Carta pastoral de Mons. Ginés García Beltrán: La Navidad y eutanasia

Quería hablar de la navidad, pero debo hablar de la eutanasia.

Ésta será una Navidad especial, sin duda. Muchos hermanos y hermanas nuestros van a vivirla con el dolor de la ausencia de los seres queridos muertos por el virus, o con la herida de la enfermedad padecida; otros mirarán al futuro con desconfianza por la falta de trabajo o por la precariedad del que tienen, por la lejanía de los suyos, o por la po-breza en su variedad de rostros. A ellos, a todos, quiero anunciaros: Dios nace, nace en tu vida y en tu familia, nace para ti; acógelo, aunque no lo entiendas, a pesar de que te cueste trabajo, acógelo en tu corazón. No es Navidad porque yo me sienta bien, o porque las circunstancias externas sean buenas. Es navidad porque Dios se hace hombre y nace para nosotros. Y Dios nace también en esta Navidad.

En el silencio y la paz de esta Navidad se ha introducido un ruido que nos inquieta y nos preocupa, un hecho que no podemos ni debemos callar. Me refiero a la presumible aprobación en los próximos días de la ley de la eutanasia, a la que llaman eufemística-mente muerte digna. Qué contradicción, nace la vida y nosotros la seleccionamos y la descartamos según el criterio de la utilidad y de un más que cuestionable concepto de la calidad. El nacimiento del Señor nos recuerda que la vida del hombre es sagrada en todo estadio y condición, y no hay ningún poder humano que deba quitarla, ni amenazarla.

Parece una ironía que en este tiempo en el que han muerto millares de ancianos en so-ledad, cuando la vida se ha hecho más vulnerable, una ley venga a segar las vidas de los más débiles. No necesitamos una ley de eutanasia sino de calidad de los cuidados palia-tivos. Nadie quiere morir; nos hace temer el hecho de sufrir, y el sufrimiento se puede quitar con medidas médicas, y, sobre todo, con la cercanía y la verdadera compasión. Los obispos de España acabamos de afirmar en una Nota: “La muerte provocada no puede ser un atajo que nos permita ahorrar recursos humanos y económicos en los cui-dados paliativos y el acompañamiento integral. Por el contrario, frente a la muerte co-mo solución, es preciso invertir en los cuidados y cercanía que todos necesitamos en la etapa final de esta vida. Esta es la verdadera compasión”.

La vida es siempre un don, la eutanasia un fracaso, en cualquier caso. Con el Papa quiero también afirmar: «La eutanasia y el suicidio asistido son una derrota para todos. La respuesta a la que estamos llamados es no abandonar nunca a los que sufren, no ren-dirse nunca, sino cuidar y amar para dar esperanza» Miremos, queridos hermanos, a la familia de Nazaret. Un ejemplo de vida sencilla en el amor, un testimonio de acogida y de fe. Que nuestras familias acojan en esta Navidad a tantos hermanos que se sentirán solos, pienso en nuestros mayores que con tanta dure-za han sufrido esta crisis del Covid-19, acojámoslos con cariño, y no olvidemos a todos los que trabajan por el bien común.

Os invito a celebrar con prudencia y sin miedo esta Navidad participando en las cele-braciones de nuestras iglesias con la comunidad. Quisiera que mis mejores deseos para esta Navidad llegarán a todos, especialmente a los ancianos y a los enfermos, a las familias heridas y a los pobres. Que sintáis la caricia de Dios en vuestro corazón.

+ Ginés García Beltrán
Obispo de Getafe

Mons. Ginés García Beltrán
Acerca de Mons. Ginés García Beltrán 94 Articles
S. E. R. Mons. Ginés Ramón García Beltrán, nació en Lorca (Murcia), siendo natural de Huércal-Overa (Almería), el día 3 de octubre de 1961. Después de cursar estudios de Enseñanza Media en el Instituto de Huércal-Overa de 1975 a1979, ingreso en el Seminario Conciliar de San Indalecio, de Almería. Cursó estudios de Teología en la Facultad de Teología de la Compañía de Jesús en Granada. Tras obtener la graduación de Bachiller en Teología en 1984, es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1985. Licenciado en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma en 1986. En 1987 cursó estudios de doctorado en Derecho Canónico en la misma Universidad, y especialización en derecho matrimonial en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Ha desempeñado el ministerio sacerdotal como párroco de Mojácar (1987-1989), Rioja (1993-1994), «Santa María de los Ángeles», de la Capital (1994-996). Capellán de las Religiosas de la Inmaculada Niña «Divina Infantita» (1993-1994) y de las Religiosas Siervas de los Pobres, Hijas del Sagrado Corazón de Jesús (1990-1992 y 2004 -2005). Arcipreste en la Capital (1994-1996). En 1996 Mons. D. Rosendo Álvarez Gastón le nombra Vicario General y Moderador de Curia, cargos en los que es confirmado en 2002 hasta 2005, por Mons. Adolfo González Montes, quien le nombra Canónigo Doctoral en 2003. Administrador parroquial de La Cañada y Costacabana (2005-2006); y de nuevo párroco de la importante parroquia de San Sebastián de la Capital de Almería, desde 2006. De 1989 a 1992 ejerció como Vicerrector del Seminario, Formador y Director espiritual en los Seminarios Mayor y Menor de Almería. Defensor del Vínculo y Promotor de Justicia (desde 1989). Delegado Episcopal en el Colegio Diocesano de San Ildefonso (1991-1994). Profesor (desde 1990) y Rector en el «Instituto Teológico San Indalecio» para la formación teológica y pastoral diocesana (1993-1997). Delegado Episcopal del IV Sínodo Diocesano (1996-1999). En el «Centro de Estudios Eclesiásticos» del Seminario Conciliar (afiliado a la Facultad de Granada) ha sido Jefe de Estudios (1996-2003), Profesor de Teología (1997-2003), y es actualmente Profesor Ordinario de Derecho Canónico (desde 2005). En el «Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Almería» (adscrito a la Universidad Pontificia de Salamanca), ha sido Profesor de Derecho Canónico y Síntesis teológica (2007-2008). Entre otros cargos que ha desempeñado, el Obispo de Guadix fue durante años Profesor de Religión en diversos Institutos de Enseñanza Media (1989-1994). Responsable de Formación Espiritual de grupos de matrimonios. Como miembro del Tribunal Eclesiástico, ha sido en diversas causas Juez instructor y «ad casum»; entre ellas en la Causa de los Mártires de Almería (2003). Representante del Obispado de Almería en Unicaja (2001-2007). Miembros del Consejo Presbiteral (1995-2006), Consejo Pastoral Diocesano (1995-2006), Colegio de Consultores (desde 1995), Consejo Diocesano de Asuntos Económicos (2003-2005) y Consejo Diocesano de Arte y Patrimonio (1997-2005). El 3 de diciembre Su Santidad el Papa Benedicto XVI nombró a Mons. Ginés Ramón García Beltrán como nuevo obispo de Guadix. El 27 de febrero de 2010 fue consagrado obispo en la Plaza de Las Palomas, de la ciudad accitana. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Permanete y Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, desde el 12 de marzo de 2014. Anteriomente había sido miembro de la CEMCS y de la Comisión Episcopal de Patrimonio, desde 2010 a 2014. En la Asamblea de Obispos del Sur de España es el Obispo delegado para los Medios de Comunicación Social. El 13 de julio de 2016 fue nombrado miembro de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede.