Carta pastoral de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses: Una Navidad diferente

Este año nos toca vivir una Navidad diferente. No me refiero a las diferencias que describe John Grisham en su libro Skipping Christmas, que fue llevado a la gran pantalla y que viene a ser un cuento clásico para los tiempos modernos y una mirada divertida al ajetreo frenético que se ha apoderado de la sociedad cuando llega la hora de celebrar nuestra más entrañable tradición. Este libro plantea la posibilidad de prescindir en un momento dado de la “Navidad” en el sentido de los encuentros familiares obligados, las comidas de empresa ineludibles, los centros comerciales abarrotados o los regalos forzados y en ocasiones, un tanto ridículos.

Eso es lo que Luther y Nora Krank piensan cuando deciden que, por una vez en la vida, se saltarán las actividades que su vecindario organiza cada año por estas fechas, y  su casa será la única que no tenga un Papá Noel en el tejado; y tampoco organizarán ninguna cena de Nochebuena, ni pondrán el típico abeto con adornos navideños en el salón. Incluso deciden que el 25 de diciembre se embarcarán en un crucero por el Caribe. Al final se trastocan los planes y acaban celebrando la Navidad a la fuerza. En resumen, el libro es una comedia llena de tópicos norteamericanos  con un final feliz. A   la vez es una crítica al consumismo desmedido de esta época.

Nuestra Navidad será diferente este año, indudablemente. Cuando escribo estas líneas acaban de llegar las últimas normativas del Gobierno. El Consejo Interterritorial ha acordado un conjunto de medidas para la celebración de las próximas fiestas con el objetivo de garantizar la seguridad y minimizar lo máximo posible el efecto de la pandemia. Se trata de un marco común que requiere una eficaz  coordinación a todos los niveles: nacional, autonómico y local, así como el trabajo conjunto con los municipios, las organizaciones de comerciantes, y los agentes sociales, culturales y deportivos.

Se recomienda que todos colaboremos en la motivación y refuerzo para el cumplimiento de las medidas de prevención. Se ofrecen concreciones sobre cómo proceder en los encuentros con familiares y allegados, sobre la movilidad nocturna y las celebraciones típicas de estas fiestas, sobre la hostelería y la vía pública, sobre los eventos deportivos y culturales, sobre el comercio y transporte, y cómo no, también sobre el aforo de los templos para las celebraciones religiosas. Ciertamente, en los aspectos exteriores, nuestra Navidad será diferente, y no podemos hacer otra cosa que aceptar y sobrellevar con paciencia unas restricciones que afectarán en buena medida a los encuentros familiares, tan propios de estas fechas y tan necesarios tal como está la situación anímica de muchas personas.

Pero a la vez os propongo que no gastemos tiempo en lamentaciones o críticas. Al contrario, conviene concentrar las energías en lo más importante,  en apuntar a lo esencial, de modo que fijemos la mirada en lo más fundamental de nuestra vida, venciendo la superficialidad, superando el materialismo, sacudiéndonos el consumismo que nos contagia y poco a poco ahoga el espíritu, apaga la sed de trascendencia. Vivamos, pues, con intensidad y profundidad la Navidad. El espíritu de la Navidad no es un buenismo inconcreto y difuso, sino la consecuencia de un hecho que ha marcado definitivamente la historia humana, la encarnación y manifestación del Hijo de Dios: “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” (Jn 1,14). Dios mismo ha venido a habitar entre nosotros. Un misterio inefable de fe y de amor. Hoy nos ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. ¡Santa Navidad!

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 396 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.