El papa Francisco dice que el consumismo nos ha secuestrado la Navidad

En su reflexión sobre el evangelio del domingo 20 de diciembre, que relata la anunciación de María, el papa Francisco ha instado a seguir el ejemplo de María, a no “dejar para más tarde” lo que tenemos que hacer, sino a decir “sí” y dar un paso concreto hacia la Navidad. Posteriormente añadió: «El consumismo no está en el pesebre de Belén, allí está la realidad, la pobreza, el amor».

El papa Francisco ha rezado la oración mariana del Ángelus ante cientos de fieles, que se congregaron en la Plaza de San Pedro, este 20 de diciembre, cuarto domingo de Adviento.

El Obispo de Roma, comentando el Evangelio, recordó que el relato bíblico “nos propone una vez más la historia de la Anunciación. «Alégrate- dice el ángel a María- concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús» (Lc 1, 28. 31).

Un momento de alegría y prueba para María

Francisco puntualizó dos elementos: primero, “Parece un anuncio de alegría pura, destinado a hacer feliz a la virgen”. Segundo, “junto con la alegría, estas palabras predicen a María una gran prueba”. Entonces profundiza sobre la razón de la prueba:

Porque en aquel momento estaba «desposada» (v. 27) con José. En una situación como esa, la Ley de Moisés establecía que no debía haber relación ni cohabitación. Por lo tanto, si tenía un hijo, María habría transgredido la Ley, y las penas para las mujeres eran terribles: se preveía la lapidación (cf. Dt 22, 20-21). Ciertamente el mensaje divino habrá colmado el corazón de María de luz y fuerza; sin embargo, se encontró ante una decisión crucial: decir «sí» a Dios, arriesgándolo todo, incluso su vida, o declinar la invitación y seguir con su camino ordinario.

Una aceptación activa, fuerte, que no hace esperar a Dios

La respuesta de María no se hace esperar: «Hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38). El papa comenta: María no dice: «Si tiene que hacerse, que se haga…, si no puede ser de otra manera…». No, no expresa una aceptación débil y desganada, sino un deseo fuerte y vivo. No es pasiva, sino activa. Se adhiere a Dios. Es una enamorada dispuesta a servir a su Señor en todo e inmediatamente”.

Postergar nuestra respuesta a Dios

El Papa, refiriéndose a las respuestas que damos a las llamadas del Señor, afirma:

¡Cuántas veces nuestra vida está hecha de postergaciones, incluso nuestra vida espiritual! Sé que me hace bien rezar, pero hoy no tengo tiempo; sé que ayudar a alguien es importante, pero hoy no puedo. Lo haré mañana, es decir, nunca. Hoy, a las puertas de la Navidad, María nos invita a no aplazar, a decir «sí». Todo «sí» cuesta, pero siempre es menos de lo que le costó a ella ese valiente y decidido «sí», ese «hágase en mí según tu palabra» que nos trajo la salvación.

Hora de actuar

Francisco nos anima a que “hagamos algo por los que tienen menos: no el enésimo regalo para nosotros y nuestros amigos, sino para una persona necesitada en la que nadie piensa.  Y otro consejo: para que Jesús nazca en nosotros, vayamos a confesarnos, porque sólo así nuestro corazón se parecerá al de María: libre del mal, acogedor, dispuesto a acoger a Dios”.

El Papa indicó que para que Jesús nazca en nosotros «preparemos nuestros corazones, vamos a la oración, no dejemos que el consumismo nos lleve: «Ah, tengo que comprar regalos, tengo que hacer esto, esto…» Ese frenesí de hacer cosas, cosas, cosas… lo importante es Jesús. Consumismo: el consumismo, hermanos y hermanas, ha secuestrado la Navidad para nosotros. El consumismo no está en el pesebre de Belén: hay realidad, pobreza, amor», insistió el Papa.

«Hágase en mí según tu palabra”. Es la última frase de la Virgen en este último domingo de Adviento, y es la invitación a dar un paso concreto hacia la Navidad. Porque si el nacimiento de Jesús no toca la vida, pasa en vano, afirmó Francisco.

 

Francisco: El hermano necesitado es la cuna a la que debemos ir con solidaridad

Los trabajadores marítimos, la exposición de los nacimientos en el Vaticano y la invitación a una renovación interior que nos haga crecer en la fe y en la fraternidad fueron los tres pensamientos del Papa Francisco después de rezar la oración del Ángelus este 20 de diciembre.

El papa Francisco fijó su mirada sobre la realidad que padecen los trabajadores marítimos en el contexto de la pandemia del Covid-19: “la pandemia del coronavirus ha causado una especial angustia a los trabajadores marítimos. Muchos de ellos – se estima que 400.000 en todo el mundo – están atrapados en barcos más allá de los términos de sus contratos y no pueden volver a casa”.

Por esta situación, expresó el Papa: “Pido a la Virgen María, Stella Maris, que consuele a estas personas y a todos aquellos en situaciones difíciles, e insto a los gobiernos a hacer todo lo posible para que puedan volver a sus seres queridos”.

Exposición “100 pesebres”

Francisco se refirió a la “feliz idea de tener la exposición 100 Pesebres”, bajo la columnata de Bernini y de ellos afirmó: “Los invito a visitar los pesebres (…) para entender cómo la gente intenta con el arte mostrar cómo nació Jesús. Los pesebres que están bajo la columnata son una gran catequesis de nuestra fe”.

Seguidamente el Papa Saludó a los romanos y peregrinos y les externó sus deseos para esta época de Navidad:

Que la Navidad, que ya está cerca, sea para cada uno una ocasión de renovación interior, de oración, de conversión, de pasos adelante en la fe y de fraternidad entre nosotros. Miremos a nuestro alrededor, miremos especialmente a los necesitados: el hermano que sufre, dondequiera que esté, nos pertenece. Es Jesús en el pesebre: el que sufre es Jesús. Pensemos un poco en esto. Que la Navidad sea una cercanía a Jesús en este hermano y hermana. Es allí, en el hermano necesitado, la cuna a la que debemos ir con solidaridad. Este es el pesebre viviente: el pesebre donde realmente encontraremos al Redentor en las personas necesitadas.

(Ciudad del vaticano, vaticannews.va)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 44270 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).