue el pensamiento dedicado a los que sufren por el coronavirus, así como profunda fue la analogía entre el personal médico y el clero: sus «camisas» son a la vez símbolos de sacrificio y espíritu de servicio.

El mensaje de Navidad del Patriarca Ecuménico de Constantinopla Bartolomé I se inspiró en la consideración del contexto pandémico en el que vivimos y las consecuencias de las restricciones sanitarias también en la vida eclesiástica.

Con la secularización la Navidad ha perdido color

La relación más íntima del pueblo cristiano con Cristo no se ve afectada por las condiciones externas, estas diferentes, con las que se celebrará la Navidad del 2020. Esta es la aclaración con la que se abre el mensaje, en el que se subraya que «en las sociedades secularizadas, la Navidad ha perdido color, la han convertido en la fiesta del consumo ostentoso y de la mundanidad». Una premisa con la que Bartolomé recuerda que «la auténtica celebración cristiana de la Navidad constituye hoy un acto de resistencia a la secularización de la vida y al debilitamiento o la muerte de la conciencia del misterio».

El honor para el hombre de ser un «dios cerrado»

El Patriarca recuerda que «en la encarnación del Logos se revela el contenido, el objetivo y el propósito de la existencia humana» y añade que «el Dios más que perfecto existe como hombre perfecto para que podamos existir a la manera de Dios». Citando un texto de Atanasio el Grande, vuelve al significado de la encarnación: Dios, se hizo hombre, para que nosotros nos convirtiéramos en dioses. «El hombre es – según la profunda expresión de San Gregorio el Teólogo – un dios cerrado, un ser vivo deificado. Este es el más alto honor para el hombre – precisa Bartolomé – que le da a su existencia un valor sin igual. En Cristo, todos los hombres están llamados a la salvación». A la luz de estas adquisiciones, entra en juego lo que Bartolomé define como «un cambio decisivo en el campo de la antropología, en la jerarquía de valores, en la consideración de los principios morales». Desde entonces, quien toca al hombre, se vuelve contra Dios». Y, de nuevo, enfatiza que «La Navidad es toda la vida divino-humana de la Iglesia, en la que Cristo vive continuamente como Él que fue, es y será. El que está en los brazos de la Madre es el que está en el seno del Padre», como escribe Nicolás Cabasilas.

Las camisas de médicos y clero: símbolos de servicio a los demás

«Celebremos la Navidad, rezando por nuestros hermanos y hermanas que están en peligro o enfermos»: Los pensamientos de Bartolomé no pueden dejar de ir a aquellos que pasan por la noche de dolor. El Patriarca expresó su admiración por la abnegación de los médicos y enfermeras y de todos los que están ayudando a hacer frente a la pandemia. Se alegra cuando observa que el enfermo es abordado «como una persona sagrada y no se transforma en un número, un caso, un objeto, una unidad biológica impersonal». Como se ha dicho muy apropiadamente, la «bata blanca» de los médicos es una «rasson blanca», manifiesta la renuncia del «yo» por el hermano, la «búsqueda de la ayuda de los demás», la dedicación total al que sufre. Reúne los dos vestidos del médico y del sacerdote, ambos símbolos de sacrificio y espíritu de servicio.

La pandemia ha demostrado la fuerza de la solidaridad

En su mensaje de Navidad, Bartolomé insiste en los límites del titanismo del hombre-dios actual y afirma que la crisis sanitaria los ha desmantelado, de hecho, mostrando por otra parte el poder de la cercanía a los necesitados. Se detiene en el compromiso de la Iglesia de asistir activamente, en lo que es el espíritu del buen samaritano, y espera que durante el próximo año se puedan llevar a cabo los eventos previstos para el año 2020 para la «renovación pastoral y la debida atención a la juventud», una época llena de sueños e interrogantes existenciales donde se forma el ideal de la fraternidad humana.

Nuestro Salvador no es un «Deus ex machina»

El mensaje de Bartolomé concluye con la aclaración de que el Dios cuya venida celebramos no hace desaparecer las desgracias ni destruye nuestra libertad. El Dios que esperamos en Jesús es el que hace que el hombre se haga realidad, a través de la Iglesia. En la Iglesia, de hecho – escribe Bartolomé – «el hombre se renueva completamente, no es simplemente ayudado, sino que se hace verdadero, vive su destino divino».

(Antonella Palermo – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 43513 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).